Historia

La historia y las tradiciones del Ramadán

La observación del primer cuarto creciente marca el comienzo del Ramadán, el mes más sagrado de la cultura islámica. Lunes, 6 Mayo

Por Eslah Attar

Cada año, los musulmanes de todo el mundo esperan la visión del primer cuarto creciente, el primer día oficial del Ramadán, el noveno mes del calendario islámico y el más sagrado de la cultura islámica.

El inicio del Ramadán fluctúa cada año porque el calendario lunar islámico sigue las fases lunares. El comité de observación de la luna en Arabia Saudí determina el comienzo y el final del Ramadán. El primer día es el día después de que el comité observe una nueva luna en cuarto creciente, algo complejo porque es bastante tenue y solo es visible durante 20 minutos. Si la luna no se observa a simple vista debido a la niebla o las nubes, se utilizan los cálculos lunares para predecir si se encuentra en el cielo. Este año, se prevé que el Ramadán comenzará el 6 de mayo y terminará el 3 de junio con las celebraciones de Aíd al Fitr.

El origen del Ramadán

El Ramadán, uno de los meses del calendario islámico, también formaba parte de los antiguos calendarios árabes. La denominación «Ramadán» procede del lexema árabe «ar-ramad», que significa «tórrido». Los musulmanes creen que, en el 610 d.C., el arcángel Gabriel se le apareció al profeta Mahoma y le reveló el Corán, el libro sagrado del islam. Se cree que la revelación, Laylat Al Qadar —o «Noche del Destino»—, habría ocurrido durante Ramadán. Los musulmanes ayunan durante ese mes para conmemorar la revelación del Corán.

El Corán consta de 114 capítulos y se consideran las palabras directas de Dios o Alá. Los hadith, o los pensamientos y actos del profeta Mahoma relatados por sus compañeros, suplementan el Corán. Juntos forman los textos religiosos del islam.

“El ayuno es un escudo, por lo tanto, la persona que observa el ayuno debe evitar las palabras obscenas y el comportamiento ignorante. Si alguien abusa de él o empieza a pelearse con él, debería responder diciendo: «Estoy ayunando. Estoy ayunando».”

por SAHEEH AL-BUKHARI, COMPAÑERO DEL PROFETA MAHOMA

El mes de celebración

Durante el Ramadán, los musulmanes crecen a nivel espiritual y fortalecen sus vínculos con Alá. Lo hacen rezando y recitando el Corán, actuando de forma intencionada y desinteresada, y absteniéndose de cotillear, mentir y pelear.

Durante el mes de ayuno, los musulmanes también se abstienen de beber alcohol y mantener relaciones sexuales del amanecer al atardecer. El ayuno es obligatorio para todos los musulmanes, excepto para personas enfermas, embarazadas, ancianas, que viajan o que menstrúan. Los días que no se ayuna pueden compensarse durante el resto del año, todos seguidos o en días separados.

Las comidas son oportunidades para reunirse con otras personas de la comunidad y romper juntos el ayuno. El desayuno previo al amanecer, o suhoor, suele tener lugar a las 4 de la mañana, antes del primer rezo del día, fajr. La comida de la tarde, iftar, puede empezar cuando finaliza el rezo del atardecer, Maghreb, normalmente sobre las 19:30. Desde que el profeta Mahoma rompió el ayuno con dátiles y un vaso de agua, los musulmanes consumen dátiles en el suhoor y el iftar. Los dátiles, un alimento básico de Oriente Medio, son ricos en nutrientes, fáciles de digerir y aportan el azúcar que necesita el cuerpo tras un largo día de ayuno.

Tras el último día del Ramadán, los musulmanes celebran Aíd al Fitr, tres días de celebración en los que los musulmanes se reúnen para rezar, comer, intercambiar regalos y presentar sus respetos a los parientes fallecidos.

Los cinco pilares del islam

Estos pilares son fundamentales en las vidas de los musulmanes.

  • Sawm: ayuno del amanecer al atardecer durante el Ramadán.
  • Shahadah: tener fe en que no existe otra deidad salvo Dios y el profeta Mahoma (la paz sea con él) como su mensajero.
  • Zakat: dar dinero a obras de caridad.
  • Salah: rezar cinco veces al día.
  • Hajj: el peregrinaje a la Meca al menos una vez en la vida, si se puede.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo