Este pez atrapado en un guante desechable advierte de los riesgos de la basura COVID

En todo el mundo, las personas encuentran animales afectados por las mascarillas, los guantes y otros tipos de EPI. «El material que nos ayuda perjudica a otros», dice un científico.

Publicado 19 abr 2021 14:37 CEST
Perca en un guante desechable

Esta perca, hallada en Leiden, los Países Bajos, es el primer caso documentado de un pez muerto en un guante desechable.

Fotografía de Auke-Florian Hiemstra

Liselotte Rambonnet y Auke-Florian Hiemstra, que pasan los domingos como voluntarios limpiando la basura de los canales que surcan la ciudad neerlandesa de Leiden, han visto más basura que la mayoría.

Pero ni siquiera la experiencia con los desechos urbanos de estos estudiantes de doctorado en ecología pudo prepararlos para lo que encontraron el pasado agosto.

Una perca del tamaño de un dedo de la mano se había quedado atrapada en el pulgar de un guante médico desechable, donde había muerto.

El descubrimiento —la segunda observación documentada de este tipo— preocupó a Rambonnet y Hiemstra, que enseguida empezaron a buscar en internet más noticias de animales salvajes heridos o muertos por culpa de los guantes, las mascarillas y otro equipo de protección individual (EPI) tirado durante la pandemia de coronavirus. Estos productos están compuestos predominantemente de plástico, que puede resultar letal para la fauna.

Los científicos y sus colegas publicaron recientemente un análisis de 45 noticias en redes sociales y periódicos en la revista Anima Biology, que a nivel colectivo sugiere que «el material que nos ayuda perjudica a otros», dice Hiemstra, del Naturalis Biodiversity Centre, un instituto de investigación. 

«Fue bastante impactante», añade Rambonnet, que estudia en la Universidad de Leiden. «Esta es solo la punta del iceberg».

Descubrieron noticias de petirrojos, gaviotas, pingüinos e incluso erizos que se habían quedado atrapados en las tiras de ajuste de las mascarillas, lo que puede impedir que se muevan y hacerlos vulnerables a los depredadores. Aves como la focha común están utilizando mascarillas, guantes y paquetes de pañuelos para construir sus nidos, objetos que sus crías podrían ingerir o en los que podrían quedarse atrapadas.

Es probable que la magnitud total del problema sea mucho peor, dice Rambonnet, que insta al público a publicar noticias y sus propias fotografías de animales salvajes afectados por el EPI en su página web, covidlitter.

«Al abordar la crisis sanitaria hoy, estamos creando una crisis ambiental mañana», afirma Justine Ammandolia, ecóloga autónoma afincada en Toronto y exploradora de National Geographic que también estudia la basura relacionada con la pandemia. «Cuando estos artículos llegan al medio ambiente, básicamente se acabó».

Sociedad de un solo uso

Un estudio estima que los centros sanitarios del mundo utilizan 129 000 millones de mascarillas y 65 000 millones de guantes al mes, la mayoría de los cuales están diseñados para emplearse una sola vez.

Mientras la pandemia persiste, la necesidad de EPI no ha disminuido y los países se han esforzado por hacer que las mascarillas estén disponibles para los ciudadanos de a pie con medidas como reducir los precios.

Pero conforme estos objetos se vuelven más ubicuos y menos valiosos, la basura aumenta. Los voluntarios de limpieza de Leiden, por ejemplo, han contado más de cien mascarillas tiradas en un solo día en la ciudad.

En Toronto, Canadá, Ammendolia y su pareja, la ecóloga Jacquelyn Saturno, también han observado un repunte del EPI tirado. Al igual que el equipo neerlandés, Ammendolia y Saturno aprovecharon el confinamiento para estudiar de forma sistemática la basura por toda la ciudad.

En solo cinco semanas dando paseos de una hora por las tardes, la pareja recogió 1306 artículos de EPI, según su estudio, publicado este año en Environmental Pollution.

Además, la pandemia también ha impulsado la demanda de plásticos de un solo uso, como los cubiertos de la comida para llevar, en Estados Unidos, el Reino Unido y Europa. Un estudio de octubre de 2020 estimaba que el mundo ha generado 1,76 millones de toneladas de plástico al día durante la pandemia.

Al igual que Rambonnet y Hiemstra, Ammendolia enseguida empezó a preocuparse por cómo afectaría el incremento de la basura a la fauna salvaje.

El mismo problema del plástico

Kate Sheehan, ecóloga en la Universidad Estatal de Frostburg en Maryland que estudia cómo afectan los plásticos a la fauna, dice que la basura COVID crea las mismas amenazas a largo plazo que otros tipos de contaminación por plástico.

Plásticos 101

Ya sea una mascarilla o una botella, el plástico no se degrada en el medio ambiente. Más bien, se descompone en fragmentos diminutos denominados microplásticos que pueden introducirse en los pulmones o el estómago de los animales y causar infecciones y bloqueos. A medida que el cuerpo de un animal trata de metabolizar el plástico, los productos químicos que se filtran pueden herirlos o matarlos directamente.

Por supuesto, se tardarán años en determinar el riesgo que plantea el EPI relacionado con la COVID-19, advierte Sheehan.

«Ahora mismo, es como una gran caja negra. No conocemos las posibles repercusiones de los microplásticos en general», afirma Sheehan.

Pasar de mascarillas de un solo uso a mascarillas reutilizables podría suponer una diferencia importante en la cantidad de EPI tirado, señala Helen Lowman, presidenta y consejera delegada de la organización sin ánimo de lucro Keep America Beautiful.

También recomienda que el público se tome un poco más de tiempo y tire a la basura los artículos de un solo uso. En general, las mascarillas y el EPI no son reciclables ni adecuados para el compost.

A la larga, Hiemstra espera que su investigación haga que las personas tengan en cuenta qué les pasa a los animales cuando arrojan basura. «Estos artículos se utilizan una vez, pero [se quedan] en la naturaleza durante cientos de años», dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Las incautaciones de fauna silvestre han disminuido, pero pronto podría dispararse el tráfico ilegal
Animales
Los perros olfateadores están aprendiendo a detectar el coronavirus
Animales
Las granjas exóticas de China podrían ser el eslabón perdido tras el salto del virus a las personas
Animales
Wisdom, el ave salvaje más longeva del mundo, cumple 70 años
Animales
¿Qué nos han enseñado los brotes de COVID-19 en visones sobre las pandemias?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved