Historia

Los neandertales podrían ser los autores de las pinturas más antiguas del mundo

Por Redacción de National Geographic

5 de junio de 2013

Nuevas dataciones revelan que las prehistóricas siluetas de manos impresas en los muros de las cuevas españolas son las pinturas rupestres más antiguas del mundo, y quizá los neandertales fueran sus autores.

De ser así, el descubrimiento reduciría la distancia cultural entre nosotros y los neandertales. De las 11 cuevas estudiadas a lo largo de la costa cantábrica española, la de El Castillo contiene las pinturas más antiguas, como un sencillo disco rojo.

El director del estudio Alistair Pike, de la Universidad de Bristol (Reino Unido), afirma que tienen al menos 40.800 años.
Si los datos son correctos, las pinturas de El Castillo se convertirían en las más antiguas del mundo, más que las de la cueva francesa de Chauvet, de 37.000 años, que hasta ahora eran consideradas las más antiguas.

Para obtener estos datos, el equipo de Pike desarrolló un método que mide los isótopos de uranio de los depósitos de calcio que se habían formado sobre la pintura. El método de la datación del radiocarbono, en cambio, no es adecuado para fechar pinturas elaboradas sólo a base de pigmentos naturales.

Según el nuevo estudio, publicado en la revista Science, las pinturas españolas resultaron ser más antiguas de lo que se había calculado con anterioridad a través de métodos indirectos.

Buscando fechas

Estas fechas presentan la posibilidad de que algunas de las pinturas fueran obra de neandertales, que se cree que vivieron en Europa hasta hace 30.000 ó 40.000 años.

Los humanos modernos también estuvieron en la zona en ese momento, pues se cree que llegaron hace unos 41.500 años. Sin embargo, este hallazgo no es la primera prueba del arte neandertal.

Este año, unos arqueólogos encontraron lo que consideran pinturas neandertales de 42.000 años de antigüedad en Málaga, aunque según Pike, se trata de un descubrimiento muy polémico. «Fecharon carbón del suelo de la cueva y los extrapolaron a las pinturas», afirma. «Lo único que demuestra es que alguien encendió fuego en la cueva hace 42.000 años, y relacionar eso con las pinturas es una verdadera locura».

El experto en arte rupestre Michel Lorblanchet tampoco cree que las pruebas de Pike sean fiables. En su opinión hacen falta más pruebas para demostrar que las pinturas de las cuevas españolas son obra de los neandertales.

«Estoy a la espera de pruebas objetivas de pinturas hechas tanto por neandertales como por Homo sapiens», afirma Lorblanchet, profesor emérito de la Universidad de Toulouse, en Francia. «Considerar que una pintura es de hace 40.000 años no significa que sea obra de neandertales». Según Pike, sin embargo, las fechas podrían ser todavía anteriores. «La calcita pudo haberse formado miles de años después de que se pintaran las siluetas», afirma. «Aunque reconozco que es necesario fechar más pinturas para demostrar que son obra de neandertales, que es lo que estamos haciendo. Creo que en los próximos años podremos demostrarlo».

Arte neandertal

Muchos científicos han dudado de que los neandertales fueran capaces de reproducir arte simbólico. Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos años, en parte gracias al descubrimiento de pigmentos y pequeños objetos en zonas habitadas por neandertales, como afirma Paul Bahn, experto en arte rupestre y miembro del Archaeological Institute of America.

«Todavía quedan expertos que siguen considerando a los neandertales unos salvajes similares a los animales, aunque afortunadamente cada vez son menos», señala Bahn, que no participó en el estudio.

El coautor del estudio João Zilhão va más allá y sugiere que si realmente son los autores de las pinturas de la cueva española, quizá no haya una verdadera diferencia entre ellos y los humanos modernos.

«Sería una prueba más de que los neandertales eran una variante racial europea de Homo sapiens y no una especie distinta», añade Zilhão, de la Universidad de Barcelona.

Según Pike, el nuevo hallazgo reduce la distancia cultural entre neandertales y humanos modernos.

«Si miramos la trayectoria humana a través del arte encontramos trocitos de ocre y cuentas de cáscara de avestruz tallados con diseños geométricos de hace 70.000 y 100.000 años» en África, afirma.

Ahora, «comprobamos que en Europa que los neandertales siguen la misma trayectoria: vemos diseños geométricos en trocitos de hueso y cáscaras».

Aceleración cultural

A pesar de que las pinturas más antiguas del estudio no eran más que discos sencillos y siluetas de manos, en las cuevas también se encontraron otras figuras, como caballos y bisontes, de fecha posterior a la desaparición de los neandertales.

«Es posible que los discos fueran obra de los neandertales y las figuras de animales, de Homo sapiens», afirma el miembro del estudio Paul Pettitt, de la Universidad de Sheffield (Reino Unido).

Sin embargo, «esto no tiene por qué implicar diferencias mentales entre ambos. Si tú dibujas un animal y yo unos puntos, no hay diferencias fundamentales en nuestro conocimiento». Estas supuestas diferencias, y ahora estas pinturas, se encuentran en el centro del debate sobre lo que significa ser humano, o al menos Homo sapiens.

«Existe la teoría de que hubo una aceleración cultural que permitió a los humanos ocupar el territorio de los neandertales», afirma Pike. Según algunos científicos, nuestra especie experimentó un «gran paso adelante» hace unos 35.000 años. Sin embargo, según Zilhão la prueba de que los neandertales podían producir arte «debería llevar a algunos a abandonar esa idea».

Seguir leyendo