Animales

El asesino de ranas

Por Redacción National Geographic

19 de diciembre de 2012

Los científicos creen haber descubierto al culpable de propagar una enfermedad que ha llevado a las ranas al borde de la extinción: el cangrejo de río.

En las últimas décadas, la enfermedad provocada por el hongo chytrid ha sido terrible para ranas y otros anfibios: más de 300 especies están cerca de la extinción. Probablemente muchas hayan desaparecido ya, pero es difícil saber con seguridad cuándo una minúscula y extraña especie se ha borrado de la faz de la Tierra.

«Este patógeno es sinónimo de malas noticias, es peor que cualquier otro en la historia», afirma Vance Vredenburg, biólogo de la Universidad Estatal de San Francisco y experto en ranas, aunque no ha participado en el nuevo estudio.

El hongo chytrid fue descubierto a finales de los 90, y desde entonces, los científicos han estado intentando averiguar cómo funciona y se propaga.

Uno de los mayores misterios es cómo sobrevive en un estanque sin ranas. Los investigadores lo han comprobado muchas veces, para su sorpresa: si desaparecen todos los anfibios de un estanque y llegan nuevas ranas, éstas también mueren, aunque no haya otros anfibios portando la enfermedad.

Una posibilidad es que el chytrid infecte otros animales. Para el estudio publicado hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences, Taegan McMahon, estudiante de ecología de la Universidad del Sur de Florida, estudió a posibles sospechosos y se centró en el cangrejo de río y otros crustáceos similares de agua dulce. Éstos parecen buenos candidatos, puesto que su cuerpo tiene mucha queratina, una proteína que ataca el hongo.

Los cangrejos que McMahon expuso a la enfermedad en su laboratorio enfermaron: en unas semanas murió aproximadamente un tercio, mientras que la mayoría de los supervivientes eran portadores del hongo. También colocó cangrejos infectados en agua donde había renacuajos (separados por una malla, para que los cangrejos no pudieran comerlos) y éstos también cogieron la enfermedad. Al estudiar los pantanos de Luisiana y Colorado, McMahon y sus colegas también descubrieron cangrejos infectados.

Por tanto, es muy probable que los cangrejos sean los responsables de propagar la enfermedad. Nadie sabe con seguridad de dónde procede el hongo o por qué ha sido tan peligroso durante las últimas décadas, pero este estudio propone una posible forma de propagación: los cangrejos suelen ir de estanque en estanque y se venden en todo el mundo como alimento o mascota para acuarios.

Sin embargo, este estudio no responde a todos los interrogantes relacionados con la enfermedad. En primer lugar, los cangrejos de río son comunes, pero no existen en todas partes, de hecho, no los hay en algunos de los sitios donde las ranas se han visto afectadas por la enfermedad, según Vredenburg. En cualquier caso, añade, el estudio señala que «tenemos que empezar  a buscar otros huéspedes potenciales».

Seguir leyendo