Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso Pincha aquí para más información

Bolsas de tinta de calamar fosilizadas

Bolsas de tinta de calamar fosilizadas

Científicos encuentran por primera vez pigmento en dos bolsas de tinta de calamar fosilizadas de 160 millones de años.

La similitud entre esta antigua tinta y la que encontramos en los calamares de hoy en día sugiere que no ha evolucionado mucho desde el periodo Jurásico.

Este pigmento de color negro llamado eumelanina (un tipo de melanina) se encuentra en todo el reino animal, como por ejemplo, en las plumas de los pájaros, la tinta del calamar o el cabello humano.  Esta sustancia tiene varias funciones, incluida la protección frente al sol y el camuflaje.

Los científicos ya habían encontrado con anterioridad restos de eumelanina en fósiles, pero a través de medios indirectos y menos fiables, como el análisis de supuestos gránulos de melanina, algo muy difícil si tenemos en cuenta que pueden parecer bacterias, como afirma el coautor del estudio John Simon.

Esta vez, en cambio, Simon y su equipo recurrieron a microscopios electrónicos de barrido y espectrómetros de masas para medir las longitudes de onda de la luz y descubrir firmas químicas para identificar la eumelanina en las bolsas de tinta fosilizadas.

Las bolsas de tinta fueron encontradas recientemente en el lecho de un mar ya desaparecido en Reino Unido, y de alguna manera evitaron la descomposición, ofreciendo a los científicos tejidos blandos para su estudio.

«Estábamos emocionados con la idea de poder analizar estos antiguos fósiles», afirma Simon, químico de la Universidad de Virginia (Estados Unidos).

Tinta indeleble

Encontrar el pigmento no fue trabajo fácil. En primer lugar, «estudiar algo negro a través de un espectrómetro siempre es difícil, porque absorbe la luz». Además, tenían que separar los fósiles para estudiar la melanina, y hasta ahora los científicos no han descubierto cómo hacerlo sin destruir la estructura molecular del pigmento.

A través de varias técnicas, sin embargo, el equipo consiguió confirmar que la melanina se había conservado intacta en las bolsas de tinta. Entonces compararon las propiedades químicas del pigmento jurásico con la tinta de los calamares actuales, que la utilizan para huir de sus depredadores.

«Podemos decir, por lo que hemos visto hasta ahora, que no se puede distinguir la tinta antigua de la moderna», afirma Simon.

En cualquier caso, tampoco es tan sorprendente que no haya cambiado en este tiempo, pues «es un mecanismo de defensa muy eficaz», añade.

Además, el estudio nos ofrece un nuevo recurso para saber más sobre el pasado.

«Si miramos atrás y pensamos en todo lo que sabemos de la vida antes de nuestro tiempo, vemos que casi todo lo hemos descubierto a través de la información de esqueletos. Y ahora estamos viendo que además se han conservado tejidos blandos».

Esto «nos permitirá averiguar más sobre especies extintas y su relación con las formas de vida modernas», concluye.

Share

Noticias Relacionadas

Las últimas noticias

Las noticias más leidas

  1. Fox
  2. National Geographic Channel
  3. National Geographic
  4. Nat Geo Adventure
  5. Fox Networks
  6. FoxCrime
  7. Viajar