Animales

Rana dardo dorada

Por Redacción National Geographic

5 de septiembre de 2010

La rana dardo dorada es considerada el animal más venenoso de la Tierra. Es una especie única que mide unos 5 centímetros y tiene veneno suficiente como para matar a diez hombres adultos. Los indígenas Emberá de Colombia usaron durante siglos este poderoso veneno para untar las puntas de los dardos que disparaban con sus cerbatanas, de ahí el nombre de esta especie.

Este anfibio de brillantes colores es uno de los más grandes de entre más de 100 especies de ranas dardo venenosas: la media de longitud es dos centímetros y medio. Viven en una pequeña área de la selva tropical de la costa del Pacífico de Colombia. Aunque es una especie abundante, la destrucción de la selva tropical ha hecho que forme parte de las listas internacionales de especies amenazadas.

Su color, que varía entre el amarillo, naranja y verde pálido, dependiendo de la especie, es deliberadamente llamativo para protegerse de los posibles depredadores, una táctica llamada coloración aposemática. Las ranas dardo doradas venenosas comen moscas, grillos, hormigas, termitas y escarabajos.

Los científicos no están seguros del origen de la toxicidad de estas ranas, aunque es posible que la adquieran a través del veneno de las plantas que portan sus presas. Las ranas dardo doradas que son criadas en cautividad y aisladas de los insectos de su hábitat natural nunca desarrollan el veneno.

La investigación médica ha tratado de encontrar usos medicinales del veneno de la rana dardo dorada. Ya han conseguido desarrollar una versión sintética de uno de sus componentes que puede ser un potente analgésico.