Animales

El cortejo de las serpientes

Por Redacción National Geographic

Acariciarle la piel, enrollar su cuerpo en el de ella, morderla, hacer vibrar la cola: en el Kama Sutra de las serpientes, estos son los movimientos básicos.

Para estudiar la evolución del cortejo en estos animales, el herpetólogo y paleontólogo Phil Senter ha analizado los datos de 76 serpientes de los grupos Colubroidea y Boidae. A partir de la información, que incluía fósiles desde el periodo Cretáceo, descubrió que algunos de los gestos vienen de antiguo, mientras que otros (como la acción de morder o vibrar la cola) empezaron más tarde.

El ponerse una encima de otra es un gesto casi universal, según el experto, que ha publicado sus conclusiones en la revista PLOS ONE. Sin embargo, como explica después, no es algo necesario para la copulación. Como ya se sabe, las serpientes solo necesitan unir las cloacas, las cavidades exteriores que sirven tanto como aparato reproductivo como urinario. El macho extiende entonces uno de sus hemipenes, sus órganos sexuales, en la cloaca de la hembra, donde deposita el esperma.

El acto sexual puede durar horas, según Senter, más de lo que suele durar el cortejo.

Seguir leyendo