El 50% de los tiburones del Mediterráneo viven con anzuelos clavados

Algunas de las especies de tiburones del Mediterráneo han desaparecido en un 98%, víctimas de la sobrepesca y la captura accidental.

Thursday, June 18, 2020,
Por Cristina Crespo Garay, National Geographic
Desde mitad del siglo XX se calcula un declive de entre el 96% y el 99,99% ...

Desde mitad del siglo XX se calcula un declive de entre el 96% y el 99,99% en especies como los martillos, tintoreras, marrajo, cailón y zorro, según alerta la Fundación Marilles. 

Fotografía de Shark Med

Imágenes grabadas con un innovador sistema de video submarino remoto han sacado a la luz que el 50% de las tintoreras del mar Mediterráneo presenta anzuelos clavados en sus cuerpos que arrastran largos sedales, algunos con restos de redes y vegetales. En las imágenes puede observarse incluso a algunos de estos animales con la boca dislocada o heridas producidas por las artes de pesca.

Pese a que encontrarlos suele ser difícil, debido a su baja densidad de población y a que son especies pelágicas que viven en alta mar, la ONG Shark Med lleva dos años diseñando este sistema que permite observar de cerca a estos animales. Las primeras imágenes obtenidas muestran cómo la pesca accidental por palangre de superficie compromete la supervivencia de estas especies.

“El único miedo que hay que tener a los tiburones es a su extinción.”

por Aniol Esteban
Fundación Marilles

«Las cámaras remotas -situadas a quilómetros de distancia de la costa- permiten la observación directa de los tiburones en su hábitat natural», explica la organización. «El objetivo es conocer mejor estos animales y su estado de conservación actual; así como cambiar su distorsionada mala reputación que ha eclipsado la verdadera situación de vulnerabilidad en la que se encuentran».

Las islas Baleares, clave en su conservación

El biólogo marino y explorador de National Geographic Manu San Félix es uno de los colaboradores del estudio, que se llevará a cabo en las principales islas del Archipiélago Balear con la colaboración de SavetheMed en Mallorca, de la productora Paleártica Films en Menorca y la Asociación Vellmarí en Ibiza y Formentera.

Un tiburón arrastra una red de pesca clavada en su boca. 

En las imágenes puede observarse incluso a algunos de estos animales con la boca dislocada o heridas producidas por las artes de pesca.

«Baleares puede jugar un papel clave para liderar su conservación en el Meditérraneo», afirma Aniol Esteban, director de la Fundación Marilles. «Un mar con tiburones es un mar en buen estado de conservación. El único miedo que hay que tener a los tiburones es a su extinción».

En esta línea, SharkMed y la Fundación Marilles han aunado fuerzas en un ambicioso proyecto en el Mediterráneo occidental para continuar la  labor de recogida de datos sobre tintoreras y otras especies de tiburones en el mar Balear.  

“La situación es crítica, pero aún estamos a tiempo de revertirla”

Fundación Merilles

«El objetivo principal del proyecto es proporcionar, mediante los datos científicos obtenidos en el estudio, las herramientas necesarias para concienciar sobre la importancia de la recuperación y conservación de los escualos, así como para promover el desarrollo sostenible de las actividades que más les afectan, exigiendo cambios reales y concretos en la pesca, por ejemplo», afirma Agustí Torres, presidente de SharkMed, en el comunicado.

Ante una situación límite

Las tintoreras han sido declaradas como especie en peligro por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), pero la legislación actual no las declara como especie protegida. La organización informa de que otros tiburones de alta mar anteriormente comunes, como el tiburón martillo, el marrajo o el zorro, se encuentran también gravemente amenazados, debido en gran medida a la pesca de palangre dirigida al pez espada o al emperador. «En Baleares este tipo de pesca solo la practica la flota peninsular – principalmente de Carboneras- en aguas exteriores; aunque hace unos días el Govern Balear denunció la presencia de un palangre de superficie en aguas interiores».

Según informa la Funcación Marilles, se ha calculado un declive de entre el 96% y el 99,99% respecto a las poblaciones existentes hasta la mitad del siglo XX para especies como los martillos (Sphyrnaspp.) tintoreras (Prionace glauca), marrajo (Isurus oxyrhinchus), cailón (Lamna nasus) y zorro (Alopias vulpinus). Además, según la Lista Roja de animales en peligro de la UICN, se estima que el 53 % de los tiburones, rayas y quimeras del Mediterráneo están en riesgo de extinción.

Jess Cramp nos explica cómo protege una reserva de tiburones
Este grupo insólito (compuesto, entre otros, por una exploradora de National Geographic y un extraficante de tiburones) se ha aliado para proteger a los tiburones de las islas Cook.

Por otro lado, según el Libro Rojo de los peces de las Illes Balears, de las 56 especies de seláceos registradas, 34 están amenazadas y 17 están en peligro crítico o ya se han extinguido a nivel regional. Estos animales son particularmente vulnerables a la presión pesquera, puesto que son especies de crecimiento lento, tardan en alcanzar la madurez sexual y tienen una baja tasa de fecundidad. Como afirma la fundación, «la situación es crítica, pero aún estamos a tiempo de revertirla».

¿Y las medidas de protección?

Según datos del informe de WWF Tiburones en crisis, España es el país líder en importación y exportación de carne de tintorera de la Unión Europea. Sin embargo, no existe información suficiente sobre el volumen de tintorera capturada por la flota de palangre en el Mediterráneo.

La carne de tintorera y marrajo se encuentra a menudo en la sección de congelados de grandes superficies y en el menú de restaurantes bajo el nombre de “caella”. Por ello, entre otras medidas, estas organizaciones piden la declaración de Baleares como zona de “no consumo de tiburones”.

Además, afirman que la hoja de ruta para salvar a estas especies de la extinción debe contar con un plan nacional para la conservación de tiburones en el Mediterráneo, una mejora del conocimiento sobre la actividad de la flota pesquera y la presencia de tiburones para establecer períodos de protección, así como la implementación de medidas para reducir la mortalidad de los tiburones una vez que han sido atrapados, como por ejemplo, extrayendo los anzuelos, trabajando con anzuelos de bajo impacto o devolviendo los animales al mar sin anzuelos ni cables.

En esta línea, además de denunciar una grave situación muy silenciada, este estudio permitirá apoyar mediante la ampliación de datos e información actual la urgente demanda de estas medidas para la protección de estas especies y del ecosistema mediterráneo.

Seguir leyendo