Animales

Los osos que hibernan se mantienen extrañamente cálidos

Por Redacción de National Geographic

28 de febrero de 2011

Los osos negros que hibernan pueden reducir drásticamente su metabolismo únicamente reduciendo de forma moderada su temperatura corporal según los resultados de un nuevo y sorprendente estudio.

Los mamíferos norteamericanos generalmente duermen entre cinco y siete meses sin comer, beber, orinar ni defecar y después emergen de sus guaridas como si nada hubiera ocurrido.

Hace tiempo que los científicos saben que para sobrevivir a este largo ayuno, los osos hacen descender su metabolismo, el proceso químico que convierte la comida en energía.

Sin embargo, se creía que como la mayoría de animales, los osos hacían descender su temperatura corporal hasta los 10 grados centígrados, una temperatura que supondría un 50% de reducción en su actividad química.

Pero no es así, de conformidad con el nuevo estudio. Un oso negro de Alaska puede reducir su temperatura que, en general, es de unos 33 grados centígrados a unos 5 o 6 grados, lo que llevaría su metabolismo a casi detenerse, con un 25% de su actividad normal.

Los científicos también han registrado que los latidos de los osos descienden de 55 a 9 latidos por minuto, con unos 20 segundos entre latidos. Esto es porque cuando se decelera el metabolismo, también lo hace la necesidad del corazón de bombear oxígeno a través del cuerpo.

“Si tuviéramos ese tipo de largo intervalo en nuestros latidos, probablemente nos desmayaríamos”, afirmó el coautor del estudio Øivind Tøien, zoofisiólogo de la Universidad de Alaska, Fairbanks.

El metabolismo del oso es otra “sorprendente” proeza

Para el estudio, Tøien y sus colegas rescataron cuatro “molestos” osos que habían sido recientemente capturados por el Departamento de Alaska de Pesca y Deporte. Estos osos, que viven demasiado cerca de la gente, normalmente son sacrificados.

Los científicos les colocaron diferentes aparatos para medir sus temperaturas, los latidos de su corazón y otros factores antes de colocar a los animales en guaridas artificiales. Las guaridas estaban situadas en un bosque cerca de Fairbanks que imitaba los hábitats naturales de los animales.

La forma en la que el cuerpo de los osos puede crear este inesperado descenso en el metabolismo todavía no se entiende muy bien pero Tøien tiene algunas teorías. Por ejemplo, los osos podrían ser como marmotas, un mamífero que hiberna y que regula su metabolismo encoje la masa de su sistema digestivo y, luego, la recupera cuando llega la primavera.

En general, la separación del oso de la temperatura de su metabolismo “todavía es algo sorprendente que los osos negros pueden hacer”, señaló Bryan Rourke, biólogo en la Universidad del Estado de California, Long Beach, que ha estudiado cómo los latidos de los osos pueden soportar la hibernación.

Rourke también señaló en los hallazgos del nuevo estudio que los osos pueden regular su temperatura para adaptarse a las necesidades individuales.

Por ejemplo, una hembra de oso negro embarazada no permite que su temperatura corporal fluctúe tanto como otros osos en hibernación, en principio, para proteger al feto.

Este estudio sobre los osos puede ayudar a los humanos

Ambos científicos resaltaron que la investigación sobre los osos que se publicará mañana en la revista Science podría ofrecer aplicaciones prácticas para los humanos.

“Mucho de lo que los mamíferos que hibernan pueden conseguir podría utilizarse para tratar enfermedades musculares o enfermedades cardíacas”, afirmó Rourke.

Por ejemplo, comprender cómo pueden sobrevivir los osos con cantidades muy bajas de oxígeno puede ayudar a las víctimas de ahogamiento que temporalmente pierdan el flujo de oxígeno al cerebro.

Igualmente, descubrir como pueden controlar los osos su metabolismo sin que caiga su temperatura nos puede dar las claves de cómo la gente puede perder peso.

“Casi cualquier sistema orgánico de los mamíferos que hibernan”, afirmó Rourke “demuestra una fisiología fascinante pero diferente a la de los humanos”.