Animales

Armadillo

Por Redacción de National Geographic

13 de octubre de 2010

De las 20 variedades de armadillo, todas menos una viven en América Latina. El conocido armadillo de nueve bandas es la única especie presente en Estados Unidos.

La palabra «armadillo», usada también en inglés, viene del castellano, y significa «el pequeño con armadura», en referencia a las placas óseas que cubren la espalda, cabeza, piernas y cola de estas peculiares criaturas. Los armadillos son los únicos mamíferos vivos que lucen este tipo de protección.

Estos animales, estrechamente emparentados con los osos hormigueros y los perezosos, suelen tener ojos pequeños y un hocico puntiagudo o en forma de pala. Varían ampliamente en tamaño y color, desde el armadillo rosa de color salmón (15 centímetros de longitud) hasta el armadillo gigante marrón oscuro (metro y medio). También los hay de color negro, rojo, gris o amarillento.

Al contrario de lo que se cree, no todos los armadillos pueden encerrarse en sus armazones. De hecho, solo puede hacerlo el armadillo de tres bandas, que retrae la cabeza y las patas traseras al tiempo que contorsiona el armazón formando una sólida bola que confunde a posibles depredadores.

Los armadillos viven en hábitats templados o cálidos, como bosques pluviales, praderas y semidesiertos. Debido a su bajo metabolismo y carencia de reservas de grasa, el frío es su enemigo, y rachas de tiempo inclemente pueden acabar con poblaciones enteras.

La mayoría de las especies cavan madrigueras y duermen profusamente, hasta 16 horas al día, saliendo a buscar escarabajos, hormigas, termitas y otros insectos en la madrugada y al anochecer. Tienen un pésimo sentido de la vista, y se valen de su gran olfato para cazar. Usan sus fuertes patas y enormes garras delanteras para cavar, y su larga y pegajosa lengua para extraer hormigas y termitas de sus galerías. Además de insectos, los armadillos comen pequeños vertebrados, plantas y algunas frutas, así como la ocasional carroña.

Casi todas las especies están amenazadas debido a la pérdida de su hábitat y al exceso de caza. Muchos pueblos de las Américas consumen carne de armadillo, que es parecida al cerdo en sabor y textura. En la actualidad, solo la población del armadillo de nueve bandas está en expansión. Algunas especies, incluido el armadillo rosa, están amenazadas.

Seguir leyendo