Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Sapo Gigante

Sapo Gigante

Fotografía de Tim Laman

Mapa

Sapo gigante

Sapo gigante

Resumen

Ficha del sapo gigante:
Peso
1,3 kg
 
Nombre para grupos
Camada
 
Longevidad media en libertad
Entre 5 y 10 años
Dieta
Omnívoro
Tipo
Anfibio
¿Sabías que...?
W. W. Froggatt, entomólogo del gobierno australiano, estuvo a punto de evitar la introducción del sapo gigante en Australia en 1935.
Tamaño
Entre 10 y 15 cm
Comparación
Tamaño comparado con una taza de té
comparación del sapo gigante

El tan calumniado sapo gigante venenoso se ganó su mala reputación poco después de su introducción en el ecosistema australiano en 1935, con la esperanza de que ayudase a controlar la población del destructivo escarabajo azucarero. Si bien resultó un fracaso en el control del escarabajo, sí que tuvo un notable éxito a la hora de reproducirse y prosperar.

En 1935 se introdujeron cerca de 3.000 sapos gigantes en las plantaciones de caña de azúcar del norte de Queensland. Ahora se cuentan por millones, y su presencia aún creciente se extiende por miles de kilómetros cuadrados del nordeste de Australia. Este animal se considera una plaga, y las iniciativas de erradicación de los gobiernos incluyen pedir a los residentes que los recojan y se deshagan de ellos.

Los sapos gigantes son anfibios corpulentos y de gran tamaño que presentan una piel seca y verrugosa. Son originarios del sur de Estados Unidos, América Central y la Sudamérica tropical. Sus poblaciones alcanzan números aceptables en sus ecosistemas originales, pero han prosperado en Australia por la escasez de depredadores naturales, su facilidad para reproducirse y la abundancia de alimentos, que incluyen comida para mascotas, que roban de los cuencos que los dueños dejan fuera de las casas.

Entre sus efectos en el ecosistema australiano se cuentan la reducción de las especies nativas, que mueren al comer sapos gigantes, el envenenamiento de animales domésticos y seres humanos, la disminución de la fauna nativa que sirve de alimento al sapo gigante y la menor presencia de presas para los insectívoros nativos, como los eslizones.

El veneno del sapo gigante está compuesto por una mezcla de toxinas que afectan principalmente al funcionamiento del corazón. Está presente por todo su cuerpo, y se segrega en forma de líquido lechoso desde las glándulas paratiroides, ubicadas sobre los hombros del sapo. El envenenamiento es doloroso, si bien no suele resultar letal para los humanos, aunque algunas personas han fallecido tras ingerir sapos gigantes o incluso sus huevos.

Share

Noticias Relacionadas

  • Subasta salvaje y polémica: 301 trofeos de caza

    Subasta salvaje y polémica: 301 trofeos de caza

    Mientras desde National Geographic y miles de fundaciones en defensa de la vida salvaje aunamos esfuerzos por salvaguardar la fauna y flora mundiales, el Club Safari, el mayor club de caza de...

  • Omo, la jirafa blanca descubierta en Tanzania

    Omo, la jirafa blanca descubierta en Tanzania

    Omo ha cumplido, milagrosamente, un año. Y es un milagro porque, a la de por sí baja tasa de supervivencia de las jirafa cría normales, a Omo hay que añadirle una rareza que le podría haber...

  • Los 100 leones perdidos de Etiopía

    Los 100 leones perdidos de Etiopía

    ¿Qué ocurre cuándo descubres, por sorpresa, la existencia de una población de 100 leones fuera de su hábitat tradicional? “Durante mi carrera profesional he revisado el mapa de...

Animales A-Z

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv