Animales

Avispa del mar

Domingo, 5 Septiembre

Por Redacción National Geographic

La infame cubomedusa desarrolló su temiblemente poderoso veneno para aturdir o matar al instante a sus presas, como peces y camarones, de modo que al luchar para escapar no dañasen sus delicados tentáculos.

Su veneno, considerado entre los más letales del mundo, contiene toxinas que atacan al corazón, sistema nervioso y células cutáneas. Es tan insoportablemente doloroso que hay constancia de que algunas víctimas humanas han entrado en shock y se han ahogado o han muerto por fallo cardiaco incluso antes de alcanzar la orilla. Los supervivientes pueden sufrir fuertes dolores durante semanas, y a menudo les quedan importantes cicatrices en la zona de contacto con los tentáculos.