Así es el ataque coordinado de los tiburones ballena

Te mostramos en vídeo al pez más grande del mundo alimentándose de bancos de peces en tándem con otros tiburones, atunes e incluso pájaros, algo que rara vez ha sido grabado.

Por Sarah Keartes
Publicado 7 mar 2022, 14:02 CET
Una rara fotografía de un tiburón ballena alimentándose de una bola de cebo en cooperación con ...

Una rara fotografía de un tiburón ballena alimentándose de una bola de cebo en cooperación con otros depredadores, incluyendo aves buceadoras.

Fotografía de Tom Cannon

Los tiburones ballena, el pez más grande del mundo, pasan gran parte de su tiempo nadando lentamente, tragando cantidades masivas de criaturas diminutas como el krill, tal y como corresponde a un colosal marino de esta envergadura. Pero este retrato es incompleto: estos gigantes tienen hábitos de caza más complejos de lo que se pensaba. 

Nuevas observaciones realizadas en el arrecife Ningaloo de Australia Occidental muestran que estos animales pueden cazar junto con otros depredadores, como el atún, otros tiburones e incluso aves marinas que bucean. En un clip reciente, captado en marzo de 2020 por el fotógrafo Tom Cannon, se ve a al menos tres tiburones ballena abalanzándose sobre un banco de peces, un comportamiento que rara vez se había logrado registrar en cámara. 

"He visto la grabación cientos de veces y todavía me sorprende", dice Emily Lester, becaria postdoctoral del Instituto Australiano de Ciencias Marinas y autora principal de un artículo de investigación, publicado en febrero, que detalla el encuentro.  

Aunque el krill y otros tipos de plancton constituyen la mayor parte de la dieta de los tiburones ballena, los científicos saben desde hace tiempo que peces pequeños como las anchoas y las sardinas (e incluso algún calamar ocasional) son invitados frecuentes de su menú. Sin embargo, es difícil determinar cuándo, dónde y por qué estos animales optan por un sustento más voluminoso.

"El estudio de los tiburones ballena, a pesar de su enorme tamaño, puede ser un verdadero reto por su gran movilidad", dice Lester. No sólo pueden nadar a través de océanos enteros, sino que también se sabe que se sumergen miles de metros bajo la superficie.

Encuentros de tiburones ballena como el de Ningaloo (que tiene lugar cada año entre marzo y agosto) ofrecen una oportunidad única a los científicos y a los entusiastas de los océanos para observar a estos esquivos animales en aguas poco profundas y cercanas a la costa. Incluso entonces, señala Lester, encontrarse con un evento de alimentación como éste es similar a encontrar una aguja en un pajar del tamaño del océano.

Estos los tiburones ballena se coordinan con otros depredadores para cazar
El pez más grande del mundo ha sido visto cazando atunes en grupo junto con otros tiburones.

Raramente visto

Es probable que la alimentación con bancos de peces del tiburón ballena se produzca con más frecuencia de la que se capta en las cámaras. Se han documentado evidencias anecdóticas de este comportamiento grupal en todos los océanos tropicales del mundo. Los informes de testigos oculares de tales eventos en Australia Occidental, por ejemplo, se remontan a más de 20 años. Pero las pruebas fotográficas subacuáticas de este tipo son raras. Cada nuevo fragmento de película contiene pistas únicas sobre lo que lleva a los tiburones ballena a la mesa de bancos de peces, y qué estrategias utilizan para sacar el máximo provecho una vez que llegan allí.  

Cuando uno es más largo y pesado que un autobús escolar, comer consiste en conservar la energía. Los tiburones ballena que aparecen en las imágenes de Ningaloo se alimentan a toda velocidad en el centro de la bola de cebo y se colocan en posición vertical debajo de ella, preparados para aspirar peces en sus bocas. Ambas tácticas requieren más esfuerzo que nadar lentamente, con la boca abierta, lo que hace que sea imperativo conseguir un trago calórico cuando se busca comida de esta manera.

