Descubierto el primer milpiés verdadero: una nueva especie con 1.306 patas

Hallado a casi 60 metros bajo tierra en Australia, este invertebrado es el que más patas tiene de todos los animales de la Tierra, vivos o muertos.

Por Jason Bittel
Publicado 17 dic 2021, 11:34 CET
Este diminuto milpiés con forma de hilo, de unos diez centímetros de largo, utiliza sus numerosas ...

Este diminuto milpiés con forma de hilo, de unos diez centímetros de largo, utiliza sus numerosas patas para maniobrar bajo tierra.

Fotografía de Marek et al. 2021

Un grupo de científicos australianos ha descubierto una nueva especie de milpiés que vive a 60 metros bajo tierra, no tiene ojos y se desplaza con 1.306 patas.

Lo llamaron Eumillipes persephone en honor a Perséfone, la diosa griega y reina del inframundo. Pero este nuevo invertebrado merece una corona por otra razón: es el que tiene más patas de todas las criaturas de la Tierra, vivas o muertas.

De hecho, la competencia no está ni siquiera cerca. El espécimen más grande de la nueva especie, una hembra que mide menos de 10 centímetros, supera con holgura al anterior poseedor del récord mundial, el Illacme plenipes, un milpiés que vive cerca de Silicon Valley, California, y que tiene 750 patas.

Esto significa que E. persephone es el primer milpiés verdadero del mundo, según un nuevo estudio publicado el 16 de diciembre en la revista Scientific Reports.

Aunque el número de patas del nuevo animal no tiene precedentes, puede que ni siquiera sea el límite de lo posible. (Relacionada: Estos lémures podrían automedicarse con milpiés).

Muchas especies de milpiés comienzan su vida con sólo ocho patas, pero a medida que se desprenden de su piel y añaden nuevos segmentos corporales, o anillos, pueden seguir desarrollando más patas, dice el líder del estudio Paul Marek, experto en milpiés del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Estados Unidos).

"Así que es probable que haya un individuo con más anillos y más patas, y eso me resulta difícil de entender", dice Marek, también explorador de National Geographic.

Profundizar en las profundidades

En 2020, los colegas de Marek, dirigidos por Bruno Buzatto, de la Universidad Macquarie de Australia, viajaron a la región de Goldfields, en Australia Occidental, para buscar milpiés y otros bichos subterráneos. 

Esta zona es conocida por sus ricos yacimientos de oro y níquel, que las empresas mineras identifican perforando profundos agujeros exploratorios en la tierra. Cada agujero tiene menos de 15 centímetros de ancho: lo suficientemente grande como para bajar una trampa que atrape a las diminutas criaturas que se las arreglan para existir en esos lugares.

Estas trampas - un trozo de tubo de PVC relleno de vegetación húmeda y atado a una cuerda de nailon - pueden dejarse bajo tierra durante meses. Durante ese tiempo, los habitantes del subsuelo, como los milpiés, se sienten atraídos por las sabrosas plantas en descomposición y se quedan atrapados dentro. 

Así es como el equipo encontró a E. persephone. De vuelta a su laboratorio de Virginia, Marek desenrolló el espécimen y tomó imágenes microscópicas de alta resolución de su cuerpo. En estas imágenes, marcó digitalmente las secciones del cuerpo del animal en incrementos de 10, una estrategia para asegurarse de no contar dos veces las patas. El recuento final reveló 1.306 extremidades individuales. 

¿Por qué tantas patas? El equipo sospecha que permiten a E. persephone caminar en ocho planos diferentes simultáneamente.

Los milpiés forman grupos enormes para protegerse mientras comen
Los milpiés suelen ser criaturas solitarias. Sin embargo, estas imágenes de Senegal grabaron a hordas de milpiés de la familia Paradoxosomatidae. ¿Por qué están tan juntos? Los milpiés se alimentan en una tierra cubierta de algas. Pero esta tierra solo puede encontrarse en campo abierto. Cuando los milpiés están al descubierto, son vulnerables. Cuando se agrupan, pueden defenderse más fácilmente de los ataques de criaturas pequeñas, como hormigas. Si ataca una criatura más grande, los milpiés se separarán para huir del depredador. Cuando desaparece la amenaza, los milpiés se reagrupan para comer.

"Como se trata de un microhábitat subterráneo con rocas, guijarros y tierra, básicamente están serpenteando alrededor de estos obstáculos", dice Marek, que recibió financiación de la National Science Foundation.

"Una parte de su cuerpo puede estar boca abajo. La otra parte puede estar apuntando hacia abajo, la otra parte puede estar apuntando hacia arriba. Y todo se basa en el enrollamiento alrededor de esta especie de matriz tridimensional", dice.

Es probable que los ancestros del milpiés estuvieran en algún momento extendidos en la superficie o cerca de ella, pero que un clima cada vez más seco los empujara cada vez más lejos bajo tierra, añade.

Ocultas del sol, estas criaturas evolucionaron para ser incoloras, un rasgo que comparten muchas especies adaptadas a las cuevas. Parece que los milanos han desarrollado cabezas cónicas, enormes antenas y una potente locomoción similar a la de los gusanos que les permite atravesar sedimentos y otros espacios reducidos.

Un mundo desconocido bajo nuestros pies

"Una nueva especie siempre es emocionante, tanto si la descubres tú como si no", dice Bruce Snyder, ecologista del suelo de la Georgia College and State University en Estados Unidos. "Pero en lo que respecta a la comunidad de milpiés, estamos encontrando constantemente nuevas especies".

Aun así, el hecho de que E. persephone tenga casi el doble de patas que el siguiente milpiés con más patas es "asombroso", dice Snyder, que no participó en la investigación.

Snyder afirma que probablemente sea aún más interesante desde el punto de vista científico que la nueva especie proceda de un grupo taxonómico totalmente diferente al del anterior poseedor del récord, el l. plenipes. Esto sugiere que la extrema multiplicidad de patas está evolucionando de forma independiente como una adaptación exitosa a la vida subterránea. 

La profundidad del reino de E. persephone también es sorprendente.

"A menudo me preguntan: ¿A qué profundidad llegan?", dice Snyder. "Esto es mucho más profundo de lo que creía que íbamos a encontrar en gran medida".

En general, el mundo subterráneo está muy poco estudiado, por lo que no está clara la distribución de esta especie y sus parientes.

"Esto demuestra que, a pesar de más de 200 años de exploración", añade Marek, "todavía existen estos ecosistemas inexplorados".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, financió el trabajo del explorador Paul Marek. Conoce más sobre el apoyo de la Sociedad a los Exploradores que destacan y protegen especies críticas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Los 12 descubrimientos más fascinantes del mundo animal del 2021
Animales
Descubren dos nuevas especies de ardillas voladoras en el Himalaya
Animales
Descubren una nueva especie de sapo fluorescente
Animales
Cómo los científicos encontraron a «Nemo», la nueva araña saltadora descubierta en Australia
Animales
Los científicos advierten que los ornitorrincos están cada vez más amenazados

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved