Viaje y Aventuras

Descubriendo Cuba

Martes, 7 Junio

Por Redacción National Geographic

6 de julio de 2016

¿POR QUÉ CUBA?

Cuba siempre ha sido un país turístico por excelencia, caracterizándose por tener una economía que depende enormemente de dicho sector. Con el desbloqueo de las relaciones con Estados Unidos, se han reabierto antiguas vías de transporte hacia y desde la isla. Cuba se reabre al mundo y nos muestra su verdadera esencia: la singularidad en lo que a patrimonio histórico se refiere y la riqueza de su biodiversidad.

Cabe destacar que la UNESCO ha declarado nueve emplazamientos cubanos Patrimonio de la Humanidad. Entre estos se incluyen diversos lugares de interés histórico en La Habana, Trinidad, Cienfuegos y Santiago de Cuba. La arquitectura mezcla diferentes estilos –colonial, barroco, neoclásico– y ha sido conservada en perfecto estado, hasta tal punto que caminar por las calles de La Habana Vieja, por ejemplo, es casi como viajar en el tiempo.

Pero si lo que te gustaría es descubrir nuevas plantas y animales, Cuba es tu lugar. Posee una biodiversidad endémica, lo que quiere decir que muchas de sus especies no se pueden encontrar en ninguna otra parte del mundo. Tal es la importancia de su fauna y flora que dos de sus Parques Nacionales también han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En el Parque Nacional Alejandro de Humboldt –el ecosistema mejor conservado de todo el Caribe– un tercio de los mamíferos e insectos y gran parte de los reptiles y anfibios son exclusivos de la isla. El Parque es el hogar de especies endémicas como el carpintero real cubano –ave en grave peligro de extinción–  o el almiquí de Cuba –un pequeño mamífero de la misma familia que los topos, cuya mordedura es venenosa y que también se encuentra en peligro de extinción–.

Además, en Cuba podrás disfrutar de un gran número de playas, idílicas en su mayoría: arena blanca y aguas cristalinas de un intenso color azul. También puedes visitar los diversos cayos cubanos, donde normalmente encontrarás una gran oferta de actividades deportivas y de ocio junto al mar.

¿CUÁNDO VOY?

Esta isla caribeña se caracteriza por el calor agobiante en los meses de verano (de junio a julio). Las temperaturas son más agradables en primavera, especialmente en los meses de abril y mayo, y también en otoño, entre septiembre y noviembre.

Aunque entre junio y septiembre se incrementa la posibilidad de huracanes y lluvias, la meteorología es muy variable, así que no siempre puedes fiarte. Por ello, los meses de abril, septiembre u octubre se presentan como los ideales para visitar Cuba.

ANTES DE VIAJAR

1. Documentación

Asegúrate de solicitar con tiempo tu visado o bien de que tu billete de avión incluye el visado turístico. También tendrás que haber formalizado el seguro de viaje, en caso de que necesites atención médica o sufras algún tipo de incidente.

Un contacto útil: puedes pulsar aquí para ver los datos de contacto de la Embajada española en La Habana.

2. Formas de pago en Cuba

Respecto a la moneda, en Cuba existen dos: el peso cubano (CUP) y el peso cubano convertible (CUC). Aunque ambas se encuentran en proceso de unificación, como turista solamente utilizarás pesos cubanos convertibles (CUC).

Debes saber que esta es una divisa que no se puede conseguir fuera del propio país, por lo que deberás llevar suficiente efectivo –preferiblemente euros, ya que se aplica un cargo adicional al cambio de dólares americanos– para poder obtener la moneda en una casa de cambio una vez llegues a Cuba. Podrás encontrar estos establecimientos en aeropuertos y hoteles.

Para más información: puedes consultar aquí los tipos de cambio actualizados antes de tu viaje.

Respecto al pago con tarjeta, mejor ve olvidándote: la economía cubana se mueve principalmente en efectivo. Los cajeros no son especialmente abundantes y en muchas tiendas o restaurantes no tendrás la posibilidad de pagar con tarjeta. Además, solo se aceptan tarjetas VISAno MasterCard– siempre y cuando no hayan sido emitidas por bancos estadounidenses.

3. Cuestiones de seguridad

Cuba se caracteriza por ser un país muy seguro. Hay presencia policial en las zonas turísticas, con el objetivo de evitar hurtos u otros incidentes. No obstante, debes mantener las precauciones que tomarías en cualquier otro lugar y no perder de vista tus pertenencias.

4. Conexión a Internet en Cuba

Si estabas pensando en compartir en tus redes sociales las fotos de tu viaje mientras estás en Cuba, será mejor que te hagas a la idea de que tendrás que vivir desconectado: Cuba es un país conocido por su falta de conexión y la mala calidad de la misma.

