Animales

¿Por qué la familia de leones más famosa de África ha sido envenenada?

Por Redacción National Geographic

10 de enero de 2016

Cuando aún no nos hemos olvidado de Cecil The Lion, nos siguen llegando historias de la barbarie humana en África. Depredadores más que personas que amenazan la vida salvaje en peligro de extinción permanente.

Una de las últimas afecta a una célebre familia de leones del continente. No hubiera sido noticia si no se tratase de una de las sagas más famosas de la reserva Masai Mara en Kenia, la Marsh Pride. Como si se tratasen en una familia hollywoodense con su propio reality, los Marsh han sido los protagonistas de la popular serie de documentales de la BBC, Big Cat Diary, que ha seguido sus aventuras a lo largo de años. Incluso tienen su propia página de Facebook, desde la que han confirmado su muerte por envenenamiento, al haber ingerido el cuerpo de una vaca que había sido también envenenada. 

Un total de cinco leones fueron envenenados a principios del mes de diciembre, muriendo tres de ellos, una leona llamada Bibi, un león joven de nombre Alan y un tercero no identificado. Al resto se les pudo tratar y están fuera de peligro.

La familia más célebre de África

La familia Marsh es, quizá, la más famosa de toda África. Los conductores y guías de los safaris saben perfectamente dónde localizarlos, lo que la visita a este grupo esté asegurada.

Todos nos preguntamos quién puede estar detrás de este acto y, sobre todo, con qué motivación. Más allá de la caza furtiva y de la obtención de trofeos, hay una razón más profunda y que tiene mucho que ver con la distribución de tierras en Masa Mara.

La explicación la deja entrever Anne Kent Taylor, conservadora de la reserva Masai Mara y concesionaria de la iniciativa Big Cats de National Geographic.

Traspasando los límites de la reserva

No hace tanto tiempo, los habitantes de los pequeños poblados de Masai envenenaban a leones para evitar ser atacados. En la actualidad es ilegal vivir en la reserva, debiendo hacerlo fuera, en los límites de la misma. Desde 1977 se ha detectado un aumento de forma acusada de la entrada de miembros de las tribus a la zona reservada para la fauna autóctona. ¿La razón? Disponen de poco terreno para que su ganado paste y deben cruzar la frontera para que sus vacas puedan alimentarse.

En su día vendieron sus pastos y sus terrenos a la reserva para la protección de las especies salvajes, pero a día de hoy, necesitan esas tierras para mantener a su ganado. Y para que los leones no devoren sus animales, les envenenan. Un círculo vicioso que hace poner en riesgo a las especies más vulnerables del planeta, las que están en peligro de extinción, los grandes felinos.

 

 

 

Read More