¿Puede la pandemia del coronavirus contagiarse a los animales?

La secuencia genética muestra que el COVID19 es un pariente cercano de otro coronavirus que se halló en murciélagos y, en su transmisión al humano, podría haberse visto implicado un huésped intermediario.

Thursday, March 12, 2020,
Por Cristina Crespo Garay, National Geographic

Que el coronavirus surgió en un mercado negro de animales salvajes de Wuhan es tan solo uno de los múltiples rumores sobre el COVI19 y que ha llevado uno de los focos de preocupación hacia los animales. Los datos de su secuencia genética muestran que el COVID-19 es un pariente cercano de otro coronavirus que se halló en poblaciones del Rhinolophus o murciélago de herradura y, según afirma la Organización Mundial de Salud Animal, existe la posibilidad de que en la transmisión al humano se haya visto implicado un huésped intermediario.

La alarma sobre el posible contagio de humanos a animales, y viceversa, se desató cuando el pasado 28 de febrero, Hong Kong descubrió el primer positivo en un perro del COVID19, y el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación del país emitió una declaración el 4 de marzo, tras diversas pruebas positivas.

«Después de que el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación tomara medidas proactivas y de prevención para establecer una cuarentena para los animales de las personas diagnosticadas con el COVID19, encontraron una leve carga viral en el hocico y la boca de un pequeño perro sano de 17 años», afirmó en un videocomunicado Vanessa Barrs, catedrática de salud y enfermedad de animales de compañía del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Salud Pública de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong. 

Sin embargo, «el perro no está enfermo y no tiene síntomas. La buena noticia es que no hay absolutamente ninguna evidencia de que los animales estén involucrados en el contagio de este coronavirus», afirma.

A pesar de que en las últimas semanas, los expertos han hecho rápidos progresos en la identificación de la etiología viral de esta pandemia y el desarrollo de diagnósticos, las preguntas importantes aún están por responder. De por sí la información de esta cepa escasea y, a pesar de que diversas organizaciones internacionales monitorizando activamente todos los datos, los niveles de conocimiento sobre su afectación en animales rozan los mínimos.

Abandono masivo de animales en China

«Las pruebas disponibles actualmente sugieren que el virus COVID-19 tiene origen animal», ha afirmó la Organización Mundial de Salud Animal. «Las investigaciones en curso son de vital importancia para identificar el origen animal (incluyendo las especies afectadas) y establecer el papel fundamental de un reservorio animal en esta enfermedad.  A pesar de todo, hasta el momento, no hay evidencia científica suficiente para identificar ese origen o determinar la vía de transmisión de origen animal al humano».

Mientras los científicos trabajan para intentar probar el origen animal del virus, las mascotas están pagando las consecuencias de estas especulaciones y mitos, que se difunden con la misma rapidez que el virus. En China, los abandonos de perros desde la noticia del Pomeranian infectado se cuentan por miles, e incluso el Gobierno ha hablado de matanzas preventivas.

Debido a la falta de información y al pánico, se han dado incluso casos extremos de personas que han matado a sus animales tirándolos por la ventana, según publicaba ayer eldiario.es en una entrevista al periodista Zigor Aldama, con base en Shanghái. «También hay casos de perros y gatos callejeros con los que han acabado a palos”, afirma en el mismo medio.  

«Por favor no abandones a tu mascota», afirmó Barss ante esta situación, «puedes llevar tranquilamente a tus perros de paseo, y si te preocupa la contaminación de sus patas, puedes lavarles con un poco de agua y jabón o con gel higienizador a la vuelta al hogar. Es muy importante saber la responsabilidad que debes tener con tus animales, como dueño eres responsable de su salud y su bienestar».

Potencial zoonótico desconocido

«Lo que sabemos es que esta epidemia está siendo contagiada de humanos a humanos y no hay evidencia alguna de que este perro haya contagiado a humanos o a otros perros. La gente no necesita preocuparse o alarmarse acerca de sus mascotas», afirma Barrs.

Los expertos coinciden en que, «por el momento, no hay evidencia de que los animales de compañía/mascotas, como perros o gatos, puedan infectarse con el nuevo coronavirus», tal y como afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y confirma la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA).

Pero coinciden, igualmente, en que «se requieren más investigaciones para establecer si ciertos animales pueden verse afectados por el virus COVID-19 y si es así, de qué manera», alerta la Organización Mundial de Salud Animal. «Esta es una situación que evoluciona rápidamente y la información se actualizará a medida que esté disponible», ha afirmado la Asociación de Veterinarios Españoles AVEPA.

Dicha asociación, ante todas las llamadas que están recibiendo clínicas veterinarias, ha advertido que, en la convivencia con una persona contagiada y «hasta que sepamos más, evite el contacto con animales y use una mascarilla si debe estar cerca de animales o cuidar a una mascota para protegerla de la posibilidad de transmisión de la enfermedad». Sin embargo, mientras los expertos sacan a la luz algo más de información, los rumores están siendo mucho más destructivos para los animales que el propio virus.

Seguir leyendo