Hibernación: ¿Cómo hacen estos animales para congelar su cuerpo durante meses?

Proteínas anticongelantes. Células llenas de azúcar. Apagones cerebrales. Para llegar a la primavera, muchas especies encuentran formas sorprendentes de detener sus funciones corporales.

Por Christine Peterson
Publicado 18 nov 2022, 12:22 CET
La rana de madera se congela en invierno y se descongela en primavera.

La rana de madera se congela en invierno y se descongela en primavera.

Fotografía de Janet M. Storey

Hace años, un profesor de mi universidad sorprendió a su clase con una demostración. Mostró una rana de madera que aún estaba viva pero congelada. De repente, la lanzó contra la pared y se hizo añicos. Todos se quedaron boquiabiertos.

Momentos después, explicó que en realidad no había lanzado la rana. Para conseguir un efecto dramático, había cambiado la rana por un trozo de hielo. Pero el objetivo era ilustrar un punto: Que una rana de madera se congela como el hielo para sobrevivir al invierno. Luego se descongela de nuevo en primavera.

La rana de madera es uno de los animales que se congelan más estudiados. Cuando las temperaturas bajan en otoño, se acurruca en las hojas y deja que el frío penetre en su cuerpo hasta que sucumbe por completo: corazón, cerebro, todo. Pero no es la única especie que esencialmente muere y luego vuelve a la vida. 

(Relacionado: Además de los osos, ¿qué otros animales hibernan?)

Miles de larvas de insectos se congelan y descongelan, y algunas van y vienen cada día dependiendo del tiempo. Las jóvenes tortugas pintadas consiguen congelarse sin los mismos métodos que la rana de madera. Y luego están los tardígrados, que se deshidratan por completo y esperan a la primavera.

VIDEO: El animal más «indestructible» de la Tierra: el tardígrado

"La razón por la que se congelan es para ampliar su área de distribución más al norte o a mayor altura, como la cima de una montaña", dice Kenneth Storey, profesor de bioquímica de la Universidad de Carleton en Ottawa (Canadá), que estudia la tolerancia a la congelación.

"Puedes conseguir un mejor nicho en el mundo si te puedes congelar".

(Relacionado: El animal más «indestructible» de la Tierra: el tardígrado)

Los azúcares son la clave

 "Así que aquí está la rana de madera, es líquida, está saltando alrededor, entonces el hielo viene sobre ella desde el exterior", dice Storey. "Su piel se congela un poco y luego el hielo penetra en la rana a través de las venas y las arterias".

A partir de ahí las cosas se ponen raras. Los ojos de la rana se vuelven vidriosos, su cerebro se congela y el hielo empuja la sangre hacia el corazón de la rana antes de que, finalmente, éste también sea sólido como una roca.

Esta transición requiere cambios importantes en la bioquímica. Las moléculas de microARN de la rana reorganizan las células para protegerlas de los daños. Entonces se forma lentamente hielo alrededor del exterior de los órganos y las células. Al mismo tiempo, el hígado de la rana bombea cantidades increíbles de glucosa (un líquido en forma de jarabe que actúa como anticongelante para los órganos vitales) que se filtra por todas partes, incluido el interior de las células, para evitar que se encojan y mueran.

Luego, en primavera, dice Storey, "el sol brillará, se formará barro, se calentarán y se descongelarán".

El grado de congelación varía. Las ranas de madera de Alaska se congelan hasta -20 grados centígrados. Otras en Carolina del Norte se enfrían hasta los -22 grados. Pero los mecanismos son los mismos. Y también se han observado en otras ranas, como la rana arbórea parda del sur, la rana mirona y las ranas grillo, así como en muchos insectos y larvas de insectos.

Pero no es la única forma en que los animales se congelan. Según una nueva investigación publicada en la revista Science of the Total Environment, las crías de tortuga pintada se congelan cuando los microARN reorganizan su metabolismo de forma que requieren mucha menos glucosa que las ranas de madera. Y cuando son adultas, no se congelan tanto sino que contienen la respiración. Los adultos hibernan bajo el agua en el barro, donde pueden sobrevivir hasta cuatro meses sin respirar.

