Animales

Gallo de las praderas de Attwater

Miércoles, 29 Agosto

Por Redacción National Geographic

Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Gallo de las praderas de Attwater
NOMBRE CIENTÍFICO: Gymnogyps californianus
TIPO: Aves
DIETA: Herbívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 2 – 5 años
TAMAÑO: 43-45.5 cm, 70 cm envergadura
PESO: 0.7 a 0.9 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: En peligro crítico de extinción 
TENDENCIA DE LA POBLACIÓN ACTUAL: Decreciente

Sobre el gallo de la pradera de Attwater

Esta subespecie del gallo de la pradera es un poco más pequeño y oscuro que el resto de gallos compañeros de pradera, y se encuentra principalmente en Kansas, Nebraska y Dakota del Sur.

Estos animales presentan líneas verticales de color marrón oscuro y un patrón de color blanco crema sobre el manto, los flancos y la parte inferior. Además, los machos tienen plumas alargadas que pueden parecer orejas, así como dos grandes sacos de aire naranjas a cada lado del cuello que utiliza en sus exhibiciones de apareamiento. Los adultos de ambos sexos presentan un tamaño mediano, son de tamaño mediano y tienen alas y cola redondeadas.

La exhibición de apareamiento se puede ver de enero a mediados de mayo, alcanzando su punto máximo a mediados de marzo, cuando las aves se reúnen en pequeños grupos. Durante la época de reproducción ponen entre 5 y 17 huevos por puesta, que tardan unos 24 días en eclosionar. Aunque están completamente emplumados desde el primer mes, los pollos son atendidos por la hembra durante tres meses.

En 1900, el Attwater llegó a tener presencia a lo largo de todo el Golfo de Texas y sus cifras llegaban al millón de ejemplares. Pero al desaparecer el pastizal a causa de la agricultura, la extracción de gas y petróleo, el desarrollo urbano y las especies invasoras de vegetación, la población de gallos de la pradera de Attwater también ha sufrido graves disminuciones. Para el 2015, tan solo quedaban 104 aves silvestres en dos pequeñas áreas de hábitat, un refugio nacional de vida silvestre y una reserva privada.

Hoy en día, esta ave se encuentra en peligro crítico de extinción debido también al cambio climático, ya que su hábitat, los pastos, se encuentran entre los más amenazados por el impacto que generan los desastres naturales inesperados. Sus pequeñas cifras, sus poblaciones aisladas y su baja tasa de reproducción frenan enormemente su desarrollo. El pasado año esta especie sufrió además una de las peores catástrofes que ha vivido: el huracán Harvey. La tormenta mató al 80% de las aves de la reserva privada, y a 24 de los 29 gallos del Refugio Nacional de Vida Silvestre de Gallos de las Praderas de Attwater. A pesar de los trabajos de liberación de animales criados en cautiverio, el gallo de la pradera de Attwater está más cerca de la extinción que nunca.

Seguir leyendo