Pero si eres incapaz de vivir offline durante unos días, tendrás que recurrir a Etecsa, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba. Puedes comprar tarjetas prepago en cualquier establecimiento de la empresa y también en hoteles y aeropuertos, y crear una cuenta provisional para acceder. La tarifa por una hora de conexión es de 2 CUC.

5. ¿Necesito vacunarme contra alguna enfermedad?

Para viajar a Cuba, no hay vacunas recomendadas que no sean las de la hepatitis, el tifus y el tétanos, enfermedades contra las que generalmente todos estamos vacunados desde pequeños.

Para más información acerca del sistema sanitario y la vacunación consulta la web del Ministerio de Sanidad.

¿CÓMO LLEGO?

El modo más fácil y rápido de llegar a Cuba es en avión. Existen vuelos directos desde Madrid al Aeropuerto Internacional José Martí (La Habana), que suelen rondar los 600 euros (ida y vuelta) en septiembre. Desde Madrid también existe la posibilidad de viajar al aeropuerto de Varadero, haciendo escala normalmente en Alemania, pero es una opción mucho menos económica. 

Otros aeropuertos españoles como el de Barcelona o Valencia también realizan vuelos con escala a diversos aeropuertos cubanos, aunque la mejor opción sería coger un vuelo nacional hasta Madrid para así poder coger el vuelo directo a Cuba

¿DÓNDE ME ALOJO?

A la hora de buscar alojamiento en Cuba, tienes varias opciones.

Si lo que buscas es estar rodeado de lujo y de todas las comodidades posibles –media pensión o pensión completa, piscina, spa, etc. – puedes elegir una gran variedad de resorts y hoteles de lujo. Por ejemplo, en La Habana podrás quedarte en el célebre Hotel Nacional de Cuba, donde han dormido celebridades como Gary Cooper, Walt Disney, Ava Gardner o Frank Sinatra, por 300 CUC la noche (unos 270 euros).

Si prefieres algo más asequible en pleno corazón de La Habana, el Hotel Conde de Villanueva es la opción perfecta. Situado en un edificio emblemático, esta antigua residencia que lleva el nombre de su habitante más célebre te fascinará. Además, el precio por noche es deaproximadamente 70 €.

Si eres un espíritu independiente y prefieres ahorrarte las aglomeraciones de turistas en los hoteles, puedes buscar apartamentos en alquiler en la web de AirBnB Cuba. En La Habana encontrarás opciones muy económicas: en torno a los 40 € la noche, dependiendo de la zona.

Pero si lo que quieres es ahorrar a la vez que vives una auténtica casa cubana, escoge las casas particulares, la versión cubana de AirBnB. Estas propiedades cuentan con la autorización previa del gobierno cubano y son muy baratas, costando entre 30 y 40 euros la noche. Existe la opción de compartirlas con su propietario o bien alquilar la propiedad entera.

¿CÓMO ME MUEVO?

La mejor opción es desplazarte por el país con los autobuses de la compañía Viazul. Puedes reservar tus viajes con antelación una vez llegues a Cuba en cualquiera de las oficinas de la compañía y, aunque los precios varían dependiendo del viaje, no suelen ser excesivamente caros.

Hay quien apuesta por el alquiler de coches, pero es una alternativa excesivamente cara y arriesgada, ya que las carreteras cubanas no se encuentran en muy buen estado y podrías acabar perdiéndote debido a la falta de señalización.

Aunque si finalmente optas por la opción del coche, evita problemas y alquila un coche con chófer incluido. El precio varía dependiendo del tipo de coche: entre 100 y 80 CUC (90 y 70 euros respectivamente) si se trata de un coche de 4 plazas, y entre 180 y 150 CUC (160 y 130 respectivamente) si cuenta con 8 plazas.

¿DÓNDE COMO?

Respecto a la comida, la gastronomía cubana destaca por tener influencias de diferentes culturas: española, caribeña y africana, entre otras. Y existe un tipo de restaurante muy popular en Cuba donde podrás encontrar la cocina más auténtica: los paladares.

Se trata de restaurantes privados, llevados por particulares con la autorización del gobierno. En ellos podrás disfrutar de platos tradicionales, como por ejemplo de la cocina caribeña en el O'Reilly 304, en La Habana, o de la cocina criolla en el Paladar Estrella, en Trinidad.

¿CUÁLES SON LOS LUGARES IMPRESCINDIBLES?

1. Explorando la capital: cuatro días en La Habana

La primera parada obligatoria es la capital cubana. Aquí podrás sumergirte de lleno en la historia de Cuba simplemente caminando por sus calles. O, si lo prefieres, existe una amplia variedad de museos en los que descubrir el pasado de esta ciudad.

