Viaje y Aventuras

Los mejores eventos deportivos

Por Redacción National Geographic

16 de noviembre de 2011

Destreza, resistencia, velocidad… estas son las tres cualidades para definir la carrera automovilística más importante del mundo, las 24 Horas de Le Mans. Una de las cosas que hacen que la competición organizada por el Club de L´Ouest, tenga semejante relevancia es su particular fusión entre el pasado, el presente y el futuro de los circuitos automovilísticos.

La competición se emplaza en un circuito no permanente preparado cada año para la ocasión en la Sarthe, cerca de la ciudad de Le Mans. Dentro de los 46 vehículos que empiezan la carrera, podemos ver la división entre prototipos, utilitarios y coches de carreras que aúnan una sinergia entre el pasado y el presente de la tecnología y la estética, elevando el vehículo a la categoría de protagonista de la función, claro está, junto a su equipo de tres conductores que se turnan para cubrir la distancia en 24 horas.

Este campeonato data de Mayo de 1923, y desde entonces cada Junio esta carrera inunda durante 24 horas 13 kilómetros de la geografía francesa del rugir de los motores de los afortunados en formar parte de uno de los acontecimientos deportivos más importantes del globo.

Tendría que ser harto difícil explicarles a Zeus y el resto de los dioses del Olimpo en lo que iban a convertir sus juegos deportivos… Durante dos semanas, atletas de todo el mundo compiten en diferentes disciplinas deportivas desde finales del S.XIX.

Las rivalidades en esta competición son de lo más diverso… desde la selección de EEUU ganando la medalla de oro frente a la de la URRSS en 1980, pasando por el júbilo de un equipo jamaicano de Bobsleigh que consiguió conquistar los corazones de medio mundo a base de tesón y empeño, hasta  una Argentina que fue capaz de batir al Dream Team de EEUU en 2004 en baloncesto…

A pesar de la división entre juegos de invierno y verano, cada edición podemos ver como atletas y personalidades de todo el mundo se encargan de dar la vuelta al globo portando una antorcha  que simboliza mucho más que unos juegos deportivos.

Treinta naciones jugando, pero millones de personas en paises de todo el planeta abandonan sus quehaceres durante un mes cada cuatro años para ver la disputa por ser el campeón del mundo de futbol.

La final del mundial no deja de ser la punta del iceberg de una serie de encuentros disputados en los tres años anteriores, siendo el lugar donde está lo mejor de lo mejor, las escuadras de elite de todos los continentes de los dos hemisferios del globo.

Durante esta competición, no solo se vive el futbol, la alegría, la tensión, la derrota… todo ello forma parte de una gran fiesta que inunda el mundo durante los días de los encuentros… La gente canta, hace ondear las banderas, toman partido en extrañas supersticiones…

Desde la primera copa del mundo, en 1930, el equipo más relevante ha sido Brasil, que ha ganado cinco campeonatos desde 1958, varios de ellos con uno de los mejores jugadores de la historia al frente: Pelé.

Las rivalidades entre países están altamente arraigadas, como0 la que existe entre Inglaterra y Argentina, u otras nuevas que están naciendo entre países vecinos como EEUU y México.

La Super Bowl es un espectáculo tan comercial como deportivo, habiendo crecido desde no completar el aforo del estadio en 1967, a ser el acontecimiento deportivo más esperado de los 12 meses del calendario gregoriano.

La Super Bowl consiste en 16 partidos regulares y tres rondas de Play- Off, finalizando todo esto en una final entre el mejor equipo de la conferencia Este contra el de la Oeste. El premio más famoso por ganar en una Super Bowl consiste en el anillo de diamantes que lucen los jugadores de equipos contendientes en este duelo.

Las finales de la NBA son uno de los espectáculos más controvertidos del deporte profesional: Se juegan solamente 4 partidos entre la elite del baloncesto de EEUU, ahora sí, para llegar a ella, hay que pasar por los 93 juegos que la preceden. Las finales de la NBA son mucho más que un espectáculo deportivo… es el lugar donde las estrellas quieren estar en primera fila, unos días en los que las mejores animadores del país hacen sus bailes, un entorno del que, para muchos, merece la pena formar parte.

