Cocodrilo filipino

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Por Redacción - National Geographic
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Cocodrilo filipino
NOMBRE CIENTÍFICO: Crocodylus mindorensis
TIPO: Reptiles
DIETA: Carnívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 25 años
TAMAÑO: 46 a 68 cm
PESO: 3 – 9’5 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: En peligro crítico
TENDENCIA DE LA POBLACIÓN ACTUAL: Decreciente

Sobre el cocodrilo filipino

El cocodrilo filipino es una especie endémica de Filipinas que posee un un hocico relativamente ancho. Este animal en peligro de extinción sólo se encuentra en ríos y zonas pantanosas. Su aspecto es tan similar al cocodrilo de Nueva Guinea que durante años se les consideró a ambos como una única especie.

El cocodrilo de Filipinas no tiene el tamaño de algunos de los cocodrilos de agua salada de su misma zona, pero es una de las más amenazadas por la explotación del entorno. En estado salvaje, tan solo se cuentan entre 500 y 1000 ejemplares, por lo que los próximos 10 años se convierten en un punto clave para la supervivencia de este animal.

Los machos no suelen crecer más de 3 metros, y las hembras son más pequeñas. Tiene de 66 a 68 dientes que tienen un crecimiento continuo y se caen periódicamente. Esta especie está limitada a zonas de agua dulce, tales como pequeños lagos y estanques, cursos de los ríos pequeños y pantanos.

Se alimentan principalmente de invertebrados acuáticos y pequeños vertebrados. Se consideran animales tímidos e inofensivos que no atacan a los seres humanos, a no ser que sean provocados.

Las hembras cuidan entre 7 y 20 huevos en los nidos que ellas mismas construyen, y que incuban durante 85 días y posteriormente cuida a sus crías. Viven una media de 25 años en estado salvaje y cuando alcanzan aproximadamente la mitad de su longitud y unos  15 kg de peso, ya se consideran maduros sexualmente.

Son animales muy territoriales, y aunque no es común, se los puede ver nadando en parejas, aunque por lo general cada cocodrilo abarca un territorio de entre 1 y 5 kilómetros. El principal motivo del estado crítico de conservación en el que se encuentra es la reducción de sus hábitats para el uso agrícola y la gran dependencia que tienen con su ecosistema, así como el tráfico ilegal de su piel y el saqueo de sus nidos.

Seguir leyendo