Animales

Este podría ser el ictiosaurio más grande descubierto hasta la fecha

El hallazgo de un ictiosaurio de 26 metros sugiere que otros huesos aislados de Reino Unido también podrían pertenecer a estos monstruos marinos prehistóricos.Tuesday, April 10, 2018

Por John Pickrell - National Geographic
La ilustración muestra a unos Shonisaurus, ictiosaurios de 21 metros similares a la criatura recién descubierta.

En el suroeste de Inglaterra se han descubierto los restos de un antiguo reptil marino gigante. El animal, conocido como ictiosaurio, vivió hace unos 205 millones de años y medía hasta 26 metros de largo, casi la longitud de una ballena azul, según los autores de un estudio que describe el fósil publicado en PLOS ONE.

Los libros de texto de biología han hablado durante mucho tiempo de la ballena azul como el animal más grande que ha vivido en el planeta, pero este y otros fascinantes hallazgos fósiles sugieren que podrían haber existido criaturas de mayor tamaño surcando los océanos de la Tierra.

¿Qué es este animal?

Los ictiosaurios fueron los contemporáneos marinos de los dinosaurios, con formas corporales similares superficialmente a las de los delfines. Alcanzaron su mayor diversidad hace unos 210 millones de años, en el Triásico Superior, pero algunos perduraron hasta el Cretácico Superior. Desaparecieron del registro fósil unos 25 millones de años antes de la extinción masiva que aniquiló a los dinosaurios no aviares.

Esta mandíbula reconstruida perteneció al ictiosaurio de 26 metros.

La mayoría de ictiosaurios eran mucho más pequeños que la criatura recién descubierta. Varias especies del género Ichthyosaurus también descubiertas en Reino Unido medían solo entre 1,5 y 3,3 metros de largo.

¿Cómo lo han encontrado?

El cazador de fósiles autodidacta y coautor del estudio Paul de la Salle estaba peinando la playa de Lilsotck, Somerset, en mayo de 2016 cuando encontró un enorme y desconcertante fragmento de hueso fosilizado. Sospechando que podía pertenecer a un ictiosaurio, envió las imágenes a los expertos en reptiles marinos Dean Lomax, de la Universidad de Manchester, Reino Unido, y Judy Massare, en The College at Brockport de la Universidad del Estado de Nueva York.

Tras más búsquedas, se encontraron cinco fragmentos fósiles que encajaban formando un hueso de casi un metro, que los científicos identificaron como la mandíbula inferior de un ictiosaurio. Basándose en el tamaño del hueso, los científicos creen que el ictiosaurio era más grande que cualquier otro conocido.

¿Cómo lo averiguaron?

Lomax y Massare viajaron a Alberta, Canadá, para examinar el fósil mucho más completo de un Shonisaurus sikanniensis, un ictiosaurio de 21 metros de largo descubierto en 2004. Tras comparar el nuevo fósil con el mismo hueso de la mandíbula del Shonisaurus, descubrieron que el nuevo hueso era un 25 por ciento más grande. Calcularon la escala del cuerpo completo del animal: una longitud estimada de 26 metros.

Reconstrucciones del ictiosaurio gigante Shonisaurus muestran la estructura de su esqueleto y su posible aspecto en vida.

¿Por qué es importante este descubrimiento?

Lomax dice que el descubrimiento ha hecho que reinterpreten toda una serie de huesos aislados descubiertos cerca de la aldea de Aust en Gloucestershire, Inglaterra. Se creía que estos fragmentos, algunos de ellos recogidos en 1850, eran una extremidad u otros huesos de dinosaurios terrestres, una interpretación que nunca encajó del todo.

Los científicos se dieron cuenta de que los fragmentos también pertenecían a ictiosaurios gigantes, quizá a algunos más grandes que el animal identificado recientemente.

«Lo comparamos con los huesos de Aust y, tan pronto como lo vi en persona, me quedé boquiabierto», afirma Lomax. «Me di cuenta de que era un ictiosaurio gigante, el más grande descubierto en Reino Unido».

Darren Naish, paleontólogo en la Universidad de Southampton, Reino Unido, está de acuerdo en que los tamaños de todos los huesos son impresionantes. Naish forma parte de un equipo diferente que examinó recientemente los huesos de Aust y concluyó de forma similar que pertenecían a ictiosaurios enormes.

Coincide con las estimaciones de tamaño de los autores del estudio y afirma que estos animales «se acercaban o superaban en tamaño a varias ballenas barbadas».

Seguir leyendo