Estos chimpancés se curan sus heridas con insectos

Un fotógrafo capta imágenes de los grandes simios de Gabón aplicando una especie desconocida de insecto tanto a ellos como a sus familiares.

Por ROLAND HILGARTNER
Publicado 27 oct 2022, 13:17 CEST
La comunidad de Rekambo, formada por unos 40 chimpancés, vive en el Parque Nacional de Loango, ...

La comunidad de Rekambo, formada por unos 40 chimpancés, vive en el Parque Nacional de Loango, en Gabón.

El Parque Nacional de Loango, en Gabón, ha servido recientemente de telón de fondo para que los investigadores observen un espectáculo raramente visto en la naturaleza: chimpancés aplicando insectos a sus heridas.

Este comportamiento (una demostración única de una actividad cultural potencialmente avanzada) sugiere que la especie de los primates puede haber desarrollado comportamientos relacionados con la salud desde hace mucho tiempo y que son compartidos por los miembros de grupos muy unidos.

Loango , una gran zona protegida en la costa occidental de África Central, es un paraíso natural: la zona, de más de 1502 kilómetros cuadrados, contiene un mosaico de diferentes hábitats (como selvas tropicales, lagunas, humedales, sabanas, bosques tropicales costeros, llanuras de inundación y manglares) que han creado una explosión de biodiversidad. La zona alberga al menos 80 especies de mamíferos, incluidas 11 especies de primates, así como leopardos, elefantes de bosque, hipopótamos, antílopes de pantano y el tímido pangolín gigante. El parque también alberga 272 especies de aves.

(Relacionado: Algunos bosques tropicales muestran una resiliencia sorprendente ante el aumento de las temperaturas)

Tobias Deschner, investigador de la Universidad de Osnabrück (Alemania), y su esposa, Simone Pika, jefa del grupo de investigación de biología cognitiva comparada del Instituto de Ciencias Cognitivas de la Universidad de Osnabrück, dirigen el Proyecto Chimpancé de Ozouga en cooperación con la Autoridad del Parque Nacional de Gabón (ANPN).

Izquierda: Arriba:

A continuación, se saca el insecto de la boca y lo aplica suavemente en una herida abierta producida durante una pelea.

Fotografía de Roldan Hilgartner
Derecha: Abajo:

Thea, un macho, inmoviliza un insecto entre sus labios y lo aplasta ligeramente.

El equipo de investigación lleva cinco años recopilando datos sobre el comportamiento de la comunidad de Rekambo, formada por unos 40 primates (rekambo significa "donde se habla inglés" en la lengua local). Han filmado escenas increíbles, como chimpancés atacando a gorilas de llanura, incluso matando y comiendo a las crías. El equipo también ha observado a los chimpancés trabajando juntos, utilizando ramas para sacar miel en colmenas subterráneas. 

En febrero de 2022, los científicos publicaron su mayor descubrimiento: los chimpancés tratan deliberadamente sus propias heridas y las de su grupo utilizando una especie desconocida de insecto. Es la primera vez que se observa científicamente este comportamiento en el gran simio.

(Relacionado: «Vivo con miedo constante»: los enfrentamientos entre humanos y chimpancés en la Uganda rural)

El autocalentamiento en otros animales

Michael Huffman, primatólogo y profesor de la Universidad de Kioto (Japón), es uno de los pioneros en la investigación de la automedicación animal, campo conocido como zoofarmacognosia. Hace décadas observó que los chimpancés salvajes infestados de gusanos se tragaban el tejido del tallo interno del arbusto africano Vernonia amygdalina. La planta contiene agentes antiparasitarios y también es utilizada por la población local para tratar el dolor intestinal.

Cuando están infestados de ascárides, los bonobos y los gorilas se tragan partes de la planta rugosas y peludas que pueden combatir los parásitos. Al mismo tiempo, los pelos erizados de las plantas aumentan la actividad intestinal y arrastran los gusanos. Hace varios años, los científicos también descubrieron que los orangutanes de Borneo se trataban con extracto de drago.

Entre los simios, el acicalamiento es una especie de servicio de amistad que indica afecto. Lo mismo puede aplicarse al tratamiento de las heridas del otro.

Fotografía de Photographs By Roldan Hilgartner

Se conocen mecanismos de automedicación incluso entre los no primates. Algunas especies de aves se "bañan" en los hormigueros para librarse de ectoparásitos, como los ácaros de las plumas, con la ayuda del ácido fórmico. En Kenia se ha observado al menos a una elefanta embarazada comiendo ciertas plantas que los naturópatas locales también utilizan para inducir el parto en las mujeres embarazadas.

Alessandra Mascaro, bióloga evolutiva de Ozouga y líder del estudio de febrero, notó por primera vez en 2019 que los chimpancés de Rekambo parecían tratar sus heridas. Observó un vídeo en el que la chimpancé hembra aplicaba un insecto recién capturado en una herida abierta de su hijo. Poco después, la madre retiró cuidadosamente los restos del insecto. El comportamiento parecía el cuidado de una herida.

