Animales

¿Cómo sobreviven los pandas gigantes comiendo solo bambú?

Por Redacción National Geographic

18 de octubre de 2011

¿Cómo sobreviven los pandas gigantes comiendo solo bambú? Este animal de apariencia dulce podría ser uno de los mayores depredadores del planeta. Sin embargo el 99% de su dieta está compuesta de bambú.

Los animales herbívoros suelen tener los intestinos más largos  para ayudar en la digestión del material fibroso, una rasgo que los panda no tienen.

Cuando se secuenció el genoma del panda gigante en 2009, los científicos encontraron que la criatura carece de los genes de cualquier enzima conocido que ayuda a romper la celulosa, las fibras vegetales que se encuentran en el bambú y otras gramíneas.

Esto llevó a los investigadores a especular sobre los intestinos del panda. Es probable que los intestinos de este animal tenga bacterias que se alimentan de la celulosa y ayudan en la digestión.  Hasta el momento los científicos fracasaron en la búsqueda de esta bacteria.

Pero el nuevo estudio examinó las secuencias de genes de los excrementos de ocho pandas en cautividad. El  líder de dicho estudio Fuwen Wei  y sus colegas encontraron que el tracto digestivo del pandas en realidad contienen bacterias similares a las de los intestinos de animales herbívoros.

Trece de las especies de bacterias que identificó el equipo pertenecen a una familia conocida por romper la celulosa, pero siete de esas especies se encontraron exclusivamente en osos pandas.

¿Comen bambú los pandas por culpa de los humanos?

Un oso panda digiere diariamente el 17% de los alimentos secos que ingiere cada día (cantidades que van desde los 9 a los 14 kilogramos). Su lenta digestión es la razón por la que los osos panda conservan tanto su energía.  

¿Por qué los osos panda empezaron a alimentarse solo de plantas?

Algunos científicos teorizan que cuando la población humana incrementó los pandas fueron desplazados a las zonas montañosas. Los pandas empezaron con la dieta de bambú para no tener que competir con otros depredadores como los osos asiáticos.

Seguir leyendo