Espacio

Los asteroides trajeron el agua a la Tierra, no los cometas

Por Redacción National Geographic

18 de diciembre de 2014

Según un estudio publicado recientemente sobre los análisis de la sonda Rosetta, es más probable que fueran los asteroides, y no los cometas, los que trajeron agua a nuestro planeta.

Efectivamente, uno de los objetivos de la misión es averiguar si el agua de nuestros océanos proviene del bombardeo de cometas que tuvo lugar hace casi cuatro mil millones de años. 

Sin embargo, el equipo ha encontrado pruebas que sugieren un origen distinto. «Probablemente el agua de la Tierra vino de los asteroides», afirma la directora del estudio Kathrin Altwegg. Se trata de las primeras conclusiones extraídas de los análisis del agua realizadas por la sonda Rosetta en el cometa 67P.

Los cometas son cuerpos celestes formados por hielo y polvo que viajan a toda velocidad por el espacio. Durante el llamado Bombardeo intenso tardío, hace unos cuatro mil millones de años, muchos de ellos impactaron contra la Luna y otros cuerpos del Sistema Solar, incluida la Tierra. Los científicos han sugerido durante mucho tiempo que esos bloques de hielo fueron los que trajeron el agua a nuestro planeta.

Estas sospechas se vieron reforzadas hace tres años, cuando el telescopio espacial Herschel detectó hielo con una composición similar al de la Tierra en el cometa Hartley 2. 

Ahora, el equipo de Rosetta, gracias al espectrómetro de masas de la sonda, ha medido la cantidad de deuterio, un isótopo del hidrógeno, encontrado en el hielo de la superficie del planeta. El agua normal está compuesta por átomos de hidrógeno; sin embargo, el agua «pesada» contiene deuterio en su lugar. Según las conclusiones del estudio, la proporción hallada en el agua del cometa es tres veces superior a la existente en el agua de la Tierra.

Según Altwegg, los nuevos resultados sugieren que es más probable que el agua de nuestros océanos provenga de asteroides. Otros expertos, sin embargo, no se muestran tan convencidos, en base a que se han estudiado, de momento, muy pocos cometas. 

«Las conclusiones de Herschel no demuestran que los cometas trajeran el agua a la Tierra», comenta Paul Hartogh, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (Alemania). «Y el estudio de Rosetta tampoco demuestra que el agua viniera de los asteroides».

Read More