Estas esponjas marinas se dan un festín de fósiles en la cima de un volcán submarino

En el Océano Ártico, los científicos han descubierto un próspero ecosistema en el que el alimento parecía ser casi inexistente.

Por Tim Vernimmen
Publicado 9 feb 2022, 13:28 CET
Las estrellas de mar se congregan junto a una esponja marina muerta o moribunda, cubierta por ...

Las estrellas de mar se congregan junto a una esponja marina muerta o moribunda, cubierta por una alfombra bacteriana blanca, en un monte submarino del Océano Ártico, donde los científicos se sorprendieron al encontrar miles de esponjas.

Fotografía de of Alfred Wegener Institute / PS101 OFOBS Team

En el Océano Ártico central, cubierto de hielo y alejado de cualquier costa, es difícil encontrar alimentos en el suelo. Cuando los científicos toman muestras del fondo marino, que puede estar a más de 3,5 kilómetros de profundidad, suelen extraer lodo con pocos o ningún organismo visible a simple vista. Sin embargo, en 2011, una de esas muestras parecía contener, en palabras del estudiante que la vio por primera vez, "¡un oso polar!".

Lo que parecía una piel blanca, recuerda la bióloga marina Antje Boetius, del Instituto Alfred Wegener de Alemania, era un trozo de esponja marina casi igualmente sorprendente. "En esta zona, se puede encontrar una esponja cada kilómetro cuadrado más o menos. Qué casualidad, pensamos, dar con una esponja".

Sin embargo, cuando los científicos volvieron al mismo lugar en 2016 con luces y cámaras, encontraron la zona (ubicada en la cima de un volcán submarino extinto, conocido como un monte submarino) casi completamente cubierta de esponjas. Algunas tenían más de un metro de diámetro.

El descubrimiento dejó a los investigadores con una pregunta en el aire: ¿Qué comían estas esponjas? En una zona aparentemente desprovista de alimento, "no estaba en absoluto claro cómo podían crecer hasta esa densidad", dice Boetius.

(Relacionada: El animal más antiguo de la historia podría ser una esponja de 890 millones de años)

Las esponjas cubren la superficie de un monte submarino, donde se alimentan de gusanos tubulares fosilizados con la ayuda de bacterias simbióticas.

Fotografía de of Alfred Wegener Institute / PS101 OFOBS Team

Resulta que las esponjas marinas se estaban dando un festín con los restos fosilizados de lo que fue una vibrante colonia de gusanos tubulares, prosperando con el metano que liberaba el antiguo volcán activo, según un nuevo artículo publicado en la revista Nature Communications. Y han descubierto que las bacterias simbióticas les ayudan a convertir en alimento lo que aparentemente no lo es.

Es la primera vez que los científicos encuentran un animal que come fósiles. "El hallazgo de que las esponjas utilizan fuentes de alimento que otros organismos no pueden aprovechar es muy chulo", dice el ecólogo marino Jasper de Goeij, de la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos), que no participó en el estudio. "Y corrobora los hallazgos anteriores de que la simbiosis con las bacterias permite una enorme flexibilidad en la adquisición de alimentos".

Colinas peludas

En los volcanes submarinos activos, los gusanos tubulares vivos se asientan sobre los tubos vacíos de los muertos, generación tras generación, creando la apariencia de "colinas peludas", dice la bióloga marina Antje Boetius, del Instituto Alfred Wegener de Alemania. Cuando la actividad del volcán disminuye y el metano que los gusanos convierten en alimento deja de fluir, los gusanos mueren. Sin embargo, sus tubos permanecen y se fosilizan en quitina y proteínas.

(Relacionado: Descubre las maravillosas criaturas que viven en el gélido Océano Ártico)

Esta relación simbiótica es lo que permite a las esponjas sobrevivir aquí, dice la experta en esponjas y autora principal Teresa Morganti, del Instituto Max Planck de Microbiología Marina de Bremen (Alemania).

Estudios anteriores ya habían demostrado que un pasado de actividad volcánica puede seguir afectando al ecosistema local incluso después de que el volcán se extinga, dice la ecóloga marina Emmelie Åström, de la Universidad Ártica de Noruega, que no participó en el estudio. Aun así, añade, "me sorprende este denso jardín de esponjas tan al norte, lo que demuestra que no conocemos todo lo que existe en los océanos profundos".

Esponjas bebé

¿Cómo se las arreglaron las esponjas, que no parecen moverse mucho, o nada, para llegar a este bufé de gusanos tubulares fósiles que todo lo pueden comer en un monte submarino del Ártico? La bióloga marina y coautora Autun Purser, del Instituto Alfred Wegener de Alemania, sospecha que llegaron en forma de larvas.

"Hay jardines de esponjas similares en aguas noruegas más meridionales", dice. "Así que, posiblemente, las larvas llegaron desde allí". Algunas afortunadas, a la deriva en la corriente, debieron quedarse atrapadas en la cima, donde encontraron una inesperada profusión de alimento.

A medida que las esponjas pasaban más tiempo dándose un festín de tubos de gusanos fósiles, probablemente proliferaron las bacterias simbióticas que les ayudaban a digerirlo. Las esponjas adultas transmiten este microbioma altamente adaptado a la siguiente generación cuando se reproducen, brotando de sus cuerpos esponjas bebé genéticamente idénticas (las esponjas también pueden reproducirse sexualmente, pero esto da lugar a larvas que pueden ser arrastradas por la corriente, una estrategia arriesgada cuando se vive en un entorno inhóspito, pero también la única forma de colonizar nuevas zonas).

El equipo encontró pruebas convincentes de que las esponjas adultas pueden desplazarse, dejando un rastro de elementos esqueléticos a base de sílice llamados espículas. Morganti descubrió que se mueven sobre todo cuesta arriba, donde puede ser más fácil captar las corrientes locales que transportan trozos de tubos de gusanos fosilizados. El desplazamiento cuesta arriba también puede hacer espacio para la siguiente generación, permitiendo que las esponjas más pequeñas maduren en lugares más protegidos de las corrientes.

Estas esponjas pueden albergar pequeños animales, como camarones, que probablemente se alimentan de sus restos y de algún que otro bocado de esponja. Las estrellas de mar también comen esponjas moribundas.

(Relacionado: Estos animales también viven en entornos extremos)

Pero, ¿cuánto tiempo puede sobrevivir este inusual ecosistema, que vive de los restos de una comunidad extinguida? "Estas esponjas tienen un metabolismo muy bajo", dice Morganti, "así que no veo cómo podrían terminar su comida aquí".

Una amenaza más probable para esta colonia de esponjas marinas pueda haber sido originada por el cambio climático, que está reduciendo la capa de hielo del Ártico y puede fomentar el crecimiento de las algas. Eso podría poner en marcha la cadena alimentaria y hacer que lloviera más comida sobre el fondo marino. Eso en sí mismo no perjudicaría a las esponjas, dice Purser. Pero podría crear oportunidades para que otros animales (quizás una especie de esponja de crecimiento más rápido que no puede sobrevivir en esta zona hoy en día) las superen.

"Por mi experiencia en estos lugares del norte", dice, "cuando las cosas empiezan a cambiar, el ecosistema se desequilibra de tal manera que no sabemos realmente qué animales tienen más posibilidades de prosperar".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Muchos animales se hacen los muertos, pero no siempre para que no los devoren
Animales
Estos caracoles son zombis: un parásito controla sus cerebros y sus movimientos
Animales
Descubren una nueva especie de tortuga de 205 millones de años de antigüedad
Animales
Descubren treinta nuevas especies submarinas en las inexploradas aguas del arrecife del Ningaloo
Animales
Los fósiles del dientes de sable cambian la historia del temible gran felino

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved