Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Los edificios en la capital de China, Pekín, se encuentran cubiertos por una capa de denso humo.

Los edificios en la capital de China, Pekín, se encuentran cubiertos por una capa de denso humo.

Por Luo Xiaoguang, Xinhua Press, Corbis

Un reciente estudio publicado por el Banco Mundial en colaboración con el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) ha hecho saltar las alarmas sobre la contaminación atmosférica. 

Este tipo de polución no solo es la forma de contaminación que presenta una mayor mortalidad, sino que también se sitúa en el cuarto puesto entre los factores de riesgo de muerte prematura a nivel mundial. De hecho, se calcula que en el año 2013 murieron 5,5 millones de personas a causa de enfermedades que se asocian a la contaminación atmosférica. Esto supone un aumento de 4,8 millones desde el año 1990. 

Los más afectados suelen ser los niños y las personas mayores. De hecho, en 2013 esta fue la causa del 5 por ciento de los fallecimientos entre niños menores de 5 años y del 10 por ciento de aquellos adultos mayores de 50. Asimismo, descubrieron que perjudica más a los varones (85 de cada 100.000 muertes) que a las mujeres (68 de cada 100.000 muertes).




Las enfermedades más comunes asociadas a este tipo de polución suelen ser el cáncer de pulmón, el infarto cerebral y las enfermedades cardiovasculares. En 2013, estas enfermedades causaron 1 de cada 10 muertes, lo que supone más de 6 veces el número de muertes provocadas por la malaria. 

Esto es especialmente grave en países de ingresos bajos y medios, donde los niveles de contaminación son peligrosos para el 90 por ciento de la población. El estudio halló que la mayor cantidad de muertes asociadas a polución atmosférica ambiente se registraba en Asia oriental y el Pacífico, con un 14,4 por ciento de muertes dentro de la tasa de mortalidad total

Las muertes relacionadas a la contaminación ambiente han incrementado especialmente en regiones superpobladas que presentan ritmos elevados de urbanización. Por otra parte, los fallecimientos relacionados con la contaminación en los hogares (calefacción, cocina y combustibles fósiles) se han mantenido constantes, pese a todos los avances en los servicios sanitarios.




“Esta es solo un área entre todos los diversos factores de riesgo de muerte prematura: el aire que respiramos, sobre el que como individuos no tenemos mucho control. Los políticos en los ministerios de salud y medio ambiente, así como los líderes industriales, se enfrentan a las expectativas que depositamos sobre ellos para lidiar con este problema”, declaró el Dr. Chris Murray, director del IHME. 

Con este análisis, titulado “El coste de la contaminación atmosférica: refuerzo de los argumentos económicos en favor de la acción”, se pretendía realizar una estimación de los costes que tienen para las diversas economías estas muertes prematuras. El objetivo del estudio, centrado en las consecuencias económicas, es contribuir resaltar la importancia de este problema y así favorecer la toma de medidas en este campo.

Económicamente hablando, las muertes causadas por la contaminación atmosférica provocaron pérdidas de 1.245.000 millones de dólares americanos solo en Europa y Asia Central en el año 2013. El total en 2013 fue de 5.112.000 millones de dólares a nivel mundial. Las mayores pérdidas fueron del 7,5 y 7,4 por ciento del PIB en los países de Asia oriental y el Pacífico y de Asia meridional respectivamente. 

Este tipo de contaminación se debe mayoritariamente a las emisiones resultantes de las actividades humanas. Pero con pequeños cambios en tu estilo de vida, tú también puedes contribuir a reducir nuestra huella sobre el aire: 

-En vez de ir en coche, camina, desplázate en bici y utiliza el transporte público

-Intenta reducir el uso de materiales de embalaje, como el plástico y el papel de aluminio, cuya fabricación tiene un impacto negativo sobre la calidad del aire.  

-Trata de utilizar menos aerosoles, ya que los gases CFC que contienen son perjudiciales para la atmósfera.

-Ahorra energía: no utilices el aire acondicionado o la calefacción durante periodos prolongados de tiempo (si es posible).

Si todos ponemos un granito de arena, podremos mejorar el estado del planeta y en consecuencia nuestra calidad de vida.



Para saber más:



Noticias Relacionadas

Medio ambiente A-Z

Las noticias más leidas

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv