Medio Ambiente

Así afectan las políticas de Trump al medio ambiente

El gobierno de Trump ha prometido grandes cambios en las políticas de ciencia y medio ambiente en Estados Unidos, y en National Geographic las seguimos mientras ocurren.

Por Michael Greshko

Los primeros y tumultuosos meses de Trump en el gobierno han traído consigo una oleada de cambios -ya ejecutados y anticipados- en la política medioambiental estadounidense. Muchas de estas acciones anulan las políticas de la era Obama que tenían el objetivo de disminuir los efectos del cambio climático y limitar la contaminación. Otras amenazan con limitar la financiación federal para la ciencia y el medio ambiente.

Hay mucho en juego. Trump ha asumido la presidencia en los primeros días de acciones internacionales significativas contra el cambio climático, un problema en el que la polarización política se encuentra todavía profundamente arraigada. Y por primera vez en años, los republicanos tienen el control de la Casa Blanca y de ambas cámaras del Congreso, lo que les proporciona la oportunidad de rehacer las leyes medioambientales del país a su parecer.

Hay mucha información que seguir, por ello en National Geographic mantendremos una cronología abreviada de las acciones medioambientales y los cambios en las políticas del gobierno de Trump, así como de las reacciones a los mismos. Actualizaremos este artículo de forma periódica a medida que surjan las noticias.

Un nuevo informe afirma que la EPA actúa con retraso frente a gobiernos previos

10 de agosto de 2017: Un informe recién publicado afirma que en sus primeros seis meses, la EPA, con el gobierno de Trump, ha iniciado con lentitud su labor para ejecutar las leyes medioambientales.

El informe, publicado por la organización sin ánimo de lucro Environmental Integrity Project, examinó demandas presentadas por la EPA desde el 20 de enero al 31 de julio de 2017, lo que coincidiría con los primeros seis meses del gobierno de Trump. Durante ese tiempo, la EPA ha presentado menos demandas contra empresas que violan las leyes de control de contaminación de las que presentó la agencia durante los primeros meses de los gobiernos de Clinton, George W. Bush y Obama.

La EPA de Trump también se ha quedado rezagada según otros parámetros clave, detallados en el informe. Hasta ahora, sus acciones contra los infractores han evitado 22 muertes prematuras y se han recaudado 12 millones de dólares en sanciones civiles. En comparación, el gobierno de Obama había evitado unas 229 muertes prematuras y recaudado 36 millones de dólares en sanciones, y en sus primeros seis meses, la EPA durante el gobierno de George W. Bush había evitado unas 618 muertes prematuras y recaudado 30 millones de dólares en sanciones.

«Este es el comienzo más débil que hemos visto en los últimos 24 años», afirma Eric Schaeffer, director ejecutivo del Environmental Integrity Project y exdirector de observancia civil de la EPA.

En una rueda de prensa, Schaeffer y los otros coautores del informe expresaron su preocupación por que la EPA de Trump no priorizara las acciones legales, un miedo que, según ellos, se ve reforzado por los recortes en el presupuesto. El gobierno de Trump ha exigido un recorte del 23 por ciento en el presupuesto para la aplicación de la ley y un recorte total del 31 por ciento en el presupuesto de la agencia.

La protección del urogallo de las artemisas podría verse reducida

7 de agosto de 2017: El Departamento del Interior estadounidense ha publicado los resultados de una revisión de 60 días del plan de conservación del gobierno de Obama para proteger al urogallo de las artemisas. Esta revisión, ordenada en junio por el secretario de Interior Ryan Zinke, tenía como objetivo determinar si el plan interfiere con los esfuerzos del gobierno de Trump para incrementar la producción energética en terrenos federales.

A la luz de la revisión recién publicada, Zinke recomienda volver a priorizar la extracción de petróleo en el plan de 2015, entre otros cambios. Los grupos medioambientales han reprendido esta renovación, argumentando que los cambios al plan de 2015 podría disminuir las protecciones para esta especie.

El hábitat del urogallo de las artemisas se extiende a lo largo de 70,4 hectáreas en 11 estados occidentales, incluyendo las dos Dakotas y tres provincias canadienses. Antes de que se estableciera la frontera del Viejo Oeste, el urogallo contaba con un hábitat de 117 hectáreas.

La EPA retira su decisión para retrasar un año la nueva regulación del ozono

2 de agosto de 2017: En un giro de 180 grados provocado por un proceso en el que han participado 16 estados, la EPA ha retirado su decisión de retrasar las regulaciones del ozono del gobierno de Obama. El potente irritante pulmonar se forma cuando la intensa luz solar irradia emisiones de vehículos, centrales eléctricas y otras fuentes.

En octubre de 2015, el gobierno de Obama ajustó los estándares nacionales de ozono desde 75 partes por mil millones a 70 partes por mil millones, citando el coste del ozono para la sanidad pública. El gobierno de Obama estimaba que la reducción produciría beneficios sanitarios de entre 2.900 y 5.900 millones de dólares para 2025, superando a los costes anuales estimados en 1.400 millones de dólares.

En junio, la EPA anunció su intención de retrasar la implementación de la normativa del 1 de octubre de 2017 al 1 de octubre de 2018, argumentando que había cuestiones pendientes y partes complejas en la legislación. Como respuesta, 16 fiscales generales estatales demócratas y el Distrito de Columbia presentaron una petición ante el Tribunal de Apelación del Distrito de Columbia para que revisara el retraso de un año.

La NOAA cancela la normativa que protegería a los cetáceos de las redes de pesca

13 de junio de 2017: El gobierno de Trump ha cancelado esta semana la normativa que habría contribuido a evitar que las tortugas marinas y las ballenas en peligro se quedasen enganchadas en redes de pesca en las aguas de la costa oeste estadounidense. La normativa, propuesta en 2015, habría puesto fin a la pesca del pez espada mediante redes de enmalle durante dos años si cualquiera de las dos especies en peligro de ballenas y de tortugas marinas resultara asesinada o sufriera lesiones graves dentro de un periodo de dos años. Se habrían aplicado las mismas penas si cualquiera de las cuatro especies de delfín de nariz de botella o de calderones tropicales hubiera resultado herida o hubieran muerto en un periodo de dos años.

Esta semana, sin embargo, la división de industria pesquera de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) anunció que la normativa ya no sería necesaria ya que otras medidas de protección han reducido el número de mamíferos marinos que se quedan atrapados en las redes de enmalle. «Lo que ha cambiado es que nuestro análisis más detallado nos demostró que los límites estrictos probablemente supondrían costes adicionales importantes para las flotas, sin muchos beneficios de conservación adicionales», explicó Michael Milstein, portavoz de la NOAA en materia de industria pesquera.

La captura por accidente era algo común en la década de 1990. Sin embargo, solo dos ballenas grises han muerto o han resultado gravemente heridas desde 2012, según la NOAA. El delfín común oceánico es el mamífero marino que se queda atrapado con mayor frecuencia, y el número de capturas anuales de esta especie ha disminuido desde los 200 ejemplares muertos a principios de la década de 1990, a menos de 10 heridos o muertos en 2015.

Un nuevo diseño de red ha contribuido a reducir las bajas, según la NOAA. Sin embargo, los medioambientalistas argumentan que una explicación más probable para la reducción de las capturas accidentales es la importante reducción del número de pescadores que trabajan en esas aguas. La flota dedicada a la pesca de peces espada ha bajado un 90 por ciento desde la década de 1990: de 141 barcos en 1990 a solamente 20 barcos en 2016. Las tortugas laúd, las ballenas jorobadas y los cachalotes todavía mueren en las redes de enmalle, según contó a Los Angeles Times una portavoz del Centro de Diversidad Biológica.

El Ministerio del Interior estadounidense sugiere reducir el Monumento Nacional de Bears Ears

12 de junio de 2017: El secretario del Interior Ryan Zinke ha recomendado al presidente Trump la reducción del Monumento Nacional de Bears Ears, al sur del Condado de San Juan (Utah). Zinke se negó a precisar durante la conferencia de prensa cuánto deberían reducirse las fronteras de Bears Ears. Sin embargo, sugirió que los ricos depósitos de objetos tribales que se encuentran dentro del monumento —una de las mayores colecciones del país— podrían protegerse en un área mucho menor en torno a los buttes gemelos (una especie de mesas) y en otra sección al norte de lo que ahora sería una extensión de 526.000 hectáreas.

Los detalles sobre las fronteras serán entregados a Trump más adelante, durante el verano, según afirmó Zinke, junto con una revisión de otros 26 monumentos nacionales. Zinke afirmó que se propondrá legislación para que el Congreso estadounidense determine cómo se gestionarán las zonas dentro de los monumentos nacionales. Bears Ears, por ejemplo, también contiene áreas silvestres entre sus fronteras.

