Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Un gecko tokay sonríe ante la cámara en el Zoo Sunset en Manhattan (Kansas)

Un gecko tokay sonríe ante la cámara en el Zoo Sunset en Manhattan (Kansas)

Por Joel Sartore, National Geographic

Por si aún te lo estás preguntando: sí, hasta estas pequeñas criaturas –y, como descubrirás más adelante, no tan pequeñas– también tienen su propio día: el 14 de agosto. Y en National Geographic queremos celebrarlo contándote 10 particularidades que te sorprenderán de estos excepcionales reptiles


1. Una gran familia

Si lo único que te viene a la cabeza cuando oyes “lagarto” es esa pequeña criatura que corretea por tu jardín, mejor que sigas leyendo. Bajo esta denominación se incluye a la mayoría de reptiles actuales: varanos, iguanas, lagartijas, camaleones, coritofánidos –como el basilisco común– y geckos.

Los lagartos, pues, comprenden cerca de 3.000 especies diferentes –aunque todavía se están descubriendo nuevas especies– que se distribuyen por todo el mundo, salvo en las regiones polares. 

2. ¡Mira, sin manos!

Muchas especies de lagartos no tienen patas: en concreto 200 de ellas. Se les conoce como serpientes de cristal o luciones, aunque sí tienen huesos vestigiales de las extremidades.

El último de estos reptiles sin patas se descubrió en 2011 y, además de carecer de extremidades, era ciego. Medía 15 centímetros de largo y es el primero de esta especie identificado en Camboya, en las montañas de Cardamomo. 




3. Variedad de tamaños

Los reptiles más grandes de la familia de los lagartos son los dragones de Komodo, que pueden llegar a medir hasta 3 metros de largo. Están dotados con 60 potentes dientes, una lengua amarilla y larga y una mordedura mortífera –quizá también venenosa– que les permite dar caza a invertebrados, aves y mamíferos. 

Son considerados uno de los lagartos más inteligentes, agresivos y con una velocidad sorprendente, alcanzando los 20 km/hora. Además de ser excelentes trepadores, son capaces de bucear a una profundidad superior a los 4 metros

Sin embargo, también podemos encontrar lagartijas y camaleones de escasos centímetros (como el Brookesia micra, de 29 milímetros). El lagarto más pequeño conocido es la jaragua sphaero (Sphaerodactylus ariasae), que solo mide 16 milímetros de largo. 


También te puede interesar: Galería de fotos - Camaleones en miniatura


4. Un sentido del olfato excepcional

Para oler, muchos lagartos utilizan un órgano conocido como órgano de Jacobson o vomeronasal, mediante el que pueden captar las moléculas en el aire y enviar la información al cerebro. Este órgano también se utiliza en la reproducción, para la captación de feromonas. 

Pero los lagartos no son los únicos animales que tienen esta característica. Es el mecanismo que también utilizan serpientes –que huelen con la lengua–, cetáceos o murciélagos, por ejemplo, y se trata de un órgano vestigial en muchos otros vertebrados –como los humanos–.

5. ¿Venenosos?

De las 3.000 especies conocidas solo dos de ellas son venenosas: el monstruo de gila y el lagarto moteado mexicano (o lagarto escorpión). Ambos se encuentran en zonas áridas y cálidas de México, el sur de Estados Unidos y otros países de Centroamérica. 




6. Extravagantes mecanismos de defensa

Esta es probablemente una de las características más distintivas de los lagartos. Muchos de ellos, cuando se sienten amenazados o están en peligro, son capaces de hacer que su cola se desprenda. Así, pueden huir y despistar a su depredador, ya que la cola todavía se mueve una vez separada del cuerpo. Tras esto, pueden regenerar su cola, aunque la nueva no es idéntica a la primera.
 
De hecho, se conoce el extraño caso de un lagarto encontrado en Kosovo que tenía nada más y nada menos que tres colas. Aunque el lagarto cornudo tampoco se queda atrás en lo que a métodos de defensa se refiere: al detectar amenazas, ¡este reptil expulsa sangre por los ojos!

7. Respiran en una sola dirección

En 2010, la investigadora de la Universidad de Utah, Colleen Farmer, y su equipo, descubrieron esta excepcional característica que hasta entonces solo se conocía en las aves: respiran de forma unidireccional. Al estudiar la forma de respirar de un varano de sabana (Varanus exanthematicus) descubrió que sus pulmones no solo reciben aire al inhalar (como ocurre en los mamíferos), sino también al exhalar (como ocurre en las aves).

El aire recorre la tráquea y luego se divide: la mitad se dirige a los sacos aéreos posteriores y la otra mitad a los anteriores. Los anteriores se vacían directamente en la tráquea y es expulsado por las vías nasales. Los posteriores, sin embargo, se vacían en los pulmones. Al fluir el aire fresco a través de los pulmones en una sola dirección, el intercambio de gases es más eficiente que en el caso de los mamíferos.




8. La reproducción sin machos

Los mecanismos de reproducción en los lagartos varían dependiendo de la especie a la que pertenecen. La mayoría de ellos son ovíparos –u ovovivíparos–, pero existen 50 especies que presentan reproducción asexual. En concreto, la partenogénesis, una práctica que realizan las hembras de lagarto en ausencia del macho.

Este método prescinde de los genes del macho y, aunque estas 50 especies lo utilizan como método exclusivo, se desconoce cuántas especies son capaces de realizar la partenogénesis pese a tener otros mecanismos reproductivos que sí incluyen al macho.  

9. Dedos adhesivos

Muchos lagartos, en concreto los anoles y los geckos, tienen en los dedos de las patas una especie de almohadillas adhesivas o “setas” que les confieren unas impresionantes habilidades trepadoras. En la punta de esas almohadillas tienen unas estructuras diminutas llamadas espátulas.

Sin embargo, sus patas no son “todopoderosas”. Los geckos son incapaces de adherirse a algunas sueprficies pulidas como el vidrio, y tampoco pueden pegarse a superficies húmedas o resbaladizas. 




10. Bailones y coloridos

Entre los lagartos, el sentido de la vista es muy importante ya que lo utilizan para localizar a las presas y para la comunicación, y por ello la visión en color está muy desarrollada en estos animales. Además, entre ellos es esencial el lenguaje corporal a la hora de aparearse, establecer su territorio o resolver disputas con otros lagartos. Para cada uno de estos casos, estos reptiles adoptan una postura, gesto o movimiento en concreto. 

Por otra parte, los colores iridiscentes e intensos que utilizan se encuentran normalmente escondidos bajo las escamas para poder mantenerse a salvo de los depredadores, y solo los enseñan cuando es necesario. 



Sigue leyendo: 





Noticias Relacionadas

Animales A-Z

Las noticias más leidas

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv