Animales

¿Sabías que tu perro puede contagiar a un tigre?

Obligados a hábitats cada vez más pequeños, los tigres estáncompartiendo más espacio con los pobladores y sus perros, muchos de los cuales tienenel virus del moquillo canino (CDV), una enfermedad agresiva, a v

Por Redacción National Geographic

17 de junio de 2013

Los gatos y los perros no suelen convivir juntos. Sin embargo, un virus de perro doméstico está planteando una nueva amenaza para los tigres en peligro de extinción en su hábitat natural.

Obligados a hábitats cada vez más pequeños, los tigres están compartiendo más espacio con los pobladores y sus perros, muchos de los cuales tienen el virus del moquillo canino (CDV), una enfermedad agresiva, a veces mortal que se encuentra generalmente en los perros, pero también puede ser causado por otros mamíferos pequeños.

El virus ha infectado al 15 por ciento de los 400 tigres siberianos que se encuentran en el extremo oriente de Rusia, y ha matado a por lo menos tres, de acuerdo con el VMI, una organización de conservación de animales del Reino Unido.

John Goodrich, director del programa tigre Panthera, encontró el primer tigre conocido con el moquillo en 2003 en Pokrovka, Rusia.  La tigresa tenía la mirada fija y no respondió a los estímulos. "Las luces estaban encendidas, pero no había nadie en casa", dijo Goodrich, que era entonces de la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre.

Goodrich y sus colegas anestesiaron a la tigresa y tras unas pruebas, los resultados dieron positivos para el moquillo. Murió a las seis semanas de vivir en cautiverio.

Este tipo de comportamiento temerario es probablemente un síntoma de daño cerebral causado por el moquillo, que también causa enfermedades respiratorias, diarrea, convulsiones, pérdida del control motor, y en ocasiones la muerte.

Preocupados por el desarrollo de esta enfermedad en este tipo de animales, WVI planea trabajar con el gobierno indonesio y los veterinarios para lanzar el primer programa de vigilancia de tigre en el mundo, cuyo objetivo es averiguar cómo los tigres captan el virus, identificar el origen probable del virus, y determinar cómo abordarlo de la mejor manera posible.

Los conservacionistas estiman que existen sólo 3.200 tigres en estado salvaje en 13 países de Asia- una reducción histórica del 93 por ciento. 

Moquillo mortal

En las últimas décadas, los leones en el Serengeti han contraído el virus de los perros domésticos que conviven con los pastores Maasai y un brote de 1994 acabó con un tercio de la población de leones del Serengeti.

Para evitar que los tigres pierdan la vida, además del programa de vigilancia, WVI planea crear una campaña de vacunación contra la rabia y el moquillo en Indonesia, lo que animará a la gente a vacunar a sus perros contra los virus mortales. Un programa de vacunación entre los pastores Maasai en 1994 probablemente impidió otro brote de moquillo en los leones del Serengeti.

¿Amenaza real?

El jefe de conservación de las especies asiáticas de WWF-US  aseguró que "la amenaza del virus del moquillo de tigres es real, y debemos vigilarla de cerca”.

"Sin embargo, la caza furtiva sigue siendo la amenaza más inmediata para los tigres en cautiverio. Cada parte del cuerpo del tigre - desde el bigote hasta la cola – se negocia en los mercados ilegales de vida silvestre."

Aseguraron que el moquillo en los tigres es una "preocupación definitivo", pero no es tan preocupante como lo es para los leones.

En algunos casos, las poblaciones aisladas de especies en peligro de extinción asediados por otras amenazas, finalmente, caen ante el  primer brote de una enfermedad.

Por ejemplo, el moquillo canino podría matar al hurón negro en peligro de extinción en los EE.UU. si no fuera por un programa de cría en cautividad.

Los tigres de Rusia están dispersos en un área suficientemente grande como para que el moquillo no suponga su sentencia de muerte.

Pero si el moquillo canino se desató en las poblaciones de tigres más aisladas, como en la India, la organización VMI cree que "puede ser  inevitable la extinción."