El presidente había pedido a Zinke en abril que revisara grandes monumentos como parte de un esfuerzo por aumentar el desarrollo en terrenos federales. Bears Ears es uno de los dos controvertidos monumentos de Utah que ha despertado la cólera de los legisladores de Utah, quienes solicitaron a Trump que reconsiderase su rescisión o su reducción. Bears Ears, creado por el presidente Barack Obama el pasado diciembre tras varios años de negociaciones con líderes estatales y tribales, fue descrito por Trump como una «expropiación masiva de terrenos federales». El otro monumento es el de Grand Staircase-Escalante, creado por el presidente Clinton en 1996, con escasa participación pública.

Zinke explicó que la delegación de Utah y los legisladores estatales, incluyendo el gobernador Gary Herbert, apoyaban estas recomendaciones. Sin embargo, los partidarios de las fronteras existentes de Bears Ears han expresado su decepción, así como sus dudas acerca de que los esfuerzos de Trump puedan seguir adelante tras pasar por los tribunales. Randi Spivak, portavoz del Centro de Diversidad Biológica, un grupo medioambiental con sede en Tucson, Arizona, declaró que la recomendación para reducir Bears Ears contradice las intenciones de la Ley de antigüedades, que permite a los presidentes estadounidenses reservar terrenos federal para su protección y que fue firmada por el presidente Theodore Roosevelt para que entrase en vigor en 1906. «Es hora de que Zinke deje de fingir ser un tipo de persona como Teddy Roosevelt», dice Spivak.

El Ministerio del Interior estadounidense revisará la protección del urogallo de las artemisas

8 de junio de 2017: el secretario del Interior Ryan Zinke ordenó la revisión del plan de conservación establecido por el gobierno de Obama para proteger el urogallo de las artemisas. Pretenden determinar si este plan interfiere con los esfuerzos del gobierno de Trump para incrementar la producción de energía en terrenos federales. El plan de Obama fue diseñado como alternativa a una decisión del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos que incluiría a este urogallo en la lista de animales protegidos conforme a la Ley de especies en peligro de extinción. Este enfoque, que supuso una negociación de cinco años entre 1.100 ganaderos, grupos medioambientales y agencias federales y estatales, se reconoció como una colaboración sin precedentes que redujo las amenazas del hábitat de los urogallos al mismo tiempo que evitaba una intervención regulatoria más estricta que podría haber obstaculizado el desarrollo económico. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre decidió no incluir al urogallo en la lista de especies en peligro tras tener conocimiento en 2015 de este plan de conservación colaborativo.

El hábitat del urogallo de las artemisas se extiende a lo largo de 70,4 hectáreas en 11 estados occidentales, incluyendo las dos Dakotas y tres provincias canadienses. Antes de que se estableciera la frontera del Viejo Oeste, el urogallo contaba con un hábitat de 117 hectáreas. Cuando anunció esta revisión de 60 días, Zinke declaró que: «Aunque el gobierno federal tiene una responsabilidad conforme a la Ley de especies en peligro de extinción para gestionar de forma responsable la vida silvestre, destruir las comunidades locales e imponer regulaciones onerosas sobre los terrenos públicos de los que dependen no es una forma adecuada de ser un buen vecino». El proceso para rescribir el plan de Obama podría extenderse más allá del mandato de Trump, ya que tendrán que tenerse en cuenta comentarios públicos, nuevas propuestas y cambios legales.

Estados Unidos se retira del Acuerdo de París

1 de junio de 2017: el presidente Trump ha declarado que retirará a Estados Unidos del acuerdo del clima de París. Así, se separará de un grupo de 194 países que han prometido reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Esta noticia llega pocos días después de que el presidente estadounidense acudiera a la cumbre del G7 en Italia, donde los seis países miembros restantes —Alemania, Italia, Canadá, Francia, Japón y el Reino Unido— reafirmasen su compromiso con el pacto por el clima alcanzado en 2015.

Como parte del acuerdo, Estados Unidos se había comprometido a reducir sus emisiones entre un 26 y un 28 por ciento, por debajo de los niveles de 2005, para el año 2025. Con el abandono de esa promesa, Estados Unidos cederá el liderazgo sobre este problema a otros países, incluyendo al mayor emisor del planeta, China. El presidente chino Xi Jinping ha apoyado el acuerdo frente a la indecisión de Estados Unidos describiéndolo como un «acuerdo al que se llegó tras duras negociaciones» que debería respetarse. Pese a todo, los precios cada vez más bajos de las energías eólica y solar y el apoyo de las empresas a la energía limpia se encuentran entre las principales razones por las que probablemente continuará la lucha y el progreso contra el cambio climático.

