Liebre ibérica

jueves, 13 de septiembre de 2018,
Por Redacción - National Geographic
Liebre ibérica
Fotografía de Frebeck, Wikimedia Commons
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Liebre ibérica
NOMBRE CIENTÍFICO: Lepus granatensis granatensis
TIPO: Mamíferos
DIETA: Herbívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 9 años
TAMAÑO: 44 – 50 cm
PESO: 1,5 – 2,6 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: Preocupación menor

Sobre la liebre ibérica

Aunque la liebre ibérica tiende a ser confundida con los conejos, son especies diferentes. Sus orejas son mucho más largas, pueden llegar a medir hasta 10’5 cm. La liebre posee garras alargadas con mucho pelo cubriéndolas. Es una especie herbívora y de hábitos nocturnos. Se trata de una especie que se adapta muy bien a cualquier territorio. Se encuentra distribuida por toda la península ibérica, a excepción de la Cornisa Cantábrica y al norte del Ebro, donde está en declive.

Este pequeño mamífero es muy veloz (alcanza hasta 70 km/h), ya que cuenta con un esqueleto muy ligero y grandes patas traseras, así como un sistema circulatorio muy desarrollado que le permite bombear oxígeno a gran velocidad.

Las hembras de liebre son algo más grandes que los machos, y dan a luz a una o dos crías en su primer parto, lo que puede ocurrir en cualquier época del año. A pesar de no tener fecha fija, la mayoría de los partos se concentran entre febrero y abril, y luego en junio y julio. A partir del primer parto suelen dar a luz 3 o 4 crías, tras 42-44 días de gestación. Las hembras tienen la capacidad de guardar el esperma de un macho, incluso tras haber sido fecundada por otro.    

Aunque esta especie es nómada y no se establece en ningún territorio que deba defender, a menudo se dan peleas entre machos por el apareamiento con las hembras. La jerarquía del grupo se establece mediante demostraciones de fuerza y comunicación corporal, mediante posiciones y gestos.

Su hábitat es muy diverso, aunque suele preferir lugres abiertos y llanos. Desde marismas hasta praderas secas, pasando por alta montaña y costa, este animal se adapta muy bien al impacto humano sobre el medio ambiente. Las principales amenazas de la liebre ibérica, además del impacto humano, son los lobos, zorros, gatos monteses, búhos y águilas.

Seguir leyendo