Medio Ambiente

El poder del viento

Por Redacción National Geographic

5 de septiembre de 2010

El viento es el movimiento del aire desde un área de alta presión a un área de baja presión. De hecho, el viento existe porque el sol calienta irregularmente la superficie de la Tierra. Conforme sube el aire caliente, el aire más frío se mueve para rellenar el vacío. Mientras el sol brille, el viento soplará y mientras el viento sople, las personas lo aprovecharán para potenciar sus vidas.

Los antiguos marineros utilizaban velas para capturar el viento y explorar el mundo. Los agricultores utilizaban molinos de viento para moler los granos y bombear el agua. En la actualidad, cada vez más gente utiliza turbinas eólicas para extraer la electricidad de la brisa. Durante la década pasada, las turbinas eólicas han aumentado más de un 25% por año. Aún así, únicamente proporcionan una pequeña fracción de la energía del mundo.

La mayoría de la energía eólica proviene de turbinas que puede ser tan altas como un edificio de 20 plantas y disponen de aspas de 60 metros de longitud. Estos artefactos asemejan gigantes hélices de aeroplanos sobre un palo. El viento hace girar las aspas que hacen girar a su vez un eje conectado a un generador que produce electricidad. Existen otras turbinas que funcionan de la misma forma pero la turbina se encuentra sobre un eje vertical y las aspas parecen gigantescos batidores de huevos.

Las turbinas eólicas más grandes generan suficiente electricidad para suministrar aproximadamente a 600 hogares en EE.UU. Las granjas de viento tienen decenas y, en ocasiones, centenares de estas turbinas en filas en lugares especialmente expuestos al viento como a lo largo de un arrecife. Las turbinas más pequeñas que se erigen en jardines pueden producir suficiente electricidad para un único hogar y un negocio pequeños.

El viento es una fuente limpia de energía renovable que no produce contaminación del aire ni del agua y, dado que el viento es gratuito, los costes operativos son casi cero una vez que la turbina esté montada. La producción en masa y los avances de la tecnología hacen que las turbinas sean más baratas y muchos gobiernos ofrecen incentivos tributarios para estimular el desarrollo de la energía eólica.

Algunos piensan que las turbinas eólicas son feas y se quejan del ruido que producen las máquinas. Estas aspas que rotan lentamente también pueden matar pájaros y murciélagos pero no tantos como matan los coches, las líneas de tensión y las torres de apartamentos. El viento también es variable: si no sopla, no se genera electricidad.

Sin embargo, la industria de la energía eólica está experimentando un boom. Globalmente, la generación se ha multiplicado por más de cuatro entre 2000 y 2006. A finales del año pasado, la capacidad global era de más de 70.000 megavatios. En los EE.UU. hambrientos de energía, un único megavatio es suficiente electricidad para alimentar a unos 250 hogares. Alemania tiene la capacidad de energía eólica más instalada seguida de España, los Estados Unidos, India y Dinamarca. El desarrollo también está creciendo rápidamente en Francia y en China.

Los expertos industriales predicen que, si este ritmo de crecimiento continúa, en 2050 la respuesta a un tercio de la necesidades mundiales de electricidad se estarán en el aire.

Read More