Los presupuestos de Trump implican grandes recortes en política medioambiental

23 de mayo de 2017: El presupuesto del presidente Trump para 2018, enviado al Congreso el martes 23, exigirá recortes masivos en investigación científica y en programas medioambientales que protegen el aire y el agua. La proposición de presupuestos, titulada «Una nueva base para la grandeza de Estados Unidos» reducirá drásticamente el presupuesto de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) en un 31 por ciento, un recorte mucho mayor que en ninguna otra agencia gubernamental. Estos recortes podrían traducirse en una reducción de gasto de 2.700 millones de dólares y la pérdida de 3.200 empleos, según un análisis del Instituto de Recursos Mundial. El presupuesto eliminaría importantes programas de restauración de los Grandes Lagos, la bahía de Chesapeake y el estrecho de Puget. Pondría fin a los planes de la EPA para la reducción de riesgos por plomo y de detección de radón, y recortaría la financiación del programa de limpieza Superfund.

Sin embargo, la propuesta mantendría la financiación para las subvenciones y los fondos estatales y municipales para programas de agua potable y aguas residuales. S. William Becker, director ejecutivo de la National Association of Clean Air Agencies, contó al Washington Post que «le sorprendió» que el presupuesto final para la EPA fuera casi idéntico al presupuesto preliminar publicado en marzo, pese a la fiera oposición en aquel momento por parte de muchos miembros del Congreso. Además, también se llevaría a cabo un recorte del 12 por ciento en la financiación del Departamento del Interior, y un recorte del 6 por ciento en la del Departamento de Energía.

Se mantiene la normativa de Obama contra el metano

10 de mayo de 2017: En una sorprendente derrota de 51 frente a 49 votos, el Senado estadounidense ha rechazado una medida que habría eliminado las regulaciones en materia de emisiones de metano de la era Obama. Dicha regulación, cuya rescisión fue votada en la Cámara de Representantes el pasado 3 de febrero, limita las emisiones y la combustión de gas natural en las instalaciones de gas y petróleo en los terrenos de la Oficina estadounidense de Gestión de Territorio. El gobierno de Obama había argumentado que dichas prácticas malgastaban cientos de miles de millones de metros cúbicos de gas natural anualmente y también suponían una amenaza para el clima. El metano es un potente gas de efecto invernadero que posee 25 veces la capacidad de calentamiento del dióxido de carbono.

La EPA despide a científicos asesores

5 de mayo de 2017: La EPA ha despedido a varios miembros de la Junta de Asesoría Científica, un organismo de 18 miembros que revisa las investigaciones de los científicos de la EPA. A algunos de los científicos despedidos se les había asegurado la renovación en sus puestos en la junta, que son durante periodos de tres años. En un reportaje del 7 de mayo del New York Times se criticaba esta medida, argumentando que suponía un regalo para los intereses económicos a costa de la ciencia. Un portavoz de la EPA explicó que la decisión permitía que la agencia considerase a un grupo de solicitantes más diverso para esta junta, incluyendo representantes de la industria. Además, el Washington Post informó el 8 de mayo de que el Secretario del Interior Ryan Zinke había comenzado a evaluar a más de 200 comités asesores y otras entidades asociadas con el Departamento del Interior estadounidense.

La EPA anula su web sobre el cambio climático

28 de abril de 2017: La EPA ha anunciado un proceso de revisión del contenido web relacionado con el cambio climático. La consecuencia más inmediata de dicha revisión ha sido la desaparición de la web de la agencia dedicada al cambio climático. La nueva página, en la que se informa de que está siendo actualizada «para reflejar las prioridades de la EPA bajo el mandato del presidente Trump y el Director Pruitt», lleva al usuario a una versión archivada de la página. El 2 de mayo de 2017, la EPA también se deshizo de la versión en español de su página sobre el cambio climático.

Una orden ejecutiva para expandir las perforaciones costeras

28 de abril de 2017: El presidente Trump ha firmado una orden ejecutiva para revisar las prohibiciones de la era Obama sobre las perforaciones costeras de petróleo y gas natural en algunas partes del Ártico, el Pacífico y el Atlántico. Entre las políticas que serán revisadas se encuentra una hoja de ruta de leasing de petróleo a cinco años que excluía los mares de Beaufort y Chukchi, en Alaska, así como un intento de diciembre de 2016 de prohibir de forma permanente la perforación en amplias franjas de agua del Ártico y el AtlánticoNPR ha informado de que la orden también frena la designación o expansión de Santuarios Marinos Nacionales, aunque esta medida incluye una estimación del Departamento del Interior de las áreas «con potencial energético o de recursos minerales». Los grupos conservacionistas han anunciado de forma inmediata su intención de defender el esfuerzo de Obama en los tribunales.

