Animales

Pez payaso y anémona

Domingo, 5 Septiembre

Por Redacción de National Geographic

24 de marzo de 2011

Cualquiera que tenga hijos y disponga de un reproductor de DVD probablemente crea saber todo lo que hay que saber sobre los peces payaso-anémona o, simplemente, peces payaso. Pero lo que quizás no sepan es que los protagonistas de Buscando a Nemo en realidad se llaman falsos peces payaso-anémona. Los verdaderos peces payaso-anémona, Amphiprion percula, son prácticamente idénticos, pero presentan sutiles diferencias en su forma y viven en hábitats distintos.

Su color naranja brillante y sus tres características rayas blancas hacen del pez payaso-anémona uno de los más fáciles de distinguir entre los que habitan los arrecifes. Alcanzan unos 11 centímetros de longitud y reciben este nombre por las multicolores anémonas marinas en las que tienen su hogar.

El pez payaso realiza una complicada danza con la anémona antes de instalar en ella su domicilio, rozando suavemente sus tentáculos con diferentes partes de su cuerpo, hasta lograr que la anémona se acostumbre a su nuevo inquilino. La capa mucosa que recubre la piel del pez payaso le hace inmune al aguijón mortal de la anémona, que se alimenta precisamente de peces. A cambio de protección contra los depredadores y sobras de comida, el pez payaso mantiene alejados a los intrusos y acicala a su huésped, limpiándola de parásitos.

La mayoría de las 28 especies conocidas de pez payaso-anémona viven en las aguas poco profundas del Océano Índico, el Mar Rojo y el Pacífico occidental. No se encuentran en el Caribe, el Mediterráneo ni el Océano Atlántico.

Curiosamente, todos los peces payaso nacen machos. Tienen la capacidad de cambiar de sexo, pero únicamente lo hacen para convertirse en la hembra dominante del grupo. El cambio de sexo es irreversible.