(Más información: El caótico mundo del turismo para ver tiburones ballena)

El arrecife de Ningaloo es famoso por la biodiversidad de sus aguas. Situado a 1250 kilómetros al norte de Perth, este lugar protegido por la UNESCO, patrimonio de la humanidad, alberga poblaciones de depredadores relativamente intactas. Junto a los gigantes moteados que aparecen en las imágenes de Cannon, había otros peces de gran tamaño, como atunes, jureles y tiburones balleneros, así como una cohorte de pardelas de cola de cuña, aves marinas de la familia de los petreles. Lester y sus colegas se preguntan si los tiburones ballena de Ningaloo pueden estar apoyándose en sus ágiles vecinos para hacer parte del trabajo pesado.

"Las interacciones hicieron que mi mente se acelerara con un montón de preguntas", dice Lester. "Sabemos que cuando hay bancos de peces cerca, otros depredadores realizan estos ataques coordinados espacialmente para maximizar su eficiencia de forrajeo. ¿Y si aquí ocurre lo mismo?".

¿Lento y desgarbado? 

Los tiburones ballena ciertamente pueden lograr la hazaña solos: un grupo de siete tiburones ballena fueron filmados acorralando un banco de anchoas en el Golfo de Tadjoura, frente a la costa de Djibouti, en 2017.  Este encuentro, y los informes de otros similares en la región, se produjeron durante la temporada baja, una época en la que los tiburones ballena suelen emigrar a otros lugares. Es posible que para ciertos individuos, el beneficio de los festines de peces de alto contenido calórico sea mayor que el de los largos nados en busca de presas más pequeñas. Dirigirse al mismo banco que otros depredadores podría aumentar aún más las ganancias de energía de los tiburones.

"Por sí mismos, los tiburones ballena persiguen a los peces, pero, gracias a su piel manchada, son relativamente lentos y desgarbados", afirma el biólogo marino Simon Pierce, que lleva más de 15 años investigando a los tiburones ballena y no participó en el estudio reciente.

"No parecen tener mucho éxito por sí solos, pero cuando hay otros depredadores que atacan a los peces de cebo, obligándoles a contraerse en una bola defensiva, la boca más grande es la que consigue más peces". 

La boca del tiburón ballena puede alcanzar la friolera de metro y medio de diámetro. Aunque eso es una mala noticia para los peces de cebo, las aves de la grabación de Cannon no corrían ningún peligro. A pesar de tener unas 300 filas de diminutos dientes, los tiburones ballena no mastican.  Además, la garganta del tiburón ballena es tan ancha como la de un pomelo, lo que hace improbable que algo tan grande como una pardela pueda bajar por el gaznate.

Que un tiburón gigante se lleve la mayor parte de tu comida parece una gran desventaja, pero también podría haber algún beneficio para las aves y otros peces. "Me pregunto si se trata de una interacción bidireccional", reflexiona Lester. "Después de que los tiburones ballena se abalancen sobre el banco de peces, ¿pueden esos otros depredadores sacar provecho de los peces aislados que están separados?" Se necesita más trabajo para desentrañar las dinámicas en juego, pero estas observaciones proporcionan un comienzo intrigante.

 "Esta es sólo una interacción, y tuvimos una suerte increíble al conseguir imágenes de ella", dice Lester. "Pero espero que tengamos aún más suerte en el futuro". El próspero ecosistema de Ningaloo, junto con los innumerables entusiastas del océano que lo documentan, ponen ese objetivo al alcance de la mano.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Estas salamandras "paracaidistas" sobreviven a los saltos desde los árboles más altos del mundo
Animales
Descubre los depredadores con las estrategias de caza más originales
Animales
Esta araña "sociable" sudamericana baila en grupo para cazar
Animales
Sí, las orcas son capaces de matar ballenas azules, el animal más grande de la Tierra
Animales
Un parásito que controla la mente vuelve a los cachorros de hiena más imprudentes cerca de los leones

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved