Así se convierte en hielo el agua hirviendo

Cuando bajan las temperaturas, el agua hirviendo puede congelarse casi al instante. Cuando el agua alcanza 0,01°C, puede existir en forma líquida, gaseosa y sólida al mismo tiempo. El agua líquida hirviendo hace que las moléculas se alejen hasta que alcanza un estado gaseoso. Tirar agua hirviendo en aire gélido la convierte en gotitas calientes y como están tan calientes empiezan a evaporarse. El aire frío no puede albergar tanto vapor de agua como el aire más caliente, y el agua se condensa. Las gotitas se congelan enseguida, convirtiéndose en cristales de hielo y creando un ejemplo precioso de ciencia en acción.