El círculo más cercano a Trump debate el Acuerdo de París

18 de abril de 2017: Los asesores clave de Trump y los miembros de su gabinete están debatiendo si Estados Unidos debería permanecer en el Acuerdo de París, según informó el 14 de abril la publicación Politico. El pacto global por el clima brilló por su ausencia en la orden ejecutiva sobre el clima firmada por Trump el 28 de marzo, y el debate sobre la permanencia de Estados Unidos en el acuerdo ha dividido a la Casa Blanca. Politico informa de que se espera que Trump tome una decisión final sobre este pacto climático global a finales de mayo.

Pruitt aboga por abandonar el Acuerdo de París

14 de abril de 2017: Durante una entrevista en Fox & Friends, el director de la EPA (agencia estadounidense para la protección del medio ambiente), Scott Pruitt, afirmó que se opone personalmente al Acuerdo de París, el pacto internacional para luchar contra el cambio climático que se negoció en 2015. Aunque Pruitt habla del pacto como "un acuerdo malo para América", el gobierno de Trump ha permanecido evasivo a la hora de retirarse del acuerdo, según informa el Washington Post.

Sigue leyendo: Así afecta el cambio climático a estos paisajes

La EPA anuncia un plan de acción “de principios básicos” 

13 de abril de 2017: Con la mina de carbón Harvey en Pensilvania como telón de fondo, el director de la EPA, Scott Pruitt, ha anunciado un plan de acción "de principios básicos" para la agencia medioambiental, a la que describe como "protectora del medio ambiente mediante acuerdos con socios estatales, locales y tribales para crear regulaciones sensatas que potencien el crecimiento económico". Este plan incluye revisiones al Clean Power Plan ("Plan de Energía Limpia") y a la norma conocida como Waters of the United States, dos regulaciones clave de la era Obama, así como promesas de acelerar los casos pendientes de nuevos productos químicos a la espera de aprobación de la EPA (puedes leer el plan de acción completo aquí).

Reasignación del personal especializado en cambio climático

7 de abril de 2017: Los principales canales de noticias informan de que muchos miembros del personal de la sede de la EPA especializados en la adaptación al cambio climático han sido reasignados. Sin embargo, un funcionario de la EPA entrevistado por The Hill puso énfasis en que las oficinas regionales de la agencia "siempre han liderado los esfuerzos de adaptación y seguirán haciéndolo". Un funcionario de la EPA entrevistado por National Geographic afirmó que el personal -cuatro empleados en total- seguirá en la Oficina de Política de la agencia, aportando su conocimiento en una serie de problemas de mayor amplitud.

Donaciones de Trump a los parques nacionales

3 de abril de 2017: La Casa Blanca anuncia que el presidente Trump ha donado el primer trimestre de su salario (78.333,32 dólares o 73.264,85 euros) al Servicio de Parques Nacionales. Según parece, este regalo se añadirá a entre 100 y 230 millones de dólares de atrasos en el mantenimiento que actualmente soportan los campos de batalla de la nación (se valora que los atrasos en el mantenimiento de los Servicios de Parques Nacionales llegan a 12.000 millones de dólares). El plan presupuestario de Trump para 2018 requiere un recorte de 1.500 millones de dólares en el Departamento del Interior estadounidense, al que pertenecen el Servicio de Parques Nacionales y su presupuesto de 3.400 millones de dólares. Entre otras consecuencias, un recorte del 12 por ciento eliminaría la financiación para áreas patrimonio nacional de los Estados Unidos sin especificar (zonas habitadas y cohesionadas que el Congreso considera de importancia nacional). Varias áreas patrimonio nacional contienen y conservan campos de batalla.

Para saber más: ¿Qué animales se extinguirán primero a causa del cambio climático?

La Oficina de Integridad Científica investigará a Pruitt

31 de marzo de 2017: En respuesta a las indagaciones del Sierra Club, la Oficina del Inspector General de la EPA ha enviado la entrevista de Scott Pruitt del 9 de marzo en la CNBC a la oficina de integridad científica de la agencia. Pruitt había restado importancia al papel central de las emisiones en el clima cambiante de la Tierra, una posición en conflicto con el consenso científico. Los portavoces de la EPA defienden a Pruitt argumentando que el director se encuentra en su derecho de tener una opinión diferente. El 6 de abril de 2017 la Oficina del Inspector General declaró que la investigación no tenía un marco de tiempo específico.

Un científico deja la EPA dando un gran portazo

31 de marzo de 2017: El científico medioambiental Michael Cox deja la EPA tras más de 25 años en la agencia, redactando una abrasadora letra de despedida al director de la agencia Scott Pruitt. La carta, que ha obtenido una importante cobertura mediática, arremete contra el gobierno Trump por "trabajar para desmantelar la EPA y a su plantilla lo más rápidamente posible".

Un pesticida evita la prohibición total

29 de marzo de 2017: Contra la recomendación de los expertos en seguridad química de la EPA, su director, Scott Pruitt, rechaza una petición de décadas atrás que reclama la prohibición por parte de la agencia de todos los pesticidas con clorpirifós. En el año 2000, la EPA prohibió su uso en la mayoría de los hogares, pero el pesticida se utiliza en algunas de las 40.000 granjas del país, un empleo cuya paralización habían recomendado los científicos de la EPA. Las investigaciones sugieren que el clorpirifós podría estar vinculado a daños cerebrales en niños y trabajadores agrícolas, incluso en bajas exposiciones. Aun así, Dow Chemical, fabricante de clorpirifós, argumenta que es seguro cuando se usa de manera apropiada. El Departamento de Agricultura estadounidense opina que la decisión de Pruitt será de ayuda para los agricultores estadounidenses.

Acciones climáticas desmanteladas

28 de marzo de 2017: el presidente Trump firma una orden ejecutiva con el objetivo de desmantelar gran parte del trabajo realizado contra el cambio climático que comenzó durante el gobierno de Obama. La orden toma medidas para restar importancia los costes futuros de las emisiones de carbono, retira la monitorización de las emisiones de carbono del gobierno federal, rescinde una moratoria de 2016 sobre el arrendamiento de tierras federales para el carbón, y supone un ataque para las órdenes ejecutivas de Obama y los memorandos que tienen el objetivo de preparar al país para los peores impactos del cambio climático, incluyendo las amenazas a la seguridad nacional.

Lo más destacable de la orden ejecutiva es que comienza el proceso de rescisión del Clean Water Plan de la EPA, regulación de la época de Obama diseñada para reducir las emisiones de dióxido de carbono en las centrales eléctricas nuevas y ya existentes.

Sigue leyendo: Las nueve ciudades más contaminadas

El oleoducto de Dakota, listo para usarse

27 de marzo de 2017: La empresa Energy Transfer Partners, que construye el oleoducto Dakota Access Pipeline, notifica a un juzgado federal que ha bombeado petróleo en el oleoducto colocado bajo el lago Oahe, en Dakota del Norte. El oleoducto, que pretende conectar los campos petrolíferos de pizarra de Dakota del Norte con redes de oleoductos en Illinois, discurre cerca de la Reserva Sioux Standing Rock y a través de tierras prometidas en el Tratado de Fort Laramie en 1851 y posteriormente retiradas. El oleoducto ha provocado protestas por su potencial para contaminar el agua y dañar lugares tribales sagrados, un movimiento que se ha convertido en la mayor protesta nativoamericana en la historia reciente.

Aprobación del oleoducto Keystone XL

24 de marzo de 2017: El Departamento de Estado del gobierno de Trump concede un permiso para la construcción del oleoducto Keystone XL. Este oleoducto de 1.900 kilómetros de largo conectaría las arenas petrolíferas de Alberta con las refinerías de Texas. El presidente Obama había rechazado el proyecto a finales de 2015, debido a la preocupación por que los beneficios económicos del oleoducto fueran una exageración y al miedo del aumento de las futuras emisiones de carbono. En 2014, el Departamento de Estado descubrió que el proyecto incrementaría las emisiones, pero no más que otros métodos de transporte.

El abejorro estadounidense: en peligro de extinción

21 de marzo de 2017: El abejorro Bombus affinis se ha incluido oficialmente en la lista de especies en peligro. Se trata de la primera especie de abejorro y la octava de abeja en obtener protección federal en Estados Unidos. Originalmente, su inclusión en la lista tendría que haber sido oficial el 10 de febrero, pero una orden ejecutiva del 20 de enero la retrasó durante más de un mes, mientras el gobierno de Trump revisaba las regulaciones de Obama que todavía no eran efectivas.

Continúa la financiación para Flint

17 de marzo de 2017: La EPA publica un comunicado de prensa afirmando que la agencia ha concedido 100 millones de dólares al Departamento de Calidad Medioambiental de Michigan. El dinero -proporcionado mediante una ley firmada por el presidente Obama en diciembre de 2016- financiará la mejora de las infraestructuras de agua potable en Flint, Michigan, donde el agua sigue contaminada con plomo.

Artículo relacionado: La guerra por eliminar los residuos plásticos de los océanos

Revisión de los estándares de eficiencia de combustible

15 de marzo de 2017: El director de la EPA, Scott Pruitt, y la Secretaria de Transporte, Elaine Chao, anuncian que la EPA reconsiderará los requisitos de emisiones de la época de Obama para vehículos cuyos modelos sean de entre el 2022 y el 2025. Esta medida podría pronosticar un retroceso de los estándares de Obama conocidos como Corporate Average Fuel Economy (CAFE), regulaciones que pretenden mejorar el ahorro de combustible de los coches. El 12 de enero de 2017, la EPA de Obama intentó fijar sus estándares CAFE, que requieren que los vehículos ligeros tengan una media de eficiencia de combustible de aproximadamente 90 kilómetros por cada 4 litros para el año 2025. El gobierno de Trump y los fabricantes de coches argumentan que este objetivo es inalcanzable.

Amenaza al presupuesto de ciencia y medio ambiente

13 de marzo de 2017: La Casa Blanca publica su primer presupuesto preliminar bajo la presidencia de Trump. Confirmando las semanas de especulaciones, el presupuesto prevé grandes recortes en las agencias estadounidenses de ciencia y medio ambiente -especialmente en la EPA y la NOAA, la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional-, así como en una amplia variedad de programas sociales, en un esfuerzo por incrementar el gasto en defensa en 54.000 millones de dólares. La oposición pública y en el Congreso a estos presupuestos se hizo patente casi de inmediato.

El director de la EPA resta importancia al clima

9 de marzo de 2017: En una ruptura brutal con el consenso científico, el director de la EPA, Scott Pruitt, afirma en una entrevista en el programa Squawk Box que el papel del dióxido de carbono en el cambio climático no está claro. Los científicos internacionales y estadounidenses han vinculado repetidas veces el aumento de las emisiones de carbono con las variaciones en el clima del planeta. Un informe de 2014 realizado por la National Academy of Sciences, el organismo de asesoría científica más importante de Estados Unidos, advertía de que el calentamiento de la Tierra desde la década de 1970 "era principalmente resultado de las mayores concentraciones de CO2 y otros gases de efecto invernadero".

Eliminación de "ciencia" 

7 de marzo de 2017The New Republic informa de que la Oficina de Ciencia y Tecnología de la EPA ha retirado la palabra "ciencia" de su declaración de objetivos, basándose en información proporcionada por la Environmental Data and Governance Initiative. El lenguaje actualizado, que en su lugar enfatiza "estándares de rendimiento alcanzables desde el punto de vista económico y tecnológico", supone el cambio más reciente en la web de la EPA bajo el gobierno de Trump, ya que las actualizaciones de la página restan importancia a las iniciativas climáticas del gobierno de Obama.

No te pierdas: Este pequeño país insular, ejemplo a seguir en la protección de los océanos

Rechazada la petición sobre información de emisiones

2 de marzo de 2017: La EPA revoca una petición de la EPA de Obama para obtener información más detallada sobre las instalaciones de petróleo y gas natural. Dicha petición, finalizada por el gobierno de Obama el 10 de noviembre de 2016, tenía el objetivo de mejorar el seguimiento de las emisiones de metano y compuestos orgánicos volátiles (VOC por sus siglas en inglés) de la industria. Esto se debe a que las instalaciones de petróleo y gas son los mayores emisores de metano del sector industrial. La EPA de Trump había criticado esta norma por su coste estimado de 42 millones de dólares para las industrias petrolíferas y de gas.

No se retirará el plomo de terrenos federales

2 de marzo de 2017: Tras haber ido al trabajo montado a caballo, el Secretario del Interior estadounidense, Ryan Zinke, pasa su primer día en el trabajo rescindiendo una prohibición de la época de Obama sobre munición de plomo en terrenos y aguas federales. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre del gobierno de Obama había aprobado esta prohibición el 19 de enero de 2017, el día antes de la toma de posesión de Trump. La Asociación Nacional del Rifle y las agrupaciones de caza alaban la medida de Zinke por apoyar las contribuciones económicas de la caza, mientras que los grupos conservacionistas la denuncian, señalando que la munición de plomo puede envenenar a la vida silvestre.

La protección de las aguas podría acabarse

28 de febrero de 2017: el presidente Trump firma una orden ejecutiva que solicita formalmente a la EPA que revise la norma “Waters of the United States”, una norma de la era Obama que pretendía aclarar qué aguas estadounidenses serían candidatas a ser protegidas por la jurisdicción de la Clean Water ActDicha normativa había extendido las protecciones federales a algunas cabeceras de cursos fluviales más grandes, humedales y lagos aislados.

Scott Pruitt nombrado director de la EPA

17 de febrero de 2017: El Senado de Estados Unidos confirma el nombramiento de Scott Pruitt como director de la EPA. En su trabajo anterior como fiscal general de Oklahoma, Pruitt había demandado con frecuencia a la EPA por sus regulaciones, liderando una importante demanda de 27 estados contra el Clean Power Plan. Algunos emails publicados días después de la confirmación del nombramiento de Pruitt demuestran que en su época como fiscal general de Oklahoma, Pruitt mantenía una bonita relación con empresas de gas y petróleo.

Artículo relacionado: El calentamiento global ya ha blanqueado dos tercios de la Gran Barrera de coral

Reapertura de los arroyos a los desechos mineros

16 de febrero de 2017: El presidente Trump firma una resolución conjunta aprobada por el Congreso que revoca la  "Stream Protection Rule" ("Norma para la Protección de Arroyos") del Departamento del Interior estadounidense. Dicha norma, finalizada poco después de que el presidente Obama dejara la presidencia, imponía restricciones más estrictas sobre los vertidos de desechos mineros en los arroyos circundantes. Los republicanos del Congreso describían la norma como redundante y onerosa. 

Un CEO de combustibles fósiles nombrado jefe de la diplomacia

1 de febrero de 2017: El Senado de Estados Unidos confirma el nombramiento del consejero delegado de ExxonMobil, Rex Tillerson, como secretario de estado. Los extensos vínculos de Tillerson a los combustibles fósiles provocaron una fuerte oposición a su nombramiento por parte de los medioambientalistas. Existen numerosas preguntas sobre qué harán Tillerson y el gobierno de Trump con la participación del país en el Acuerdo de París, el pacto internacional por el clima negociado durante el gobierno de Obama.

La marcha por la ciencia

25 de enero de 2017: Tras las noticias de que el gobierno de Trump había retirado toda referencia al cambio climático de la web de la Casa Blanca, las redes sociales empezaron a reivindicar una "Marcha de Científicos en Washington", del estilo de la "Marcha de las Mujeres", que rompió todos los récords el 21 de enero. El ímpetu del momento resultó en la planificación de esta Marcha por la Ciencia, programada para el 22 de abril.

Luz verde a los oleoductos

24 de enero de 2017: El presidente Trump expide varios memorándum para acelerar la concesión de permisos para los oleoductos Dakota Access y Keystone XL. Trump también solicita al Departamento de Comercio estadounidense que elabore un plan para asegurar que los oleoductos construidos en el país se fabriquen con acero estadounidense. Sin embargo, informes posteriores aclaran que el memorándum no se aplica en el caso del oleoducto Keystone XL.

Sigue leyendo: Lo que podemos aprender de la "desaparición" de Angkor Wat a causa del cambio climático

El servicio de parques #resiste

20 de enero de 2017: Trump toma posesión como presidente. Minutos después, el Servicio de Parques Nacionales sube una foto en Twitter comparando el público de Trump con la mucho mayor multitud en la toma de posesión de Barack Obama en 2009. Las críticas posteriores de Trump al Servicio de Parques Nacionales provocan un movimiento de "resistencia" no oficial en cuentas de redes sociales que dicen ser funcionarios del gobierno de Estados Unidos.

Salvemos los datos científicos

10 de diciembre de 2016: Con el temor de que el gobierno de Trump trate de borrar o enterrar las bases de datos climáticas de Estados Unidos, el meteorólogo y periodista de clima Eric Holthaus pide sugerencias en Twitter acerca de bases de datos importantes para hacer una copia. Su búsqueda crea un movimiento en todo el mundo académico para crear copias de bases de datos claves, lo que da como resultado "refugios de datos" y la Environmental Data and Governance Initiative.

La victoria de Trump

8 de noviembre de 2016: El promotor inmobiliario Donald Trump gana las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Su amarga victoria llega tras una campaña que ha durado meses y que se ha centrado poco en problemas medioambientales, durante la que denunció las políticas del clima del gobierno de Obama y defendió la industria estadounidense de combustibles fósiles.

Nota del editor: Esta historia se publicó originalmente el 31 de marzo de 2017 y fue actualizada por última vez el 18 de abril de 2017.

Read More