Animales

Científicos observan por primera vez a un gran tiburón blanco cruzando el Atlántico

Por Redacción National Geographic

13 de marzo de 2014

Hasta ahora el seguimiento de animales de gran tamaño, como este gran tiburón blanco llamado Lydia, no era posible. Gracias a los avances tecnológicos, el dispositivo colocado en su aleta dorsal transmite datos cada vez que sale a la superficie. Las etiquetas anteriores almacenaban la información hasta que los científicos recuperaban el dispositivo y con él la información sobre el recorrido del animal.

El seguimiento del ejemplar, que fue etiquetado en marzo de 2013, le ha permitido convertirse en el primer gran tiburón blanco en ser observado cruzando el Océano Atlántico.

Los científicos ya pensaban que estos animales podían hacer un viaje similar, pero hasta ahora no se había documentado. Ocearch, la organización que ha desarrollado el método empleado para capturar y marcar el animal, ofrece en su página web el seguimiento a tiempo real. De momento ha recorrido más de 30.000 kilómetros.

Siempre se ha creído que las poblaciones de tiburones blancos del Mediterráneo y de la costa este de Estados Unidos eran distintas; sin embargo, ocasionalmente han observado ejemplares en las costas europeas y en las Azores. Tras observar los datos ofrecidos por el dispositivo de Lydia, cabría pensar que se trata de una única población.

Según Gregg Skomal, que colocó el dispositivo en el animal, es posible que otros tiburones blancos hayan cruzado el Atlántico y que, simplemente, Lydia sea el primero en ser observado por los científicos haciéndolo.

Seguramente el gran tiburón blanco haya decidido ir a Europa en busca de alimento, pues se encuentra por el camino con zonas que ofrecen gran variedad y puede darse buenos festines.

Según los expertos, es probable que Lydia vuelva a la costa este de Estados Unidos, pues parece ser el patrón de grandes hembras como esta. Sin embargo, no se puede estar seguro, porque no se han colocado muchos dispositivos en ejemplares similares, por lo que siempre puede haber sorpresas.

Seguir leyendo