De vuelta a Alemania, Mascaro mostró las grabaciones a Deschner y Pika, que se sorprendieron por la escena. Un vídeo posterior demostró que el comportamiento no era accidental o arbitrario, ya que otros miembros de la comunidad Rekambo parecían tratar también las heridas de la misma manera. En el estudio de Mascaro, grabó a 19 animales automedicándose con insectos.

Monos empáticos

En lo más profundo del bosque de Loango, Deschner observó cómo César, un chimpancé que llevaba ciruelas de coco, recibía la visita de dos machos. Desde unos seis metros de distancia, vio que uno de los machos tenía una gran laceración en el muslo izquierdo y dos puntos abiertos en la espalda. El segundo de los dos machos también estaba herido, con la muñeca sangrando. 

(Relacionado: Estos monos sobreviven en duras condiciones a 3000 metros de altura)

Los científicos aún no han identificado la especie o especies de insectos que los chimpancés recogen para tratar sus heridas.

Fotografía de Roldan Hilgartner

Al parecer, la noche anterior se produjo un violento altercado, probablemente provocado por Pandi, el macho alfa. Tras una ausencia de varios días, Pandi se reincorporó al grupo, lo que puede haber aumentado la tensión entre los machos.

 A la mañana siguiente, observé cómo los chimpancés se acicalaban mutuamente. Cuando los animales se separaron, seguí a Thea, una de las simios que había visitado a César el día anterior y que todavía estaba herido. Por sus expresiones faciales, parecía que su pierna herida le molestaba: inspeccionaba la herida con los dedos y sus ojos escudriñaban la vegetación circundante, como si buscara algo.

Los chimpancés (en la foto, un macho llamado César) comen una gran variedad de alimentos, como frutas, frutos secos, semillas e insectos. El territorio de los chimpancés de Rekambo, de unos 60 kilómetros cuadrados, incluye casi todos los hábitats del parque nacional, desde la playa hasta la sabana y la selva tropical.

Fotografía de Roldan Hilgartner

Como por instinto, saqué mi cámara de la mochila. Deschner también tenía su cámara de vídeo preparada. Y entonces sucedió.

Como un relámpago, la mano derecha de Thea se adentra en los arbustos. Atrapa un insecto, tal vez una mosca, posado en el envés de una hoja. Se lleva el animal a la boca, aplastándolo ligeramente con los labios. A continuación, aplica con cuidado la papilla resultante a su herida de carne, acariciándola de un lado a otro con las yemas de los dedos. Repite el procedimiento unas cuantas veces más antes de limpiar finalmente la herida con los dedos.

Este patrón de comportamiento corresponde exactamente a la primera observación de Mascaro. Y todo ocurre tan rápidamente que, si no se hubiera observado antes, sería casi imposible discernir lo que está sucediendo.

La investigadora Alessandra Mascaro observa a los chimpancés Rekambo en la sabana.

Fotografía de Roldan Hilgartner

Tres días después, observé otro caso de medicación con insectos. Esta vez fue otro macho el que atrapó un insecto y lo aplicó a una de las heridas de Thea en su espalda. Este comportamiento indicó a los científicos que, incluso más allá de medicarse unos a otros, los chimpancés comprenden el bienestar de los demás. Puede considerarse un comportamiento prosocial, que los científicos creen que requiere capacidades cognitivas más complejas.

Una vez que los dos chimpancés se han ido, Mascaro busca en el suelo del bosque donde estaban hace un momento. A ella (y a todos los científicos) le encantaría saber qué especie de insecto estaban usando los chimpancés con la esperanza de analizar su química. Pero los chimpancés no han dejado ningún insecto.

Un golpe de suerte

 Es difícil saber hasta qué punto algunos animales son conscientes de los vínculos entre ciertos comportamientos y los efectos farmacológicos.

Es más, los científicos nunca pueden estar seguros de que un comportamiento, aunque sea intencionado, haya producido el efecto deseado horas o incluso días después. Además, a menudo hay explicaciones alternativas, sobre todo en la naturaleza, de por qué un animal está enfermo o se recupera. Para saberlo con certeza habría que hacer exámenes antes y después, lo que suele ser imposible con los animales salvajes. 

Fredy (izquierda), prepara a Thea, uno de los machos que se automedica.

Fotografía de Roldan Hilgartner

Las observaciones de Mascaro y sus colegas del equipo de investigación de Ozouga son únicas porque documentaron el comportamiento de primera mano, una observación afortunada, dice. Los chimpancés de Rekambo sólo parecen utilizar el método de los insectos cuando están heridos, lo que limita las oportunidades de verlo en la práctica.

Queda por ver si estos hallazgos tienen un profundo significado científico o si, por el contrario, son una mera coincidencia de comportamiento. Los humanos, por supuesto, también son conocidos por hacer cosas extrañas (algunas probadas, pero muchas no) para buscar una salud y un bienestar óptimos. Que los chimpancés se comporten de la misma manera sería otra cosa que tenemos en común con nuestros parientes vivos más cercanos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Esto es lo que ocurre cuando los elefantes son abandonados a la soledad
Animales
Algunos perros son genios, igual que los humanos
Animales
Nuevas investigaciones revelan que las madres chimpancés se parecen a nosotros
Animales
Jane Goodall: cómo lograr un cambio
Animales
La majestuosa águila real

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved