Animales

Cangrejo azul

Domingo, 5 Septiembre

Por Redacción National Geographic

5 de septiembre de 2010

El cangrejo azul debe su nombre a sus patas color zafiro. En realidad, su caparazón es de color pardo moteado, y las hembras adultas lucen destellos rojizos en las puntas de las pinzas.

Apreciados por los humanos por su carne tierna y dulce, estos crustáceos de diez patas y extendida presencia se encuentran entre las criaturas más profusamente capturadas del planeta. Su nombre científico, callinectes sapidus, significa «nadador bello y sabroso».

El cangrejo azul vive en estuarios y lagunas salobres de la costa, desde Nueva Escocia hasta el Golfo de México, y en zonas tan meridionales como Uruguay. Parientes cercanos del camarón y la langosta, estos omnívoros del fondo acuático tienen bastante mal genio y no dudan en usar sus afiladas pinzas delanteras. El caparazón de los machos grandes puede alcanzar los 23 centímetros de anchura.

Se alimentan de casi cualquier cosa a su alcance, como mejillones, caracoles, peces, plantas e incluso carroña y cangrejos azules más pequeños. Son excelentes nadadores y cuentan con apéndices traseros especialmente adaptados con forma de remo.

Los cangrejos azules son extremadamente sensibles a los cambios ambientales y de hábitat. Muchas poblaciones, en particular en la Bahía de Chesapeake, en el este de Estados Unidos, han experimentado notables caídas. Los cangrejos azules también desempeñan un papel clave en el mantenimiento de las poblaciones de sus presas, y la constante sobrepesca ha tenido amplísimos efectos negativos en los ecosistemas en los que habitan. Por este motivo, se han instaurado completos programas de conservación en diversas áreas del territorio del cangrejo azul.