¿Cómo hace este perro para encontrar tantos nidos de tortugas marinas?

Un terrier con un agudo olfato para las tortugas ha identificado 560 nidos de tortugas marinas de tres especies, todo un hito que podría cambiar las reglas del juego.
Fotografía de Photography by ESTHER HORVATH

Las tortugas bobas (como ésta, en una playa de Florida) utilizan el campo magnético de la Tierra para volver a la playa donde nacieron.

Por Elizabeth Anne Brown
Publicado 14 sept 2023, 12:19 CEST

De mayo a octubre, en el sureste de EE.UU., cinco especies de tortugas, desde la tortugas bobas hasta la lora de Kemp, se arrastran hasta la orilla al amparo de la noche para desovar en la misma playa en la que nacieron.

Durante esta época, miles de voluntarios amantes de las tortugas peinan las costas en busca de las huellas de los reptiles como parte de un esfuerzo continuo para recopilar datos sobre la población y proteger los nidos de los depredadores y las perturbaciones humanas.

Sin embargo, las huellas en la arena pueden ser engañosas, ya que las tortugas hembras suelen hacer "rastros falsos", saliendo del agua pero regresando sin poner huevos. Y como las tortugas marinas alteran grandes extensiones de arena para ocultar sus nidos de los depredadores, los vigilantes humanos a menudo tienen que adivinar dónde se encuentran los huevos.

Ahora, un nuevo estudio sugiere que el mejor amigo del hombre puede hacerlo mejor. Un perro detector de olores llamado Dory localizó los huevos de tortuga marina con más precisión que los voluntarios humanos, según unos experimentos recientes publicados en la revista PLOS ONE.

Los "olfateadores de la conservación" como Dory podrían ayudar a los científicos a hacerse una idea más completa de los hábitos de anidamiento de las tortugas marinas, una información crucial cuando todas las especies de tortugas marinas de EE. UU. están amenazadas o en peligro de extinción, afirma la directora del estudio, Rebekah Lindborg, conservacionista de la división de Animales, Ciencia y Medio Ambiente de Disney.

The Walt Disney Company es propietaria mayoritaria de National Geographic Partners.

Lindborg se asoció con Pepe Peruyero, especialista en comportamiento canino y antiguo adiestrador de K9 de la policía que lleva más de 20 años entrenando perros detectores de olores. Peruyero eligió a Dory, una perra de rescate de dos años, mezcla de terrier, encontrada vagando por una autopista de Florida, como modelo del proyecto.

Durante meses de adiestramiento en una playa artificial de 15 por 15 metros cuadrados, Peruyero entrenó a Dory para que se pusiera en alerta ante el olor del "moco cloacal", una sustancia pegajosa que recubre los huevos recién puestos de las tortugas marinas, con Lindborg como guía.

A continuación, el equipo convenció a la Comisión de Conservación de la Pesca y la Fauna de Florida para que permitiera una competición amistosa.

Durante las temporadas altas de anidación de 2017 y 2018, dos grupos en duelo patrullaron un tramo de costa de unos ocho kilómetros de largo en Vero Beach, Florida.

Algunos días, Dory y Lindborg se encargaban de señalar la ubicación de los huevos de tortuga marina basándose en el olfato de Dory. El resto del tiempo, dependía de un equipo de voluntarios, algunos con un año de experiencia, otros con décadas de patrullas al amanecer a sus espaldas.

(Relacionado: Sí, los perros 'captan' las emociones de sus dueños)

Lo que encontró Dory

La terrier tenía un gran olfato para las tortugas e identificó 560 nidos de tortugas marinas de tres especies. Los humanos sólo encontraron 256, aunque gran parte de la diferencia se debe a que Dory trabajó más días.

Dory también era mucho mejor que sus homólogos humanos a la hora de elegir dónde excavar en busca de huevos, reduciendo sustancialmente el número de agujeros excavados y la duración total de una patrulla, informa Lindborg. También fue más difícil de "atascar": mientras que los voluntarios humanos no pudieron encontrar los huevos en el 14,8% de los nidos, Dory sólo falló en el 5,7% de las ocasiones.

Dory se hizo especialmente buena en la localización de nidos de tortuga boba, que representaron alrededor del 80 por ciento de todos los nidos encontrados. Pero donde más ayuda necesitan los observadores humanos es en especies como la tortuga laúd, un enorme reptil que puede pesar hasta 900 kg. Esto se debe a que las tortugas laúd que anidan perturban una zona de arena del tamaño de un coche, lo que obliga a los vigilantes a cavar un agujero tras otro en busca de los huevos.

"Podemos pasarnos horas intentando encontrarlos y no tener ningún éxito", explica Lindborg. Debido a la suerte del sorteo, los seis nidos de tortuga laúd encontrados durante el estudio cayeron en "días de Dory", por lo que no hubo datos suficientes para una comparación directa con la actuación humana.

Dory busca la ubicación exacta de los huevos en Vero Beach

Dory busca en un lugar de anidación de tortugas laúd la ubicación exacta de los huevos en Vero Beach durante el reciente experimento.

Fotografía de of Walt Disney World Resort

Dory es el primer perro que demuestra que los caninos pueden, al menos en algunas circunstancias, superar a los humanos en la vigilancia de las tortugas marinas.

Su logro valida el puñado de perros olfateadores de tortugas marinas que la han precedido, como un cairn terrier, Ridley Ranger, que buscó huevos en una isla barrera de Texas, y el Capitán Ron, el propio beagle mascota de Peruyero que demostró que los perros podían ser entrenados para alertar de la mucosidad cloacal en 2016.

Aunque los resultados de Dory son impresionantes, Matthew Godfrey, biólogo de tortugas marinas de la Comisión de Recursos de Vida Silvestre de Carolina del Norte, dice que los voluntarios humanos veteranos también pueden localizar nidos con rapidez y precisión. Godfrey se pregunta si los competidores humanos de Dory habrían rivalizado con ella si también hubieran pasado meses de intenso entrenamiento.

En cualquier caso, un perro detector de olores podría marcar la diferencia en situaciones en las que el tiempo es esencial, afirma Catherine Eastman, directora del programa de tortugas marinas del Laboratorio Whitney de la Universidad de Florida. Por ejemplo, "cuando hay que reubicar un nido que está a punto de inundarse al subir la marea, o antes de que la maquinaria pesada pase por encima del nido para un proyecto de construcción".

Dory ya está jubilada, ha cambiado las patrullas playeras al amanecer por la vida familiar en Fort Lauderdale, dice Peruyero. Pero Lindborg y su equipo esperan que sea la primera de muchos olfateadores de tortugas marinas.

"Estamos muy ilusionados con el impacto que podría tener en la comunidad de tortugas marinas y en el trabajo de conservación en general", afirma Lindborg.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2023 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved