Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Angalifu en el zoo de San Diego

Angalifu en el zoo de San Diego

FOTOGRAFÍA DE SAN DIEGO ZOO GLOBAL

Cuando en noviembre murió Angalifu, un rinoceronte blanco del norte que tenía 44 años y vivía en el zoológico de San Diego (Estados Unidos), dejó solamente cinco ejemplares de su especie en el mundo, lo que reduce las posibilidades de recuperación de la especie.

Los que quedan, todos en cautividad, son una hembra en el zoo de San Diego, otra en la República Checa y dos hembras y un macho en la reserva Ol Pejeta Conservacy de Kenia, donde en octubre falleció también el macho de 34 años Suni.


Tras la muerte sin descendencia de Angalifu, Matthew Lewis, del programa de conservación de especies africanas del Fondo Mundial para la Naturaleza, señala que «la subespecie está en momento crítico, como lleva ya mucho tiempo». En su opinión, la única forma de conseguir que nazcan rinocerontes blancos del norte es a través de la inseminación artificial, aunque es un método que está resultando ser muy difícil para estos animales.


El zoo de San Diego ha conservado semen y tejido testicular de Angalifu «con la esperanza de que nuevas tecnologías reproductivas permitan recuperar la especie», como señalaba un comunicado oficial. En general, todas las especies de rinocerontes se reproducen con normalidad en estado salvaje, pero no en cautividad.


Sin embargo, queda otra opción: cruzar las hembras de rinocerontes blancos del norte de Kenia con machos de rinocerontes blancos del sur. De este modo se perdería la subespecie pura del norte, pero permitiría conservar parte de su material genético, lo que, según algunos expertos, es mejor que nada.
En opinión de Lewis, la descendencia no tendría problemas para adaptarse a la vida salvaje, pues suelen hacerlo con facilidad cuando les devuelven a la naturaleza. 

La reserva Ol Pejeta Conservancy ya ha comenzado con el que llaman Plan B. A principios de año, introdujeron a un macho de la subespecie del sur sano y fértil en el recinto de las hembras del norte. Aunque estas todavía no han quedado embarazadas, en marzo anunciaron que el macho presenta interés por una de ellas y que se han producido «apareamientos parciales».

[Ver imágenes: embarazos animales]


Share

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv