Planeta Hostil

La historia de la misteriosa araña con los colmillos llenos de sangre

Un científico encontró por casualidad una Atrax sutherlandi, una rara especie de araña que lanza su tela en forma de embudo.

Por Carrie Arnold

Menudo susto se llevó Mark Wong cuando estaba en el bosque de Tallaganda en Nuevo Gales del Sur (Australia), mientras buscaba arañas y se encontró con una Atrax sutherlandi.

Cuando empezó a jugar con ella con un palo, se dio cuenta de que esta iba hacia él, y en ese momento vio que tenía los colmillos ensangrentados. Normalmente la A. sutherlandi suele ser negra con los colmillos marrón oscuros, pero esta tenía el vientre y los colmillos de color rojo sangre, con lo que pensó que acababa de descubrir una de esas cosas que sólo se ven una vez en la vida. Wong, es doctorando en biología de la Universidad nacional de Australia y joven explorador de National Geographic

“Las arañas pueden variar enormemente de un espécimen a otro, hay muchos más cambios de los que podíamos imaginar, pero los colmillos de color sangre son especialmente inusuales, he pasado cinco años estudiando la zona y nunca había visto nada igual”, según ha comentado Amber Beavis, experto en arañas.

¿Por qué rojos?

Tras el encuentro, Wong llevó a la araña al laboratorio, pero esta murió en el camino, y ahora no está seguro de por qué esa araña tiene una coloración así, aunque sospecha que sea producto de una mutación genética. Puede estar vinculado a la especie, ya que este tipo de arañas, ven mal, viven en la oscuridad, con lo que gracias a estos colores sería más visible.

Las Atrax sutherlandi alcanzan aproximadamente los cinco centímetros de largo, pasan la mayor parte de sus vidas en madrigueras subterránea y se unen en sus refugios con una línea de tela que vibra cuando una presa ha caído en ella y salen a por ella, matándola gracias a su veneno.

Cada año, morían en Australia varias personas por culpa de los ataques de estos animales, hasta que se descubrió un antídoto eficaz.

Según Beavis, las A. Sutherlandi de colmillos rojos no son nuevas para la ciencia, siguen siendo muy especiales.

"Cuando vemos estos ejemplos puntuales en los algunos especímenes que se muestran diferentes a todos los demás miembros de su especie, se empieza a mirar a las arañas de forma diferente. Realmente tienen un pequeño problema de imagen. Mucha gente les tiene miedo, incluso yo mismo cuando comencé mi doctorado, les tenía respeto, aunque a día de hoy, me parecen criaturas maravillosas”.

Seguir leyendo