Es imprescindible visitar el barrio de Habana Vieja, el casco histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En este distrito podrás viajar atrás en el tiempo y perderte entre las diversas plazas que conservan su aspecto colonial, como la Plaza de la Catedral o la Plaza de Armas, y admirar edificios emblemáticos como la Catedral de La Habana.

Además, si quieres vivir una experiencia culinaria cubana puedes conseguir una mesa en el emblemático restaurante la Bodeguita del Medio, donde el mismísimo Hemingway disfrutaba de la especialidad de la casa: los mojitos.

Puedes desplazarte hasta el Malecón, un extenso paseo marítimo que culmina en el Castillo del Morro, parada obligatoria donde podrás presenciar la ceremonia del “Cañonazo” a las 21:00, un desfile militar cuyo punto y final lo pone el disparo de uno de los cañones de la fortaleza.

Por último, si lo que buscas es adentrarte en el corazón artístico de La Habana, el pintoresco callejón de Hamel en el barrio de Centro Habana es un hervidero de cultura afrocubana con ritmos de rumba y bailes en plena calle. También es posible reservar mesa en el mítico Cabaret Tropicana, donde podrás asistir a un espectáculo de música y baile tan representativo de Cuba como el ron o los habanos.

2. Desconectando en la naturaleza de Viñales

Si después de recorrer La Habana quieres relajarte durante un par de días lejos del ajetreo urbano, una excursión al Valle de Viñales es lo que necesitas. En esta localidad de Pinar del Río, al suroeste de La Habana, se encuentra el Parque Nacional de Valle de Viñales, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1999.

Las montañas de Guaniguanico, concretamente la Sierra de los Órganos, rodean esta formación natural en la que podrás explorar a tus anchas las diversas cuevas que alberga el parque, visitar el Mural de la Prehistoria o acercarte a una plantación de tabaco para conocer de primera mano cómo se fabrican los emblemáticos puros habanos.

3. De la montaña a la playa: excursión a Cayo Largo

Si eres un amante de los animales, no dejes de visitar Cayo Largo, una pequeña isla que se encuentra al norte de Cuba. Existe la posibilidad de realizar excursiones de un día desde La Habana.

En este pequeño oasis caribeño podrás disfrutar de la fauna, tanto marina como terrestre: peces coralinos, iguanas, pelícanos, flamencos o tortugas marinas son solo algunas de las numerosas especies que habitan este cayo.

4. La Perla del Sur: dos días en Cienfuegos

Esta espléndida ciudad costera puede presumir de poseer la elegancia de la arquitectura francesajunto con el atractivo del Caribe.

Aquí podrás pasear por el magnífico parque de José Martí, donde encontrarás varios monumentos que permanecen como recuerdo de los colonos franceses, como el Arco del Triunfo de Cuba. No te pierdas el Palacio del Valle en la bahía de Cienfuegos, toda una belleza arquitectónica.

Si tu preferencia son las actividades junto al mar, puedes tomar el sol en la Playa Rancho Luna, bucear en sus arrecifes de coral o vivir toda una experiencia nadando con delfines en el Delfinario de Cienfuegos.

5. La ciudad-museo: dos días en Trinidad

Trinidad, célebre antiguamente por su industria de producción de azúcar, destaca ahora por la extraordinaria labor de conservación llevada a cabo para preservar el encanto de su arquitectura. Durante dos días tendrás la oportunidad de viajar en el tiempo caminando por las calles adoquinadas de esta joya colonial cubana.

O, si te sientes con energía, aventúrate por la Sierra del Escambray para descubrir el impresionante parque nacional de Topes de Collantes. Además, si viajas en mayo o junio podrías tener la suerte de vivir las fiestas más populares de la localidad: el Carnaval de Trinidad.

6. Visitando los Jardines del Rey: Cayo Coco y Cayo Guillermo

¿Vuelves a necesitar un descanso de las ciudades? Viaja a Cayo Coco y Cayo Guillermo, situados al norte de Trinidad. La recompensa del viaje te espera al llegar: extensas playas de aguas cristalinas como la Playa Pilar o Playa Flamenco.

Estos mares caribeños, de aguas claras y escasa profundidad, son el lugar idóneo si además de tomar el sol quieres practicar buceo o submarinismo.

7. La Ciudad Héroe: finalizando el viaje en Santiago de Cuba

La parada para los dos últimos días es la antigua capital cubana y segunda ciudad más grande del país. Santiago es la perfecta combinación entre historia, cultura y naturaleza. Ofrece la oportunidad de perderse por las calles de su casco antiguo y así descubrir sus casas coloniales o edificios como el Castillo del Morro y la Basílica de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

Por último, es imprescindible la visita a alguno de sus parques nacionales, entre los que destaca el Parque Baconao, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.