Animales

Los antiguos perezosos nadaban en el océano

Por Redacción National Geographic

13 de marzo de 2014

Los perezosos modernos viven en los árboles y solo ocasionalmente se atreven a bajar; sin embargo, hace más de cinco millones de años, hubo cinco especies que llegaban incluso a lanzarse al mar.

Efectivamente, una nueva investigación sugiere que en lugar de acercarse al agua y hacer pequeñas incursiones, como se pensó en un principio, nadaban e incluso llegaban al fondo en busca de alimento.

Al estudiar los fósiles de estos perezosos acuáticos, el equipo descubrió que no tenían las cavidades que presentan los ejemplares terrestres, sino que están rellenas de hueso, lo que les ayuda a bucear.

«Pensemos en los cinturones de plomo que llevan los submarinistas», comenta Eli Amson, paleontóloga del Museo Nacional de Historia Natural de París y directora del estudio. «Es lo que les permite hundirse».

En cambio, los huesos de los animales terrestres, incluidos los nuestros, están llenos de pequeñas cavidades.

La densidad de los huesos les habría ayudado a bucear, puesto que tenían grandes barrigas que de otra forma habrían actuado como flotadores. 

Otra posible adaptación al medio marino habría sido la cola de estos antiguos perezosos. Según Amson, estos animales solían medir entre 2 y 2,5 metros incluida la cola, que podría medir más de un metro.

«La cola se parecía a la de los castores u ornitorrincos, que probablemente usaban para mantenerse estables al bucear», explica la autora del estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B.

Seguir leyendo