Los inconvenientes del superenfriamiento

La palabra "superenfriamiento" se utiliza a veces para referirse a la evitación de la congelación bajo cero. Pero el verdadero superenfriamiento en la naturaleza (y especialmente con órganos humanos) conlleva riesgos, afirma Shannon Tessier, profesora adjunta de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) que estudia cómo la animación suspendida en la naturaleza puede trasladarse a los trasplantes de órganos humanos.

El hielo necesita algo alrededor de lo cual formarse, lo que se conoce como agente nucleante, que puede ser tan pequeño como un trozo de polvo o una molécula de colesterol. Pero si un insecto o animal puede evitar la formación de cristales de hielo, su sangre congelada permanece líquida. 

Eso es un gran "si". Fuera de un laboratorio muy controlado, nuestro mundo está lleno de agentes nucleantes, dice Tessier. Se ha demostrado que la ardilla de tierra del Ártico supera la congelación eliminando todos los núcleos potenciales para la formación de cristales. Pero eso no significa que se sobreenfríe hasta los extremos. Y si lo hiciera, cosa que Storey aclara que no es así, cualquier fuerza exterior o un agente nucleante intruso convertiría a la ardilla de tierra en un carámbano que no volvería a la vida.

"Mantener un órgano en estado líquido tiene muchas ventajas", dice Tessier. "Pero si siempre corre el riesgo de que se forme hielo accidentalmente, es un problema que hay que solucionar".

Esta es la razón por la que muchas especies que viven en climas fríos han desarrollado proteínas o azúcares para ayudar a reducir la temperatura de congelación de su sangre, lo que les permite descender por debajo de los 32 grados sin formar hielo. Algunas especies de peces marinos tienen proteínas anticongelantes, mientras que muchos insectos utilizan azúcar.

Los distintos insectos han evolucionado de forma diferente para lograr este mismo objetivo. Las larvas de la mosca de las agallas se congelan sólidamente en invierno cuando hay temperaturas bajo cero, y se descongelan cuando hace calor, incluso en el transcurso de 24 horas. Las larvas de la polilla de las agallas, en cambio, permanecen líquidas durante el día y la noche, dice Storey.

Las larvas de la mosca de las agallas utilizan el azúcar como la rana de la madera para amortiguar sus células de los efectos dañinos de las temperaturas bajo cero. Las larvas de la polilla de las agallas utilizan el azúcar para evitar la congelación, esencialmente sobreenfriándose hasta los 36 grados negativos.

Deshidratación para enfriar

Los tardígrados, los invertebrados microscópicos que se encuentran en los entornos más extremos de la Tierra, han encontrado una forma ingeniosa de evitar que el agua de sus células se congele: simplemente la expulsan.

Los humanos no pueden hacer eso. Si una persona perdiera incluso el cinco por ciento de su agua, moriría. Pero los tardígrados descargan el agua hasta que están casi completamente secos. Sus cerebros se apagan, sus ocho patas se retraen y aguantan el frío.

"Así que puedes sumergirlos en nitrógeno líquido y no les pasa nada", dice Storey.

Sin embargo, los tardígrados se recuperan con la misma rapidez. Si se les da agua, se rehidratan y vuelven a lo que conocemos como vida.

Las ranas de madera y otros animales que sobreviven a condiciones extremas en la naturaleza tienen muchas aplicaciones en medicina, especialmente en el mundo de los trasplantes de órganos, dice Tessier. Un corazón humano, por ejemplo, sólo puede existir fuera del cuerpo durante unas cuatro horas.

"Este tiempo limitado provoca restricciones logísticas", dice. "Así que estamos intentando utilizar los principios de las ranas de madera con altas cantidades de glucosa y congelar un hígado o un corazón entero u otro órgano, mantenerlo en animación suspendida, reanimarlo con seguridad y trasplantarlo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Varios mercados de animales vivos son acusados de maltrato animal en San Francisco
Animales
Descubiertas dos nuevas especies de ranas translúcidas en Ecuador
Animales
¿Qué especies de animales hibernan en España?
Animales
El misterio de la rana que, millones de años después, recuperó sus dientes
Animales
Estos animales diminutos tienen una estrategia inusual para sobrevivir al invierno

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved