Animales

Camello de Arabia (dromedario)

Por Redacción National Geographic

5 de septiembre de 2010

La típica pregunta sobre camellos es: ¿tienen una o dos jorobas? El camello de Arabia, también conocido como dromedario, tiene una sola joroba pero obtiene de ella el máximo rendimiento. En ella almacena hasta 36 kilogramos de grasa, que puede convertir en agua y en energía cuando no dispone de alimento. La joroba confiere al camello su legendaria capacidad para viajar hasta 160 kilómetros por el desierto sin beber agua. Los camellos raramente sudan, ni siquiera en el desierto bajo temperaturas que alcanzan los 49°C, de modo que cuando ingieren líquidos pueden conservarlos durante largos períodos de tiempo. En invierno, incluso la humedad que retienen las plantas del desierto les basta para vivir sin agua durante varias semanas.

Pero cuando los camellos repostan agua, se empapan de ella como esponjas. Un camello sediento puede beber 135 litros de agua en apenas 13 minutos.

Otras formas de adaptación al medio permiten a los dromedarios salir adelante en climas desérticos. Pueden taponar las ventanas de la nariz para evitar que penetre en ellas arena y tienen espesas cejas y dos filas de largas pestañas que protegen sus ojos. Sus labios, anchos y duros, le permiten arrancar las secas y espinosas plantas del desierto. También tienen pezuñas grandes y gruesas para andar por terrenos pedregosos y salvar las arenas movedizas.

Los camellos de Arabia llevan domesticados aproximadamente 3.500 años y siempre han sido muy apreciados como animales de carga. Son capaces de recorrer hasta 40 kilómetros al día acarreando pesadas cargas. Algunas culturas valoran la riqueza de una persona por el número de camellos que posee. Hoy en día la práctica totalidad de los camellos que hay en el mundo son domésticos. Se encuentran en el norte de África y el sudoeste asiático, y también han sido introducidos en Australia.