Animales

Hipopótamo

Domingo, 5 Septiembre

Por Redacción National Geographic

5 de septiembre de 2010

Los hipopótamos adoran el agua, por eso los griegos los llamaron “caballos marinos”. Este animal puede pasar hasta 16 horas sumergido en ríos y lagos para mantener su cuerpo fresco y protegido del sol africano. Los hipopótamos se encuentran cómodos en el agua, son buenos nadadores y pueden aguantar la respiración bajo el agua hasta cinco minutos. Sin embargo, suelen ser lo suficientemente grandes para pasear, estar de pie en los lagos o tumbarse en las partes poco profundas. Los ojos y orificios nasales se encuentran en la parte superior de la cabeza, lo que les permite ver y respirar mientras mantienen la mayor parte del cuerpo bajo el agua.

 

 

 

Los hipopótamos también descansan en las orillas y segregan una sustancia aceitosa de color rojo, por lo que a veces se dice que sudan sangre. Sin embargo, se trata de un protector solar que humedece su piel y que les protege contra los gérmenes.

 

 

 

Al atardecer, dejan el agua y se marchan a pastar. Pueden caminar en fila hasta 10 kilómetros por la noche y consumir unos 35 kilos de hierba. Teniendo en cuenta su enorme tamaño, podría decirse que no es demasiado. Si se sienten amenazados correrán hasta llegar al agua, pudiendo alcanzar la velocidad del hombre en distancias cortas.

 

 

 

Las crías del hipopótamo pesan cerca de 45 kilogramos al nacer y pueden ser amamantadas tanto en la tierra como en el agua, cerrando las orejas y orificios nasales. Las hembras suelen tener una única cría cada dos años. Tras nacer, madre e hijo se unen al grupo, que les protegerá de cocodrilos, leones y hienas.

 

 

 

Esta especie estaba antes muy extendida pero en la actualidad los hipopótamos viven en las regiones oriental y del sur de África Subsahariana, donde también están empezando a desaparecer.