Planeta Hostil

Este fotógrafo promueve la conservación de los océanos a través de sus imágenes

El instructor de buceo Shane Gross combina su pasión por la fotografía con la conservación del océano para crear conciencia. Miércoles, 8 Noviembre

Por Sarah Polger
Fotografías de Shane Gross

 «Lo que hay entre el mundo submarino y el de la superficie es lo que hace que la fotografía sea especial», afirma el fotógrafo Shane Gross. Gross, cuya pasión por la conservación de los océanos le viene de cuando era niño, aspiraba a pasar toda la vida en el océano. Con el tiempo, su camino hacia la biología marina fue cambiando hacia la fotografía. «Descubrí que la fotografía era una forma mejor de acercarme a los animales que tanto adoro», afirma Gross.

En la actualidad, Gross vive y trabaja en las Bahamas como instructor de buceo y fotografía durante todo el año. Se ha presentado a la edición de este año del concurso Fotógrafo de Naturaleza del Año de National Geographic para mostrar su obra. «No creo que sea el único que se siente superado por todos los problemas que amenazan nuestro planeta, pero creo que al poner mi pasión y mis habilidades al servicio de la conservación de los océanos puedo marcar una pequeña diferencia, y eso es lo que me motiva hoy en día», afirma.

Gross planea cuidadosamente cada sesión y suele trabajar con científicos en cada lugar para entender mejor a los animales y los entornos que fotografía. Cuando visitó la reserva marina de Jardines de la Reina, en Cuba, Gross quería capturar una nueva perspectiva de los tiburones de la región. Gross fijó su cámara a una roca, apuntándola hacia la superficie del océano, y empleó un temporizador remoto para retratar la vida marina de la zona. «Estos tiburones no son precisamente tímidos, pero sí mantienen una separación de al menos un metro y medio, así que quería sacarme de en medio. Pensé que había más posibilidades de que tuvieran la curiosidad suficiente para nadar hacia la cámara sin un buzo detrás que les asustara. No conseguí sacar la foto que tenía en mente, pero esta es aún mejor».

Para sacar un primer plano más personal de un cocodrilo, Gross comenzó a trazar su plan mucho antes de meterse en el agua. «Tuve unos seis meses de preparación antes de entrar en el agua, así que cuando vi al primer cocodrilo en los manglares sentí unas ganas enormes de meterme», recuerda Gross. La paciencia fue clave para retratar los sorprendentes reflejos bajo el agua. «El cocodrilo era muy tímido. Tardé casi dos horas en acercarme muy despacio al cocodrilo hasta que empezó a tolerar mi presencia. Solo saqué unas cuantas fotos antes de que la gente del barco empezara a gritarme que era hora de irse. Nunca tienes tanto tiempo como te gustaría cuando fotografías bajo el agua».

¿Qué será lo siguiente para Gross? Ahora mismo está trabajando en una historia sobre el mero estriado, un pez caribeño en peligro de extinción que, según él, suele aparecer en los menús de restaurantes caribeños. Este mes irá junto a un equipo de científicos a un conocido punto de desove. «Lo intenté el año pasado, pero nos lo perdimos. Sin embargo, encontramos trampas ilegales llenas de meros. Espero que este año cambie mi suerte (y la de los meros)».

Gross sigue sintiendo pasión por educar al público y crear fotografías que narren la historia de la vida en el océano.

«Si no estás seguro de si los peces que comes son sostenibles o si nunca te has preguntado por el impacto de tu dieta, por favor, considera esto un toque de atención. Lo que compras en el supermercado o pides en un restaurante tiene un gran impacto».

Puedes ver más fotografías de Shane Gross en su página web.

¿Crees que tienes la foto ganadora? Sube tu mejor fotografía de naturaleza para tener la oportunidad de convertirte en el Fotógrafo de Naturaleza del Año 2017 de National Geographic. El concurso terminará el 17 de noviembre.