Unos leones devoran a tres supuestos cazadores furtivos de rinocerontes

En una reserva de caza sudafricana, en torno al territorio de los leones, se encontraron pan, armas y restos humanos.viernes, 6 de julio de 2018

A últimas horas del pasado 3 de julio, se encontraron en Sibuya, una reserva de caza sudafricana, las armas y las partes del cuerpo de tres supuestos cazadores furtivos de rinocerontes. Parece que habían sido devorados por una manada de leones, según informaron medios locales.

Al parecer, los perros de una unidad antifurtivos reaccionaron ante algo inusual durante una patrulla matutina el lunes, pero no fue hasta la tarde del martes cuando vieron un cráneo en el territorio de los leones. Fue entonces cuando el dueño de la reserva Nick Fox salió con una unidad antifurtivos para investigar.

Encontraron suministros —mochilas, armas y pan— repartidos por todas partes. «Los restos humanos también podían verse claramente», contó Fox al medio sudafricano HeraldLIVE. La noche del martes estaba demasiado oscuro para investigar de forma segura, de modo que la unidad regresó el miércoles y tranquilizó a los leones para peinar la escena.

Fox y otros compañeros descubrieron que solo quedaban un cráneo y varios fragmentos del hueso pélvico de las personas que habían sido aparentemente atacadas. Creen que había tres hombres, ya que encontraron tres pares de zapatos y guantes. El equipo que reunieron en torno al territorio de los leones indica un objetivo ilegal, según contó el equipo de Fox.

«Iban armados, entre otras cosas, con un rifle muy potente con silenciador, un hacha y cortadores de alambre, y llevaban comida para varios días. Son los distintivos de un intento grupal de matar rinocerontes y quitarles sus cuernos», contó Fox al medio local RNEWS. Han solicitado helicópteros para escudriñar los densos matorrales en busca de supervivientes que pudieran estar escondidos.

Galería relacionada: Las devastadoras consecuencias de la caza furtiva de rinocerontes

La caza furtiva de rinocerontes es una crisis constante en Sudáfrica, donde vive el 80 por ciento de la población de rinocerontes. Aunque en 2007 solo habían asesinado ilegalmente a 13 rinocerontes, en 2017 mataron a más de 1.000.

La semana pasada, los medios locales informaron de que un rinoceronte blanco llamado Bella fue abatido por furtivos para poder extraerle el muñón de 2,5 centímetros de su cuerno, solo una semana después de que ella y otros dos rinocerontes fueran descornados como medio de protección. Bella y su cría vivían en el parque de Kragga Gamma, a pocas horas en coche al oeste de Sibuya.

Sin embargo, en este caso venció la naturaleza. No es sorprendente que los leones vieran a los tres humanos, de pie entre densos matorrales, como comida. «Casi cualquier organismo cerca de leones sería una posible presa y que la gente crea que son una excepción es una locura», contó Luke Dollar, director de programa de la Iniciativa Big Cats, a National Geographic en 2015.

Las víctimas del ataque de los leones todavía no han sido identificadas, pero el capitán Mali Govender, portavoz de la policía, dice que el rifle descubierto en el parque «se enviará a un laboratorio de balística para determinar si se usó en otros delitos de caza furtiva».

Seguir leyendo