Los plásticos explicados de la A a la Z

¿Qué son los microplásticos? ¿Y una isla de basura? Este glosario ayuda a demitificar la contaminación por plásticos.jueves, 17 de mayo de 2018

Por Elizabeth Atalay, Laura Parker, Heidi Schultz
Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

El mundo del plástico contiene muchos términos que generan confusión, según hemos podido descubrir a medida que informamos e investigamos sobre el tema para el número de junio de la revista National Geographic. Incluso el consumidor de plásticos más bienintencionado puede haber encontrado dificultades a la hora de distinguir los plásticos «buenos» de los «malos». Por eso hemos preparado un breve glosario para ayudar a desmitificar la terminología.

Aditivos

Se denominan aditivos los productos químicos añadidos durante la fabricación de productos plásticos para hacerlos más duros, seguros, más o menos flexibles, o proporcionar una serie de características deseadas. Entre los aditivos habituales se encuentran los hidrófugos, los pirorretardantes, los estabilizantes, los pigmentos o los inhibidores de rayos UV. Algunos de estos aditivos pueden contener sustancias con potencial tóxico.

Biodegradable

Un producto biodegradable debe ser descompuesto en materia prima natural por microorganismos en un periodo de tiempo razonable. Biodegradar es más detallado que descomponer o degradar. Cuando se dice que muchos plásticos se descomponen, simplemente se convierten en fragmentos más pequeños de plástico. No existe ningún estándar ampliamente aceptado para etiquetar un producto como «biodegradable», lo que significa que no existe una manera clara de definirlo y los fabricantes lo usan de forma poco coherente. Algunos estados han prohibido el uso del término hasta que se acuerde un estándar claro.

Te mostramos la cantidad total de desechos plásticos que contaminan nuestro planeta.

Bioplásticos

Este término flexible se usa actualmente para todo un espectro de plásticos que engloba los plásticos con base de combustibles fósiles o biológica que son biodegradables, y los plásticos con base biológica que no son biodegradables. En otras palabras, que algo sea un «bioplástico» no garantiza que esté fabricado a partir de una fuente no tóxica o que no emplee combustibles fósiles, ni que sea biodegradable. Este gráfico de European Bioplastics enumera varios de los principales tipos de bioplásticos.

Compostables

Para que un objeto sea compostable, debe ser capaz de descomponerse en sus elementos naturales (o biodegradarse) dentro de un «entorno de compostaje razonable», que es variable. Algunos plásticos son compostables, aunque la mayoría no forman compost en un montón típico de compost de jardín. En lugar de eso, requieren mucho más calor durante un periodo específico para biodegradarse del todo.

Según Rhodes Yepsen, del Instituto de Productos Biodegradables, «existen estándares y certificados para plásticos compostables (aquellos que se biodegradan en un entorno de compostaje), pero la mayoría solo tienen certificados para el compostaje a escala industrial, que alcanza como mínimo los 54 grados... Los plásticos compostables forman parte de los programas residenciales y comerciales de compostaje de restos de alimentos en grandes ciudades como San Francisco, Seattle, Minneapolis y Nueva York, pero estos programas no están disponibles en todas partes, y algunos compostadores solo aceptan comida, por miedo a la contaminación».

Giros oceánicos

Existen cinco giros principales en la Tierra, grandes sistemas de corrientes oceánicas en rotación, generados por mareas y vientos globales: los giros del Pacífico Norte y Sur, los giros del Atlántico Norte y Sur y el giro del océano Índico. Los giros recogen y concentran desechos marinos formando grandes islas de basura. Todos los giros importantes tienen islas de basura y cada vez más se encuentran nuevas islas en giros más pequeños.

Islas de basura

Gracias a la acción de las corrientes oceánicas, los desechos marinos suelen acumularse dentro de giros oceánicos (ver definición anterior), formando lo que se conoce como isla de basura. En los giros más grandes, estas «islas» pueden tener superficies de 2,5 millones de kilómetros cuadrados. La mayoría del material es plástico.

El término isla es un nombre poco apropiado, ya que sugiere que la basura es tan densa que forma islas flotantes. En realidad, estas islas se parecen más a una sopa, ya que gran parte de los restos son microplásticos y la basura se distribuye a lo largo de la columna de agua y no solo flota en la superficie. Una de las mayores concentraciones de desechos marinos se conoce como isla de basura del Pacífico (o gran mancha de basura en el Pacífico) y se encuentra entre California y Hawái, en el Pacífico norte.

¿Por qué consumen plástico estas diminutas criaturas marinas?

Microplásticos

Los microplásticos son partículas de plástico con una dimensión máxima inferior a cinco milímetros. Existen dos tipos de microplásticos: primarios y secundarios.

Los microplásticos primarios incluyen las bolitas de resina que se funden para fabricar productos plásticos —también conocidas como nurdles— y microesferas añadidas a productos como cosméticos, jabones y pasta de dientes a modo de abrasivos. Los microplásticos secundarios son el resultado de la fragmentación de objetos de plástico más grandes. Las microfibras son filamentos de plástico individuales que se unen para componer tejidos como el poliéster, el nylon, el acrílico, etc. El desgaste y el lavado liberan microfibras en el aire y el agua.

PET

El PET, o polietileno tereftalato, es uno de los polímeros más usados. Es un plástico transparente, fuerte y ligero que pertenece a la familia del poliéster. Se usa para fabricar objetos del hogar como fibras, tejidos, botellas de bebidas y envases de alimentos.

Plásticos de un solo uso

Los productos plásticos diseñados para ser utilizados una sola vez, como las finas bolsas de la compra y el film transparente que sella comida o juguetes, se conoce como plástico de un solo uso. Aproximadamente el 40 por ciento de los plásticos no reforzados con fibras se emplean en envasado. Los medioambientalistas suelen instar a la gente a reducir el empleo de plásticos de un solo uso y optar en su lugar por objetos multiusos más duraderos, como cantimploras de metal o bolsas de algodón.

Polímeros

Los plásticos, también denominados polímeros, se producen enlazando pequeños «bloques de construcción» conocidos como monómeros. Estos bloques están compuestos de grupos de átomos derivados de productos naturales o de la síntesis de elementos químicos primarios del petróleo, el gas natural o el carbón. Para algunos plásticos, como el polietileno, la unidad repetida puede ser un solo átomo de carbono y dos átomos de hidrógeno. En otros plásticos, como los nylons, la unidad repetida debe tener 38 átomos o más. Una vez unidas, las cadenas de monómeros se vuelven fuertes, ligeras y duraderas, lo que les confiere utilidad y las vuelve problemáticas cuando nos deshacemos de estos productos de manera descuidada.

Reciclaje de un solo flujo

Un sistema en el que todos los productos reciclables —periódicos, cartón, plástico, metal, vidrio— se colocan en un solo contenedor de reciclaje. Los reciclables son clasificados por máquinas o a mano en el centro de reciclaje, y no por los particulares. Este enfoque tiene pros y contras. Sus partidarios dicen que aumenta la participación pública en el reciclaje, pero sus detractores afirman que produce más contaminación —al hacer que algunos reciclables acaben en vertederos— y su procesado es más caro.

Redes fantasma

El equipo de pesca —gran parte hecho de plástico— que ha sido abandonado, descartado o perdido suele describirse como «fantasma». Este incluye redes, líneas, trampas, boyas y otros materiales. Estos desechos pueden atrapar y matar a animales marinos, como tortugas, ballenas, tiburones, delfines, focas, peces y aves marinas. También puede sofocar al coral. Una estimación afirma que cada año se abandonan cientos de miles de toneladas de equipo de pesca en el océano.

Seguir leyendo