Animales

Las arañas macho proporcionan masajes relajantes a las hembras para evitar ser comidos

Son mucho más grandes que los machos (hasta diez veces más), y ellos han desarrollado varias técnicas para evitar ser devorados por ellas. Las viudas negras macho, por ejemplo, saben si las hembras están hambrientas antes del apareamiento para al

Por Redacción National Geographic

26 de septiembre de 2012

Las arañas macho Nephila pilipes dan masajes a la espalda de las arañas hembra para no ser comidos.

Las hembras de la especie Nephila pilipes son mucho más grandes que los machos (hasta diez veces más), y ellos han desarrollado varias técnicas para evitar ser devorados por ellas.

Las viudas negras macho, por ejemplo, saben si las hembras están hambrientas antes del apareamiento para alejarse de ellas. Sin embargo la araña araneomorfa venenosa prefiere ser comida a prolongar su relación con una hembra.

Los Nephila pilipes  macho poseen una estrategia común en varias arañas, y para ello utilizan los pedipalpos. Estos apéndices del macho  encajan perfectamente en las dos aperturas genitales de la hembra. Para conseguir que la esta sea aún más receptiva, el macho cubre de seda su dorso con movimientos de masaje.

Dar masajes

Los investigadores previamente habían teorizado que el macho realizaba estos “masajes” para estimular a la hembra o bien para relajarla.

El equipo de investigadores liderado por Matjaz Kuntner y junto a sus colegas Daiqin Li y Shichang Zhang, de la Universidad a Nacional de Singapur , bloquearon el sentido del tacto de un grupo de  N. pilipes hembras, cubriendo sus espaldas con una capa de un producto similar al pegamento. En un segundo grupo de arañas hembras, los investigadores bloquearon esta vez el sentido del olfato para comprobar si las hembras sin olfato pueden seguir percibiendo la textura de la seda.  

Las 17 arañas que no “podían oler” se relajaron tras recibir un masaje de los machos. De las hembras que no “podían sentir” el 40 por ciento no se relajaron y el resto se comió a su compañero macho.
Los resultados muestran que la seda sí es incidental. Es probable que las arañas hembra respondan más al tacto de sus compañeros macho.