Animales

El gorila de montaña se aleja un paso de la extinción

La actualización de Lista Roja de Especies Amenazadas muestra una mejoría en las poblaciones del gorila de montaña y la ballena de aleta, pero alerta por la sobrepesca. viernes, 16 de noviembre de 2018

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Los gorilas de montaña solo viven en los densos bosques en y entorno a las montañas de Virunga en Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo.

Tras rozar los 680 individuos en 2008, las poblaciones del gorila de montaña, diez años más tarde, superan los mil ejemplares. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha presentado la actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas, donde muestra que esta especie (Gorilla beringei beringei) ha dejado atrás la clasificación de “en peligro crítico”, aunque continúa estando “en peligro”.

Este logro ha tenido como principal causa las labores de conservación de los últimos años, reflejadas en el control de la caza furtiva y la protección de los hábitats, dos de las mayores amenazas para las especies de la lista. Casi 97.000 animales y plantas se incluyen en la Lista Roja, con 26.840 en peligro de extinción, 10.000 más que hace diez años.

“La más reciente actualización de la Lista Roja de la UICN ilustra el poder de las medidas de conservación, con las recuperaciones que estamos viendo de la ballena de aleta y el gorila de montaña”, ha afirmado Inger Andersen, Directora General de la UICN, en un comunicado. “Estos éxitos de conservación son una prueba de que los ambiciosos esfuerzos de colaboración de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil pueden revertir la tendencia de la pérdida de especies”.

Hace dos años, la UICN afirmaba que cuatro de los seis grandes simios estaban a un paso de la extinción. Hoy, el hábitat del gorila de montaña cubre 792 kilómetros cuadrados protegidos en el macizo de las Virunga y la región de Bwindi-Sarambwe.

Gracias a las intensas labores de conservación, se han puesto en marcha patrullas contra la caza furtiva e intervenciones veterinarias, como eliminación de trampas. También el compromiso de las comunidades que viven alrededor de los hábitats ha sido clave para lograr este punto de inflexión en lugares como Ruanda, Uganda, la República Democrática del Congo.

“Si bien es una noticia fantástica que las poblaciones de gorilas de montaña estén aumentando, esta subespecie aún está en peligro y, por lo tanto, los esfuerzos de conservación deben continuar”, declaraba la Dra. Liz Williamson, del Grupo de Especialistas en Primates de la CSE de la UICN.

Esperanza para las ballenas

El rorcual común o ballena de aleta (Balaenoptera physalus) ha mejorado de “En Peligro” a “Vulnerable”  tras las prohibiciones de caza de ballenas. Sus poblaciones casi se han duplicado desde la década de los 1970, llegando a los 100.000 individuos adultos. Aunque esta especie ha sido protegida desde 1980, los resultados no han sido visibles hasta ahora debido

Amenazada también por la sobreexplotación de su grasa, aceite y carne, las poblaciones de la ballena gris (Eschrichtius robustus) también ha pasado de encontrarse “en peligro crítico” a “en peligro”.

Según ha declarado el presidente del Grupo de Especialistas en Cetáceos de la UICN, Randall Reeves, estos logros han sido posibles “gracias a las prohibiciones de caza comercial, a los acuerdos internacionales y a diversas medidas de protección”, haciendo hincapié en que “los esfuerzos de conservación deben continuar hasta que las poblaciones ya no estén amenazadas”.

La sobrepesca amenaza la biodiversidad

La Organización también revela en esta nueva actualización que 54 especies de peces de dos pesquerías importantes están amenazadas por la pesca no sostenible, lo que pone de manifiesto que la sobrepesca está causando un declive de las especies de peces en partes del mundo en desarrollo, poniendo en peligro también la seguridad alimentaria.

El agotamiento de las poblaciones de peces supone una gran amenaza para la seguridad alimentaria, sobre todo en las zonas costeras de los países que se encuentran en vías de desarrollo.

“Necesitamos con urgencia que se refuerce y se sostenga una acción efectiva de conservación”, afirma Andersen. “La actual cumbre de la ONU sobre la biodiversidad, en Egipto, ofrece una valiosa oportunidad para una acción decisiva para proteger la diversidad de la vida en nuestro planeta”.

Seguir leyendo