Animales

20th Century Fox se asocia con el Instituto Jane Goodall para ayudar en la rehabilitación de chimpancés en honor de La guerra del planeta de los simios

La residencia para chimpancés rehabilitados se denominará “Caesar’s Home”, por el simiesco héroe de la película Lunes, 26 Junio

Por Redacción National Geographic

En honor del próximo estreno de La guerra del planeta de los simios, 20th Century Fox se ha asociado con el Instituto Jane Goodall para proporcionar atención a chimpancés rescatados, muchos de los cuales son víctimas de los comercios ilegales de comercialización de carne de animales salvajes y tráfico de mascotas. Alojados y atendidos en tres lugares santuario situados en islas arboladas y otro lugar santuario en tierra firme, en el Centro de Rehabilitación de Chimpancés que el Instituto tiene en Tchimpounga, en la República del Congo, casi 15 chimpancés se beneficiarán de esta asociación.

“Creo que la serie de El planeta de los simios hace que la gente piense sobre los simios y, quizá, sobre nuestra relación con ellos”, dice la doctora Jane Goodall. “Y cualquier cosa que nos haga pensar sobre nuestra humanidad en relación con el resto del reino animal es importante. Creo, pues, que la serie ha ayudado”. 

“Es un honor y un privilegio asociarse con el Instituto Jane Goodall para proporcionar la atención necesaria a nuestros  parientes animales más cercanos”, afirmó el director de la película, Matt Reeves. “Durante el transcurso del rodaje de la odisea cinematográfica de César, me fascinó aprender tanto sobre simios y chimpancés, esos asombrosos y sensibles animales que se organizan, planean estrategias e incluso tienen relaciones sociales de forma muy parecida a los humanos. Nuestra esperanza es que esta reimaginada franquicia de los Simios haga surgir una nueva consciencia, compasión y respeto hacia esas majestuosas especies durante las próximas generaciones”.

Las sedes insulares donde muchos de estos chimpancés viven actualmente, no sólo proporcionan un regreso parcial al tipo de hábitat del que fueron secuestrados, sino también la oportunidad de crear comunidades sociales fuertes y dinámicas juntos en un hábitat natural – una auténtica segunda oportunidad. Del mismo modo que los simios de la franquicia cinematográfica trabajan juntos para establecer su propia comunidad, los chimpancés que viven en Tchimpounga están creando sus propias comunidades. Muchos de ellos no son miembros de la misma familia, y así, mediante la observación y la rigurosa investigación de personalidades, el personal de Instituto empareja a chimpancés que creen que prosperarán juntos en sus nuevas comunidades, dentro del santuario.

“Una de las principales amenazas que sufren los grandes simios es la caza y el tráfico de vida salvaje. Muchos de los chimpancés rescatados por el IJG fueron dejados huérfanos para ser capturados como mascotas o para “atracciones itinerantes”, aseguró el doctor Carlos Drews, director ejecutivo del Instituto. “Aunque el uso de grandes simios en la industria del entretenimiento puede estar disminuyendo en algunas regiones, está creciendo en otras. No sólo no hay necesidad de usar chimpancés ni otros grandes simios en dicha industria, sino que es un imperativo moral hallar alternativas. Con películas como La guerra del planeta de los simios, que empleen tomas de interpretaciones efectivas y magníficas de actores humanos e imágenes creadas por ordenador, se demuestra al mundo una mejor vía de avance para chimpancés y todos los animales”.

Como muestra de gratitud por esta asociación, el instituto ha bautizado el alojamiento insular de Tchindzoulou, el más grande de los tres santuarios insulares, dándole el nombre del héroe chimpancé de La guerra del planeta de los simios: César.