Los cambios en las reglas, los marcadores… son inherentes a la evolución del mejor baloncesto del mundo, una disciplina que, más que basarse en encestar un balón se basa en el espectáculo, en las acrobacias aéreas…en definitiva, mucho más que la simple idea de deporte.

La chaqueta verde, con esto no hace falta más explicación. La forja de leyendas del golf desde 1934, año en el que se disputó por primera vez bajo el nombre de Augusta National Invitation Tournament y lo mantendría durante los siguientes cinco, para pasar posteriormente a tener el apelativo actual. El Masters, a diferencia de otras competiciones deportivas, se vanagloria de ser un torneo de tradición y continuidad, en el cual se juegan 4 días 18 hoyos por jornada.

Jones y Roberts, primeros Masters de Augusta, dejaron una huella indeleble en el deporte, pero fue en 1950 cuando las leyendas y las súper estrellas entraron en juego, con un par de victorias de Ben Hogan y la primera de cuatro de Ben Hogan, que les consolidó como lo números uno de América.

El polo en Argentina está considerado el mejor del mundo, y su Open  es el más conocido del mundo entre los fans de este deporte. El torneo, comenzó llamándose Campeonato Río de la Plata, y se celebra entre Noviembre y Diciembre desde 1893, siendo más viejo que el Tango (cómo bromean las personas cercanas al entorno).

En 1923 la nueva asociación de Polo de Argentina cambió sus instalaciones a Palermo, un lugar con gran tradición de este deporte, y desde allí convirtieron a su país en una potencia dominante desde el fin de la Segunda Guerra mundial.

El torneo se juega en Catedral, los campos del barrio mas chic de la ciudad. El deporte fue introducido en Argentina por los rancheros ingleses, pero pronto fue adoptado por los Gauchos, que ya practicaban un deporte similar llamado el Pato. Para los aficionados al Polo en todo el mundo, el Open de Polo de Argentita es el mayor acontecimiento del año.

Pista central, superficies de hierba… ¿Que mejor plan para pasar una agradable velada en el viejo Londres?  Wimbledon, en el All England Lawn Tennis & Croquet Club, emplazado en el suroeste de la ciudad, este evento es uno de los cuatro que forman parte del Grand Slam, el circuito con mayor importancia dentro del mundo del tenis.

La particularidad de Wimbledon reside en su peculiar bote de la bola, ya que es el único de los eventos del Grand Slam que tiene una superficie de hierba natural.

Este campeonato forma parte de la historia del tenis, ya que, a pesar de ser un deporte inventado en la Francia del siglo XII su forma moderna se moldeó en la Inglaterra del XIX, siendo en 1874 cuando se dio las normas y el reglamento moderno de este, y, tan solo tres años después, Wimbledon ya existía.

Resistencia y velocidad son los obstáculos de la carrera de Grand National. Celebrada por primera vez en 1839, el encuentro de tres días se celebra en el hipódromo de Aintree en Liverpool, Gran Bretaña. Grand National enfrenta a 40 caballos en una carrera de 4.05 kilómetros repleta de obstáculos.

Los retos planteados por los obstáculos requieren la competencia de caballos y jinetes para demostrar una variedad de habilidades de conducción. Los caballos y jinetes tienen que saltar con éxito un total de 30 vallas. Después de saltar la última valla el caballo ha de recorrer 451 metros a la carrera.

El Grand National se lleva a cabo cada abril y capta la atención de Gran Bretaña como ningún otro evento en el calendario deportivo del país. El primer evento, el día de apertura, trae una multitud de 26.000 espectadores a Aintree para el inicio del ciclo de carreras. El segundo día, conocido como Día de Damas, combina el deporte con la moda y es considerado como el punto culminante de la temporada social del norte de Inglaterra. El Grand National es celebrado el último día, completando la extravagancia de tres días de deporte y cultura.