Animales

Cabra montesa

Martes, 11 September

Por Redacción - National Geographic

Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Cabra montesa, íbice alpino o cabra pirenaica
NOMBRE CIENTÍFICO: Capra pyrenaica
TIPO: Mamíferos
DIETA: Herbívoro
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 10 – 14 años
TAMAÑO: 100-145 cm
PESO: Machos 80 - 120 kg., hembras 40 - 75 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: Preocupación menor

Sobre la cabra montesa

La cabra montesa o cabra pirenaica es una especie endémica de la Península Ibérica que actualmente se encuentra en las áreas montañosas de España y el norte de Portugal, aunque antiguamente estaba repartida también por el sur de Francia y Andorra.

Habitan en zonas montañosas de entre 500 y 2500 metros de altura, tanto en bosques como en zonas herbáceas. Su protección ha provocado su expansión a zonas tan inusuales como las zonas costeras de Granada, Málaga o Almería. Su dieta es predominantemente herbácea, aunque en invierno se vuelve más arbustiva. 

Esta especie presenta un fuerte dimorfismo sexual. Las hembras presentan unos cuernos bastante cortos y se parece a la cabra doméstica. Sin embargo, los machos adultos tienen también una cara más alargada y la típica barba de chivo oscura. Su peso puede llegar a los 110 kilos, lo que contrasta con los 45 de la hembra. Sus cuernos son bastante más gruesos y pueden llegar a ser el triple de largos que los de la hembra. Su aspecto varía según las especies y la época del año, ya que el pelaje se vuelve más grisáceo y se alarga en invierno, mientras que en verano se torna pardo o canela.

La cabra montés tiene hábitos diurnos y nocturnos, aunque sus máximas horas de actividad son a principios de la mañana y al finalizar el día en verano, y en las horas de más calor durante el invierno.  Son animales sociables, aunque es común que cambien de manada, que puede estar formada por hembras con sus crías, machos adultos o adolescentes de ambos sexos. Los machos y las hembras se reúnen entre noviembre y diciembre, en la época de celo en la que se producen violentos combates entre machos. Una hembra puede llegar a dar a luz a dos o tres chotos que nacen en mayo.

Recientemente, al ser una especie endémica, se convirtió en un animal muy cotizado en la caza mayor, e incluso se tiene constancia de que venían cazadores desde el extranjero para buscarla como trofeo. Los lobos, los osos y las águilas son sus depredadores naturales, pero sus poblaciones han menguado considerablemente. A finales del siglo XIX, la población de la cabra montés se encontraba muy amenazada y presentaba una disminución de población muy fuerte. La falta de cabras monteses para las cacerías provocó la introducción de otros bóvidos, lo que provocó un desequilibrio en la flora y la fauna, así como mayor competencia por la comida para la cabra montés. En 1950 comenzaron a crearse numerosos refugios de protección para ayudar a esta especie a no desaparecer, como ocurrió recientemente con el bucardo y la cabra pirenaica portuguesa.

Seguir leyendo