Usamos cookies en todos nuestros sitios webs para mejorar tu experiencia durante tu navegación así como para obtener datos estadísticos. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. En caso de no hacerlo, entendemos que aceptas su uso. Pincha aquí para más información

Un rinoceronte negro posando en el Parque Nacional de Aberdare, Kenia.

Un rinoceronte negro posando en el Parque Nacional de Aberdare, Kenia.

FOTOGRAFÍA DE STEVE RAYMER, NATIONAL GEOGRAPHIC

Para los rinocerontes blancos de Sudáfrica, el año 2013 ha sido, probablemente, su peor año.

Según el Ministerio de Medio Ambiente de Sudáfrica, 1.004 ejemplares murieron en manos de cazadores furtivos, la cifra más alta desde que comenzó a contabilizarse a principios del siglo pasado.

El dato supera ampliamente los 668 de 2012. ¿El motivo? Sus cuernos son considerados objeto de lujo en algunas regiones de Asia.

Esta escalada ha llevado a los rinocerontes blancos a estar casi en peligro de extinción, según la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza. De acuerdo con Richard Thomas, coordinador de comunicaciones de TRAFFIC, red que se dedica al seguimiento de la vida salvaje, pronto habrá más víctimas de la caza furtiva que nuevos nacimientos de rinocerontes blancos.

Artículo relacionado: «Descubierto un rinoceronte prehistórico en un volcán».

«La situación no está mejorando, a pesar de que la crisis lleva ya siete años», afirma. Hablamos con él sobre su último informe.

¿Qué está ocurriendo?

En primer lugar, hay nuevas pruebas de que los cazadores furtivos están utilizando Mozambique como base de operaciones, para introducirse en Sudáfrica y matar a los animales y también para dirigir desde allí las operaciones de contrabando de los cuernos.

Además, los cazadores furtivos, a menudo, forman parte de poderosas redes criminales relacionadas con otras actividades ilegales (drogas, armas, tráfico de personas).

Estos criminales venden los cuernos en mercados de Vietnam y China, donde son adquiridos por las clases más ricas como símbolo de su estatus.

¿Cuál es la solución?

Como primer paso, Mozambique tiene que intensificar las penas por crímenes contra la vida salvaje, considerados ahora delitos menores.

Tiene que haber más acción sobre el terreno, es decir, más guardas y, por ejemplo, perros especializados en detectar especies en peligro de extinción en fronteras y aeropuertos.

Para Thomas, quizá, lo más importante sería aunar esfuerzos para actuar directamente contra la demanda de cuernos de rinoceronte en Vietnam.

Esto significa no sólo llevar a cabo campañas de concienciación sobre el peligro de los rinocerontes, sino también cambiar la actitud para que los cuernos dejen de ser un objeto de moda.

¿Sería un método eficaz?

Según Thomas, ya ha habido de cambios de actitud similares.

Pensemos, por ejemplo, en el marfil en Japón: fue considerado objeto de lujo, pero gracias, en parte, a las campañas de concienciación sobre la caza furtiva de elefantes, ya no es un objeto popular en el país.

Thomas cree que también veremos cambios así en el caso de los rinocerontes, aunque advierte de que debería ser más pronto que tarde.

Ver galería de imágenes: Transportando a un rinoceronte.

Share

Noticias Relacionadas

Las últimas noticias

Las noticias más leidas

  1. Fox
  2. Foxlife
  3. National Geographic Channel
  4. NGWild
  5. Viajar
  6. Baby tv